miércoles, 5 de septiembre de 2007

ALEGRÍA


¿Qué vendes, buhonero ciego?
dime, ¿qué llevas en tus cestos..?

Llevo risas, risas de niño,
sonrisas del corazón, cristalinas,
que envuelven y acarician,
y sirven para defender el alma
de la melancolía que la amortaja.

Llevo sonrisas olvidadas,
para dibujar en rostros serios;
alejan tristezas, y dan fuerzas
con que cumplir los sueños.

Llevo unos ojos azules, claros, limpios,
para poder ver bien las estrellas
en un cielo también azul, azul marino,
bajo el aliento tibio de una luna incierta.

Llevo amor verdadero,
de ese que en los cuentos
se prometen príncipes y princesas,
arropados bajo las arboledas
del país de los sueños.

Llevo calorcito del sol,
hierba verde, azul del cielo,
aire puro, frescura, color...

Llevo sueños nuevos
para sustituir a los que se fueron,
para vivirlos, mejor que solo soñar
los que no pudieron serlo.

Dime, dime buhonero...,
¿no llevas un poco de alegría en tus cestos?

Eres tú el que está ciego...

AVALON Y ETINARCADIA

53 comentarios:

Raul Junquera dijo...

Bueno por una vez no me he quedado ciego ante un poema de ustedes.

Muy bonito, si señor.

Saludos besitos y abrazos,,,

El antifaz dijo...

La cojo con permiso. Supongo que no se notará que me quedé un poco de vuestra alegría. Que bien dibujas/dibujáis mis pensamientos.
Gracias. Besos.

nadaquedemostrar dijo...

...ahhh...qué hermosura de alegría!

...y la música...mmm

Petición personal: sería posible que dierais a conocer la música que os suena cada vez que colgais un post?

Besazos!

SCD dijo...

Cierto, muchas veces la vida nos ofrece la posibilidad de ser felices pero la rechazamos por falta de vision.
Como siempre excelente poema amigos.
Saludos!!!!!!

María Narro dijo...

Es que a veces hay que rascar en la alegria para poder vivir, sin prisa, reparando en las pequeñas cosas que nos pasan desapercibidas.
Un beso.

txanba dijo...

que alegría leer estos versos, pero quiero que me lleve y me venda el buhonero. precioso.

un abrazo.

tx.

malena dijo...

¡Hay tantas y tantas veces que los ciegos somos nosotros!Es una preciosidad el escrito.Habeis sabido llenar los capazos con las cosas más lindas que se pueden encontrar.Un beso muy grande para mi dama y mi caballero Quimeras.

Gustavo Tisocco dijo...

Vuelvo a pasar y a llenarme de poesía en tu sitio.
Un abrazo enorme Gus.

El Viento dijo...

Vamos ciegos convencidos de que vemos. Aunque en esta visita, la mía, mi ceguera, no me ha impedido ver vuestro bello poema.

Un beso a ambos dos.

Calle Quimera dijo...

Jajajajaja.. Ay, Raúl... Pues nos alegramos muchísimo de que esta vez hayas visto luz. Pero no te mal acostumbres.. ;-) jajajaja

Un besazo, solete, y abrazos de parte del jefe (él dice que no, pero manda muchísimo.. ;-))

Calle Quimera dijo...

Por supuesto que puedes coger toda la alegría que quieras del cesto del buhonero, Antifaz. Está ahí para repartirla.

Hay muchos sueños trenzados entre tus pensamientos, ¿verdad..?

Besos.

Calle Quimera dijo...

Por supuesto que atenderemos esa petición personal, Nada, y con mucho gusto. Esta canción, en concreto, se llama Saltarello. No te puedo decir más por ahora, porque por lo general el DJ de esta calle es Etinarcadia, y no me comnetó nada sobre quién interpreta este tema, pero en cuanto hable con él te doy más datos. La que suele sonar casi siempre se llama "The fosse", y es de Wim Mertens.

En futuros posts especificaremos tema e intérprete.

Besotes.

Calle Quimera dijo...

Así es , SCD, muchas veces somos más ciegos que el mismo buhonero, porque lo mejor de la vida nos pasa desapercibido. Eso de que los árboles no nos dejan ver el bosque, ¿verdad?

Un besote, amigo.

Calle Quimera dijo...

Si el buhonero te lleva en su cesta, te compro... Estaré al tanto cuando vea pasar a uno con sus cestas, por si acaso. :-)

Besos, Txanba.

Calle Quimera dijo...

La alegría está ahí, María, en cosas pequeñas y al alcance de todos. La pena es que nos pasamos la vida corriendo detrás de tantas otras que, a la larga, no merecen la pena.. Planeando el futuro y olvidando el presente, persiguiendo logros y dejando atrás lo que es tan fácil alcanzar con la palma de la mano...

Besotes, guapa.

Calle Quimera dijo...

Al fin y al cabo, Malena, son las cosas más sencillas, y las que mayores placeres causan. Pero solemos estar ciegos ante ellas. ¿Y si procuramos abrir los ojos con más frecuencia? Cuestión de proponérselo...


Besos, princesa.

Calle Quimera dijo...

Gracias por volver a esta calle, Gustavo. Vuelve a ser un placer contar con tu presencia.

Un abrazo para ti también.

Calle Quimera dijo...

De todas formas, Viento, creo que todos sabemos al fin y a la postre lo ciegos que permanecemos ante algunas de las cosas más importantes de la vida. El ritmo vertiginoso que llevamos nos impide parar de vez en cuando y reparar en ellas, pero sabemos que están ahí, que son las que verdaderamente causan alegría, felicidad. Cuestión de pararnos un poquito de vez en cuando a disfrutarlas, porque todos tenemos unas u otras de las mercancías que lleva el buhonero.

Besos.

Manuel Rubiales dijo...

Me quedo con aquello de poder poner sueños nuevos en el lugar de aquellos que se cumplieron o de aquellos otros que se agotaron. Sino es así ¿qué sentido tiene la vida...?
Vino y besos, doble ración.

Ana R dijo...

Con un poco de poesia y un tanto de credibilidad todo es asequible...hasta la alegria.

Hummmmm.Precioso.

Un abrazo muy pero que muy agradecido

El perro andaluz dijo...

Avalon lleva el cesto y Etinarcadia va pregonando. Yo les he visto.
Un beso y un abrazo.

Miguel Schweiz dijo...

El buhonero es la vida... sí. Lo que nunca estuve seguro si es ciego... nunca. Aunque suele parecerlo, pero creo que lo suyo es llevar de todo y llamar la atención a los que compran. ¿O no?
Besos Avalón, abrazos Etinarcadia.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Bello poema, bello, bello!!!

....yo quiero de sus sonrisas olvidadas, del amor prometido a princesas...y sobretodo, de los sueños nuevos...

Poema que hace sonreir pero llorar al mismo tiempo...
Gracias,
Lena

El antifaz dijo...

Si. Sueños trenzados donde el camino pasa por la puerta de la alegría que describes. Sueños alegres que instalan sus muebles en la dificultad de la calle quimera. Gracias.
Un beso.

Fusa dijo...

Yo quiero encontrarme con ese buhoneroooooo, me encanta todo lo que lleva en su cesta.Ah, si aprendiéramos a mirar con los ojos del corazón...

La foto es preciosa, me encantan los cielos rojos.

Abrazos.

Fiore dijo...

Muy lindo post, la alegría siempre debe nacer.

Un bso

ACENTUANDO dijo...

muy bonito!!. Aveces nos perdemos en quejarnos o en solo ver lo malo que nos pasa y nos rodea, que perdemos de vista los pequeños detalles.

Trini dijo...

Vaya, le parecía poca alegría esta, sí esta es la esencia de la alegría.

Alegría me ha dado a mi leer este poema ahora, en este nuevo día que amanece. Gracias

Besos

Victoria dijo...

Sí, solemos considerar ciego al que regala sonrisas, amor o sueños nuevos. Y digo yo, quién es el más cuerdo el ciego o el vidente...
Me ha parecido un canto precioso a la esperanza, voy a tomar del cesto, con vuestro permiso, algunas ofrendas.
Gracias.

Arthur dijo...

Wow Quimera, es cierto que estamos ciegos por querer tner lo material, y por eso nos olvidamos de lo del cesto.

aunque yo rescato los sueños, y cuando recuerdo a la prefección algún sueño que tengo lo posteo.

Saludotes y abrazotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Sí escierto Quimera, yo no me había puesto a pensar en eso.

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi alma:
Gusthav

G.Ruiz dijo...

Excelente poema, queda prendado uno a cada frase.
saludos

Calle Quimera dijo...

Apreciado Manuel,los sueños imposibles son los que más me hacen disfrutar de la vida. Me mantienen a una distancia prudencial de la realidad . Es hermoso cumplir el sueño deseado y si se puede disfrutar del viaje mejor.Lo malo es cuando el sueño se transforma en pesadilla. Algunos pueblos soñaban con la libertad y cuando ya estaba en su mano,ésta cambiaba de cara. No hay revolución que triunfe de verdad........de momento. Salud¡¡¡¡
PD:Creo que se me ha ido la olla...perdón.

Calle Quimera dijo...

Ana r,la alegría "no está". Somos alegría,pero hay que meter la mano en nuestro propio cesto.Un abrazo...salud¡¡¡.

kaekum dijo...

Alegría es la que chorrean de principio a fin estos versos. Me habeís hecho sentir colores al leeros.
El cacharro se cambia por trapo, aún no sé por qué cambiaría la alegría.

Muchas gracias por vuetra presencia y por vuestro premio. Es un honor, de verdad.

Ya estamos de vuelta.

kaekum dijo...

P.D No te preocupes Avalon, está publicado ayer. Cosas de seguir utilizando el calendario Juliano.

Saludos.

Calle Quimera dijo...

Eso le decía yo a Etinarcadia... "Compi, me parece que ese chico que se ha cruzado con nosotros era Allan". ;-) Sí, en esos momentos, cuando pasabas, yo llevaba el cesto, y era él quien pregonaba. Pero te contaré una cosa: a ratos es él quien lleva el cesto, y yo la que pregono. Compartir el peso entre dos, procurar que el otro descanse la voz, servir de contrapunto... eso es importante.

Un besote enorme, Allan, y un abrazo. Y, claro está, salud.

Calle Quimera dijo...

Más bien creo que los ciegos somos nosotros, Miguel, que teniendo la felicidad delante de los ojos no sabemos verla, y se nos va la mirad en direcciones erróneas...

Besos y abrazos, y, por supuesto, salud.

Calle Quimera dijo...

Acércate al cesto y coge lo que quieras, Lena. Sueños, sobre todo, hay de todo tipo, seguro que encuentras alguno a tu medida.

Besos, y gracias por pasar de nuevo por aquí.

Calle Quimera dijo...

Tienes la calle abierta para instalar todos los muebles que quieras, Antifaz. Ojalá siempre tus sueños sean alegres y, sobre todo, se vean cumplidos.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Mira bien, Fusa, seguro que ese buhonero está más cerca de lo que parece. Solo mira bien lo que hay en el cesto, no desvíes la vista atraída por cantos de sirena.


Nos alegra verte de nuevo por aquí. Un beso.

Calle Quimera dijo...

Es que sin la alegría la vida está vacía, no se puede aspirar a vivir, si acaso, a sobrevivir.

Gracias por visitar nuestra calle, bienvenida siempre que te apetezca. Saludos cordiales.

Calle Quimera dijo...

Y precisamente en los pequeños detalles que nos rodean está lo que más necesitamos, Acentuando, aunque solemos estar ciegos para verlo.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Lo malo es que solemos buscar la alegría en otro tipo de cosas, Trini, y a veces no somos capaces de darnos cuenta de dónde está realmente: en lo más sencillo, en lo que está al alcance de todos.

Que no cese la alegría, niña.. Un besote.

Calle Quimera dijo...

Está claro que en este caso el vidente mira, pero no ve, Victoria. Va buscando alegría en los cestos, sin ser capaz de reconocer en su interior todo lo que verdaderamente la proporciona.

Coge todo lo que quieras, y disfrútalo. Un besote.

Abandré dijo...

maravilloso!!!!! no puede haber otro calificativo.
saludos!

Hanna dijo...

Las mejores risas, sin duda, són las de los niños.
Saludos

Calle Quimera dijo...

Gracias abandré, coge lo que quieras del cesto, es gratis.Abrazos de dos . Salud¡¡¡.

Calle Quimera dijo...

Hanna,comparto tus palabras .Los niños son lo mejor que tenemos,sus risas un objetivo obligatorio para todos nosotros.Pasate por aquí cuando quieras. Salud¡¡¡¡

Calle Quimera dijo...

Pues ya sabes, Arthur: a rebuscar más en el cesto.. Lo material está bien, es necesario, pero no lo único, y desde luego no suele ser lo que provoca verdadera alegría.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Si el poema te ha servido para recordar que la alegría se encuentra en las pequeñas cosas de la vida, Gusthav, habrá estado bien publicarlo.

Un besote.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Gustavo. Un abrazo muy fuerte.

Calle Quimera dijo...

Teniendo en cuenta el papel que juegan los colores en tus escritos, es todo un honor las palabras que nos diriges, Kaekum.

Sinceramente, yo al menos la alegría no la cambiaría por nada. Es la plataforma para la felicidad, y cuando no la hay, su mejor suecedáneo.

Besos, POETA.