viernes, 14 de septiembre de 2007

TEQUILA (III). COLABORACIÓN DE RAÚL JUNQUERA

"Tequila" era un relato sin desenlace, abierto a mil finales distintos, tantos como la imaginación de los distintos lectores. Esta estructura narrativa me pareció atractiva de emplear en un medio de comunicación interactivo como es un blog, abierto a diálogo entre quien escribe y quien lee, pues dejaba la puerta entornada a interpretaciones personales del lector sobre determinados puntos de la historia narrada, al debate, incluso a su participación activa en una obra que no está terminada.

En el comentario de Gustavo y en la respuesta que se le dio ya se habían planteado algunas posibilidades sobre las motivaciones que pudieron impulsar la conducta de uno de los personajes centrales, precisamente el aspecto de la narración susceptible de generar mayor número de intervenciones. La sorpresa nos la dio el comentario de Raúl, que, en forma de relato, ofrecía una más de las posibles causas que podían haber impulsado al personaje femenino a aceptar la proposicón de su antagonista en la historia.

La aportación de nuestro compañero nos pareció una vuelta de tuerca más en las posibilidades que ofrece un relato con final abierto en un medio como es el blog: imbricarla en la historia como parte de ella. Y así la presentamos aquí, evidentemente contando con su permiso. Gracias, Raúl.


Yo me he quedado bastante intrigado por el motivo de la chica para actuar de esa manera. He procurado que meterme en ella y seguirla. Poco a poco, a medida que estoy escribiendo, voy acercándome a la verdad. Me está costando un poco, pues no es una chica fácil de entender, está muy encerrada en sí misma.

Justo después de salir del hotel se fue para su casa y pasó el resto del fin de semana sola. Apagò el móvil, pero cada media hora lo encendía para ver si había alguna llamada. Sí, la había, pero no de quien ella esperaba.

Sigo escribiendo y descubriéndola y me entero de que el lunes volvió a su trabajo, como de costumbre, pero no con la alegría de siempre. Se nota más triste, está como arrepentida de lo ocurrido con Jorge, no para de darle vueltas a la cabeza. Eso la está atormentando, su móvil suena, pero no es quien espera. Pocas palabras en la conversación... Y a medida que sigo escribiendo descubro que está pasando por un momento de depresiòn. Para mí la semana se ha pasado ràpida, para ella ha sido eterna.

Ya estamos a viernes otra vez, no ha quedado con ninguna de sus amigas. Continúo escribiendo y descubriéndola, necesito saber qué va a hacer. Posiblemente entienda su enigmática actitud hoy. La estoy siguiendo. Después de terminar su jornada entra en una peluquería y se arregla el pelo; creo que va a volver a salir, y efectivamente, eso hará, seguro. Sigo escribiendo y descubriéndola. Ha vuelto a revisar su móvil apagado y tiene diez llamadas perdidas, pero ninguna de la persona que espera. Se viste, coge su bolso y se dispone a salir...........

Tras varios tragos por diversos bares de copas de la ciudad termina entrando en un pub tipo irlandés. Vaso en mano, sentada en la barra, se le acerca un señor que la invita a una copa que ella acepta. En un principio pensé que este era otro Jorge, pero no, solo era un viajero que estaba de paso y buscaba algo de conversación. Ella se la brinda sin titubear, y accede incluso a ir a una discoteca con él. Sigo escribiendo e intentando descubrirla. No sé qué pasa por la cabeza de esa chica, necesito saber , necesito escribir para descubrir......

La conversación se hace más íntima y resuenan en su memoria ecos de lo que sus amigos le han contado acerca de sus noches locas. Y empieza a hacerse ilusiones. La chica promete, pareciera que no es como las otras, piensa él, pero como se resbale me la como a besos, susurraba para sí mismo...... Salen de la discoteca y empiezan a caminar. Ella toma camino por unas calles un poco más solitarias.

Sigo escribiendo y descubriéndola, necesito saber por qué se sentía frustrada la semana pasada. Pero ahora parece volver a lo mismo, ¿qué pasa?... De repente se paran frente a la puerta de un pub. "Aquì trabaja una hermana mía, ¿te apetece que entremos?", dice ella. Él accede raudo y veloz; le gustaba que su conquista le introduzca de lleno en la familia de ella, pues este hombre no es el típico ligón y ya se está haciendo hasta ilusiones más allá de esa misma noche. Se sientan en una mesa junto a la salida de emergencias, y les atiendo una chica. "¡¡Hola qué sorpresa más grata!!" "Sí, te presento un amigo, estábamos dando un paseo y le dije que entráramos a que conociera a mi hermana."

La conversación continúa ante las copas; en un momento dado ella le pregunta si le parecería bien que esperaran a su hermana al salir para irse juntas para la casa y que le agradecería su compañía, a lo cual él accedió nuevamente. Esto ya me volvió loco... ¿Qué diablos pasaba? Ahora ya no se iba a un hotel como con el otro. Y además yo no sabía que tenía una hermana. Sigo escribiendo y descubriéndola..... Salen del pub los tres, toman un taxi y se dirigen a casa de las chicas. Al llegar ella, despidiéndose con un beso en la mejilla, le da las gracias a su acompañante por lo bien que se lo ha hecho pasar. Él le corresponde con otro beso, diciéndole que una mujer como ella se merecia eso y màs. Se guiñan de forma cómplice y él continúa en el taxi su camino.

Las dos chicas entran en el portal, esperan el ascensor, mientras una dice: "¡Què sorpresa verte hoy por el pub! No me lo esperaba". "Yo tampoco", responde la otra, "pero pensé que hoy iba a ser mi día de suerte..... He estado esperando tu llamada todos estos días....." "Sí, lo sé, disculpa."

Llega el ascensor, entran, dan al octavo piso, se cierran las puertas... Se miran a los ojos y se funden en un apasionado beso, acariciándose todo su cuerpo. Al llegar al apartamento empiezan a desnudarse, a besarse, a amarse, mientras una dice: "No vuelvas a hacerme esto más, mi amor" . "Te lo juro, mi vida, no volverá a ocurrir. Te amo.... Por cierto, me dijeron que el fin de semana pasado te vieron tomándote unas copas con un hombre. ¿Quién era?". "Nadie, mi vida, un pesao que quería acostarse conmigo..."

Escribir te da sorpresas, porque vas descubriendo cosas sobre los personajes. Como yo ahora, que vengo a averiguar que la chica le ha mentido al hombre. La otra mujer no es su hermana, es su amante... Sigo escribiendo, tengo que hacerlo. Escribir, escribir y descubrir el porquè de su actitud con Jorge, saber a ciencia cierta por qué llegó a acostarse con él. Pero para eso voy dejar correr mi intuición a la vez que el teclado. Creo que ya lo tengo....... La noche que pasó con él estaba despechada con su amante, por eso decidió aceptar la invitación. Su frustración durante las horas que pasaron juntos solo indica una cosa: no había terminado de asumir que jamás podrá corresponder a los besos apasionados de un hombre. Quizás a partir de ahora deje de presentar a su amante como su hermana.



RAÚL JUNQUERA

32 comentarios:

Raul Junquera dijo...

Amiga Avalòn, amigo Etinarcardia:

Hacer un comentario sobre el texto me parece una frivolidad, pero hacerlo sobre el gesto que habeis tenido conmigo de publicar en vuestro blog un comentario mio que por lo extenso mandè a vuestro correo privado me parece justo.

No tengo palabras para agradeceros este detalle, pues cuando entrè por primera vez aquì en esta calle ya sabeis lo que pensaba y mira por donde me habeis hecho partìcipe de unos de vuestros post, lo que me llena de orgullo y màxime cuando vuestro selecto grupo de visitantes lea esta tercera parte de tequila, que por supuesto no hubiese podido escribir si ustedes no la hubieran empezado, y que jamàs pensè que pudiera gustarles como para publicarlo en vuestra calle, calle quimera del barrio de la alegria, ciudad de la esperanza, paìs del alma mia, en tu calle quiero vivir, para soñar de noche... y poder inspirarme de dìa.

MIL GRACIAS.

ATTE. Raùl Junquera.

Mónica Lima Quinto dijo...

Pasé por esta calle y me impresionó lo que habeis escrito, hasta la música es acorde.
Me ha costado mucho conoctarme pero felicidades

nadaq dijo...

...genial!!!

...pensé hasta en el suicidio de la prota pero este final es una preciosa opción.

...impresionante y (no sé por qué) o sí, pero me fascina que un hombre "entre" en una mente femenina y que relate desde otro punto de vista.

Crear una vida...acaso es la magia de un escritor.

Malena dijo...

Mis felicitaciones a los tres por esa ampliación que ha visto la luz. Un beso muy grande para Avalon, Etinarcadia y Raul.

Paco dijo...

Avalón, Etinarcadia y Raúl, saludos itinerantes y mi enhorabuena a los tres.
¡SALUD Y BESOS!

Victoria dijo...

Me ha encantao.
Bravo a los tres.
Besos

Trini dijo...

Pues, al menos, gracias a Raúl, ya tenemos una explicación de la aptitud de la misteriosa chica que, ahora descubrimos no lo era tanto, sino más bien una mujer perdida en sus sentimientos que, al fin, se ha encontrado.

Gracias Raúl.
Besos, Quimeras.

El antifaz dijo...

Amantes con antifaz. Es normal.
Saludos.

Calle Quimera dijo...

Raúl,en mi opinión no es necesario ser un escritor de primera línea ni haber publicado un libro para saber compartir y acunar sentimientos,ya sean nuestros o de otras personas.Avalon y yo empezamos este espacio con la ilusión de ser muchos y diferentes los que pasearan por esta calle. Teníamos la Esperanza que cada uno pudiera sentirse bien a su manera y en tranquila libertad . Nos gusta que nos escuchen pero de igual manera nos encanta escuchar y si nos da poder entender .Tu paso ha sido grande para nosotros y esperamos que tu "atrevimiento" sea la llave que abra las puertas del silencio de otras personas que como yo mismo necesitan expresar y compartir sus ideas,sueños y sentimientos .Con esto y un abrazo me despido......salud¡¡¡¡

El Viento dijo...

La vida te da sorpresas. Me han gustado sus dos partes y tu aportación, Raúl.

Besos a todos.

Calle Quimera dijo...

Ya lo ha dicho todo Etinarcadia, Raúl, solo me queda darte las gracias a ti por haber puesto tanto empeño y tanta ilusión en ese comentario, hasta haberlo convertido en una extensión del relato original.

Un beso enorme compañero. :-)

Calle Quimera dijo...

Gracias por tus palabras, Mónica. Sí, la música es acorde con el relato porque precisamente está inspirado en la letra de esa canción.

¿Qué te ha pasado, problemas con internet? Sea como sea, ya estás de nuevo entre nosotros, y eso me alegra.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Había tantas opciones para rematar esta historia como lectores, Nada. Y Raúl decidió meterse en la piel de la mujer, seguirla y averiguar qué había tras la actitud que había mostrado con Jorge. Era otra opción más, quizás la más sorprendente porque creo que es en la que menos hubiera pensado la mayoría, pero tan válida como cualquier otra.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Malena, bonita. Un beso muy grande para ti.

Calle Quimera dijo...

¿Sigues itinerante, Paco? Aprovecha y disfruta. Ya sabes, carpe diem, que tempus fugit.

Un besote.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Victoria. Besos para ti también.

Calle Quimera dijo...

Había tantas opciones, Trini... Esta de Raúl era una que podía explicar laactitud dela chica aquella noche. Debe de ser muy duro ir a la búsqueda de la identidad sexual, intentar apagar la voz y los instintos que te hacen ir contracorriente, estar en unos barazos cuando en realidad quieres estar en otros.


Besos.

Calle Quimera dijo...

Hay amores que pueden ir a cara descubierta y otros que desgraciadamente necesitan de antifaz, aunque sean más puros, más sinceros. O quizás precisamente por eso...

Besos, Antifaz.

Manuel Rubiales dijo...

Bravo, bravísimo, me fascina esta interactividad creativa que habeis parido.

yraya dijo...

Vaya giro y final que le has dado Raúl, muy bueno si señor.

Saluditos a los tres.

El perro andaluz dijo...

Interesante la pesquisa de Raul. Podría, a partir de su hallazgo, continuar la historia de las mujeres o indagar más sobre Jorge pero no lo creo necesario.
Mil besos querida Avalon y un saludo extra para Raul y su aporte creativo.

SCD dijo...

Muy buen final... aunque yo sigo pensando que la pobre chica tenia un problema más complicado... pero esa precisamente es la parte que nos toca a cada uno.

Que bueno que se decidieron a compartir el desenlace de Raul.

Saludos!!!!!

Miguel Schweiz dijo...

Avalón, yo me quedé en el que escribiste tú... envuelto en la atmósfera que pintaste tan fiel; escenas reales envuelta en el humo de los sentimientos contradictorios y solitarios, donde muchos pueden llegar a sentirse identificados. Leí la segunda parte y luego otra vez todo completo. Lo bordaste niña. Ya te digo, me inundó cada detalle, la sutilidad...

No creo que hiciera falta rectificar nada, la verdad. Me quedo con el original :). Pero bueno, ésta es otra propina que recibimos los que llegamos encantados de poder leeros.

Paco Rodríguez dijo...

Ya supuse alguna novedad a la primera parte, pero que llegase desde fuerteventura, ni me lo imaginaba.

Enhorabuena a este trio de ases.

Calle Quimera dijo...

La interactividad es una opción interesante, Manuel, con muchas posibilidades. Uno de nuestros contertulios, Allan, está participando ahora en una que, desde luego, promete.

Besos y vino.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Yraya, me alegro de que te haya gustado.

Besos y abrazos por triplicado.

Calle Quimera dijo...

"Bien está lo que bien acaba", se suele decir... Y la historia acabó, y acabó bien, que era más de lo que yo había proyectado, Allan. Fue bonito que Raúl se tomara tanto trabajo en ese relato para un comentario, y hacer algo en el blog con un compañero.

Besotes a montones.

Calle Quimera dijo...

Tal cual lo había concebido yo sí que la chica tenía un problema más grave, SCD, pero el giro que le dio Raúl era interesante. ¿Qué puede sentir en unos momentos así una mujer que se arroja en brazos de un hombre para intentar delimitar su identidad sexual? Lo pienso, y no debe de ser nada agradable... Más o menos cada cual se habría hecho su composición de lugar, su idea, pero la de Raúl nos pareció muy original.

Besotes, amigo.

Calle Quimera dijo...

En ese relato quedaba suelto un hilo, Miguel: qué motivos podían conducir a una mujer a aceptar una proposición que a todas luces no deseaba, y a no haber salido corriendo a los pocos minutos. Eso quedaba para motivo de debate en los comentarios...

El tercer capítulo no era en realidad una rectificación, lo que hacía Raúl en él era desarrollar una posible causa que explicase la actitud de la chica. Y nos pareció no solo una causa interesante por lo que implica de meterse en la piel de alguien que tiene problemas de identidad sexual, sino también una idea muy bonita la de insertar el trabajo de un compañero.

Gracias por tus palabras, Miguel, un beso.

Calle Quimera dijo...

Pues sí, de Fuerteventura llegó, Paco, y la verdad es que le agradecimos muchísimo a tu primo el gesto que tuvo de dedicar tiempo y esfuerzo en ese comentario, de continuar el relato explicando ese hilo qe quedaba suelto.

Besos.

G.Ruiz dijo...

Agradable final el que le a dado Raul a vuestro relato, una historia con mil interpretaciones no cabe duda pero excelente lo plasmado en las letras de Raul.
saludos

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Uy, me perdi la segunda parte...aunque ya la lei. Me gusto mucho este relato y este final completamente insesperado pero buenisimo. Es increible como leemos a una persona o una historia...y todo aquello que se esconde bajo la superficie! Buen cuento!

Saludos,
Lena

Los he linkeado para no perderme mas historias!