sábado, 26 de mayo de 2007

POR MÁS QUE...




Hace ya tanto tiempo de todo que me cuesta trabajo intentar averiguar en qué encrucijada de caminos me equivoqué. O mejor dicho, en cuáles, porque he errado en tantas... Por más que vuelvo la vista atrás, no consigo saber dónde comenzó el fin. Por más que vuelvo la vista a otro lado cuando estamos sentados viendo la tele, no consigo dejar de sentir clavada tu mirada en mí, impregnada de los tristes grises del crepúsculo que sabes que nos envuelve. Por más que cierro los ojos no consigo dejar de sentir tu mirada clavada en mí cuando me desnudo, intentando disimular un deseo del que el mío, igualmente enfebrecido, huye volando quebradamente sin rumbo. Por más que intento ensordecer mis oídos no dejo de escuchar tus silencios preñados de palabras que mueren en tu boca. Por más que lo intento, no consigo que las mías dejen de carecer de contenidos, de alma. Por más que intento atravesar el denso muro de ladrillos que construimos con las palabras que nunca dije, con las que nunca dijiste, no lo consigo. Ya ni siquiera sé si quiero, o si puedes... Por más que intento dejar que me caldeen, el calor de tus manos solo deja frialdad en mi piel. Por más que lo intento, solo puedo ofrecerte soledad por compañía. Por más que lo intento, se me clava en el alma la convicción de que el mayor dolor no es amar sin ser correspondido, sino no poder corresponder cuando te aman. Por más que lo intento..

".. no hallé otra cosa en que poner los ojos..." Miré los muros de la patria mía.. Quevedo.

AVALON

35 comentarios:

Abandré dijo...

con este texto se me puso la piel de gallina, que genialidad!... lo que mas me gusto, impacto fue esto

el mayor dolor no es amar sin ser correspondido, sino no poder corresponder cuando te aman.

Quevedo, maestro!.

saludos querida Avalon!!! muchos abrazos!

Abandré dijo...

se me olvidaba!!!:. la foto me encanto!

Calle Quimera dijo...

Gracias, Abandré... Siempre hablamos del desamor, de lo duro que es amar sin ser correspondido, pero cuando escribí este texto quería situarme en la otra orilla, lo que supone para una persona desear responder a un amor y sentirse incapaz de ello. Quevedo es mi autor clásico favorito, y ya lo creo que es un maestro. Como te digo, mi preferido. Me venía de perlas para terminar el texto citar un fragmento del penúltimo verso de uno de sus sonetos, así que se lo "robé"... ;-) Espero que no se moleste.

Sí que es bonita la foto, ¿verdad? Me pareció la más adecuada para reflejar el trasfondo de los sentimientos de la protagonista,que se siente presa de su incapacidad de devolver ese amor.

Un besote grande, mi querido compañero.

nadaquedemostrar dijo...

...ficción o realidad este texto llega. Llega por vivido y llega por que tu lo haces facil. Se volvió todo oscuro y denso y te metes en la piel de la prota. Esa culpa...esa impotencia.

...uff! Bello...y qué alivio que ya no estoy en esa parte!!

Moony dijo...

Jo, Avalon... demasiada realidad en tus palabras... demasiada... y te aseguro que sé lo que me digo.

Pero discrepo con la frase final, la tuya y no la de Quevedo: si te resientes por no amar, es que amas aunque no lo admitas.

Cuando se alcanza una situación similar a la que describes, no se siente no amar, no... lo que se siente es haber creído amar alguna vez, o haberte dejado convencer de que amabas. Sí, hasta de eso pueden llegar a convencerte y es terrible.

Cuando vuelves la vista atrás, ves perfectamente el instante en que tomaste la desviación equivocada, pero también te das cuenta de que unos acontecimientos son consecuencia de otros y de que nada sucedió ni sucede por nada.

Un beso muy grande.

Calle Quimera dijo...

Gracias por tus palabras, Nada. Siempre que escribo algo me meto en la piel del personaje, creo que es la mejor forma de transmitir sentimientos. Vivencias propias, otras que conoces por personas de tu entorno y el intento de empatizar con las situación que vive el prota en el texto que se escribe creo que forman un sustrato suficiente para hacerlo creíble.

No sabes cuánto me alegro de que estés fuera ya de esa dinámica; el desamor es muy doloroso, pero creo que para las dos partes, al menos, en la mayoría de las ocasiones.

Un besote.

txanba dijo...

gracias calle, por el pedazo de párrafo que nos regalas... por más que yo, quiera cerrar los ojos, el párpado no me hace caso.

Calle Quimera dijo...

Creo que depende de cada caso, Moony; en ocasiones puede ser como dices, que amas aunque no seas consciente de ello, otras veces es que sientes cariño por esa otra persona, querrías con toda el alma poderle
corresponder, pero en los sentimientos no se manda.. De ahí la rabia, la impotencia, la culpa...

El amor no siempre es eterno; puede haber sido enorme en un momento de tu vida, pero apagarse poco a poco... No sé si cuando ocurre eso es que no se amó de verdad, que todo fue un espejismo, o que en realidad ese sentimiento está sujeto a caducidad como todo lo humano. Lo terrible, como dices, es cuando te hacen luz de gas y te convencen de que amas..Hasta que la realidad se impone, y llega el inevitable sufrimiento por parte de las dos personas.

Y.. no sé...no creo que siempre esté tan claro dónde nos equivocamos en el pasado... veces puede que sí, pero no creo que siempre. ¿Dónde empezó el alejamiento, en qué nos equivocamos..? Lo que precisamente envuelve en brumas esas preguntas angustiosas es que nunca son consecuencia de un solo motivo. Como bien dices, unos acontecimientos son consecuencia de otros y de que nada sucedió ni sucede por nada. A veces es difícil desembrollar la madeja.

Moony, eres todo corazón. Un beso enorme.

ElPoeta dijo...

Avalon, me llegaste hasta el alma con ese grito desesperado e intenso. La convivencia es así, tiene esa acumulación de impotencia y frustraciones. Besos,
V.

Calle Quimera dijo...

Gracias a ti, Txanba... Los párpados parecen en ocasiones tener vida propia, no consienten cerrarse ni cuando uno les urge a hacerlo. Son así...

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Cualquier convivencia conlleva desgaste, es inevitable, pero cuando no existe un amor sólido que la cimente por ambas partes, como le ocurre a la protagonista del relato, todo se convierte en una pesadilla.

Un beso, Poeta.

Miguel dijo...

Sip, quizás no haya que plantearse demasiado el porqué sucede algo así. Se va desencadenando por tantas circunstancias... Por eso el relato pinta digamos la escena crucial, cuando alguien despierta y comienza a mirar lo que antes sólo veía o ha cambiad;, describiendo, simplemente describiendo en silencio, sin que deje de brotar el requerido "por qué". Y quizás la clave esté en ese: "No hallé otra cosa en qué poner los ojos..." (¿Será porque la vida se empezaba ya a limitar a esas escenas que terminan siendo de tanto peso que no permiten mezclarlas o cambiarlas por otras?)

Vas a tener que desarrollar una segunda parte Quimera :) para ver si se puede desmadejar un poco más el amor, el desamor, el si es que aman y no amas o ama y no aman o no hay sino convivencia con un amor diferente que deja el deseo de experimentar el "otro" o una ceguera al cambio... ¿Por qué se sigue así...? Etc.

Un beso y gracias siempre, por permitir el seguirte en los pensamientos y emociones :)

SCD dijo...

Un relato plagado de realidad.

Las personas a las que amamos son las que más daño nos pueden hacer y aun más si estas no nos aman como nosotro a ellas.

Magnifico amiga Avalón.

Saludos!!!!!!!

María dijo...

Es muy dificil saber cuando se ha acabado el amor, a veces la continua rutina llena la situación de frustración.
Dante decía que la convivencia es la tumba del amor. Otros dicen que se quiere lo que no se tiene, y otros que no se valora lo que tienes hasta que no lo pierdes.

Pienso que has trasmitido muy bien la falta de pasión en la pareja de tu escrito, pero no la falta de amor, o de cariño en este caso.

O no me hagas mucho caso ;)

Un beso.

Ana R dijo...

Que triste es el desamor y asistír a su muerte inevitable...

Estremecedor.

Un abrazo

Calle Quimera dijo...

Has dicho una gran verdad, SCD: las personas que se aman son las que más daño se pueden hacer, es paradójico, pero muy cierto. Y peor aún cuando se quisiera amar y no se consigue...

Son complicadas las relaciones humanas, ¿verdad?, y más aún las de pareja.

Un besote.

Ashbless dijo...

Me ha gustado.

Ser amado sin poder responder con el mismo amor puede ser un dolor, una decepción, una verguenza...

Me ha gustado mucho. Seguiré asomandome por aquí.

Calle Quimera dijo...

Bien pensado, Miguel, supongo que cuando llega el caso que presenta la chica del relato lo de menos son las causas, como apuntas... Pero también supongo que es inevitable planteárselas, saber en qué punto se rompió el amor, por qué... O a lo mejor simplemente es una manera de desviar el pensamiento del hipocentro de lo que lo atormenta.

No, la clave no está en ese verso de Quevedo. El verso completo decía: "Y no hallé cosa en que poner los ojos que no fuera el recuerdo de la muerte". El momento introspectivo que describe la chica es tan claustrofóbico para ella, tan sin salida, que no puede evitar pensar e un final definitivo para su sentimiento de culpa, para una situación a la que no ve salida. Debe de ser duro saber que haces daño sin desearlo en absoluto a quien una vez se amó...

Bueno, querido Miguel, recojo el guante que tan gentilente rrojas a mis pies...A ver a dónde me conduce el hilo de esta madeja cuando vuelva a meterme de nuevo en la piel de esa chica.

Gracias a ti por acompañarme en ese viaje al núcleo de los sentimientos y emociones humanas.Un beso enorme.

Calle Quimera dijo...

Creo que lo difícil es saber en qué se ha convertido el amor una vez que desaparece, María, en qué ha mutado..si en cariño, lástima, culpa o un mezcolanza de todo ello. La rutina hace parecer que sigue vivo, pero solo es cáscara vacía, hasta que un día vas a abrirla y te das cuenta de que no hay nada dentro.

Dante llevaba mucha razón, afortunadamente no en todos los casos, pero creo que sí en muchos, y también la llevan el resto de la citas que haces, sobre todo la última: nunca se es consciente de lo que se tiene hasta que se pierde...

Falta de pasión.. ¿qué se acaba primero, la pasión o el amor..? No sabría decirte muy bien lo que siente esta chica; yo distingo entre amar, querer y tener cariño, y desde luego, ella ya se siente incapaz de amar. ¿Quiere a su pareja, solo siente cariño por él..? Evidentemente algo le queda, si no no se sentiría así. El problema es qué.. ¿Quién puede saber a ciencia cierta lo que pasa por un corzón humano? Está bien que este relato despierte dudas.

¿Cómo no hacerte caso, chiquilla..? Un besote.

Calle Quimera dijo...

El desamor siempre es triste, Ana R, en sus dos caras. Los dos lo pasan mal, sobre todo cuando no se pone de acuerdo para salir de ambos corazones a la vez.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Supongo que es todo eso, Ashbless: dolor, una decepción, una verguenza, culpa, deseo de redimirlo y redimirse a toda costa...

Gracias por tus palabras, y seas bienvenido a esta calle. Pasea por ella siempre que gustes, estaremos encantados con tu visita.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Supongo que es todo eso, Ashbless: dolor, una decepción, una verguenza, culpa, deseo de redimirlo y redimirse a toda costa...

Gracias por tus palabras, y seas bienvenido a esta calle. Pasea por ella siempre que gustes, estaremos encantados con tu visita.

Un beso.

mi despertar dijo...

Por mas que quiero entederte no te entiendo
por mas que quiero escucharte no te escucho
por mas que quiero abrazarte no te abrazo porque se me hace un nudo en el pecho, por mas que quiero...

mi despertar dijo...

Por mas que quiero entederte no te entiendo
por mas que quiero escucharte no te escucho
por mas que quiero abrazarte no te abrazo porque se me hace un nudo en el pecho, por mas que quiero...

Calle Quimera dijo...

Qué bien lo has captado, Mucha... Qué bien.

Un besazo.

mi despertar dijo...

Te sigo escribiendo. lo que escribimos a veces no es nuestra realidad, es lo que sufrimos o queremos o soñamos o ansiamos.y como somos blogueros "casi " escritores lo vomitamos de esta manera. Sigue escribiendo así

Calle Quimera dijo...

Efectivamente, Mucha, lo que escribimos no ha de responder forzosamente a nuestra realidad, aunque también pueda ocurrir a veces. En ocasiones es una estilización de esa realidad, o una percepción concreta en un momento determinado que solo es producto de unas circunstancias que han concurrido en ese momento. O lo que ya es pasado. O, como dices,lo que sufrimos, soñamos o anhelamos. O lo que tememos...

En cualquier caso, la realidad propia o cercana a nosotros y todas las posibles idealizaciones en uno u otro sentido que podamos hacer de ella constituyen la mejor materia prima para escribir. Y a mi entender las que más matices explorables tienen son la que se relaciona con la infelicidad. Me temo que suelen dar más de sí que la felicidad, que presentan muchas más facetas. Y mira que es difícil lograr la felicidad.. Pues más simple es ese estado.

¿Con qué palabras podía agradecerte tu doble paso por esta calle, Mucha? Mejor con un cálido beso y un gran abrazo.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Debe ser bastante angustiosa una situación así. Conozco algún caso parecido y es cierto eso de no sabr cuando, como ni por qué ni de que manera empieza uno a enfriarse hasta llegar a ese extremo. Yo creo que el estado de enamoramiento es algo pasajero, pero se puede seguir amando sin la necesidad de sentir mariposas en el estómago.

Ula dijo...

Ay, los dolores del amor. Que te amen mucho y no puedas corresponder y amar locamente y que no te correspondan.
No sabría decir cual de los dos es más doloroso porque dependerá de alguna que otra circunstancia y estado de ánimo.
Me gusta también Quevedo. Tengo pensado hacerle un homenaje en mi blog un poco más adelante.
Besitos.

El perro andaluz dijo...

Prefiero mil veces que no me amen a no poder amar a alguien que talvez lo merezca más que nadie.(eso creo)
Me haces pensar, me pones en aprietos, me arrinconas y yo te agradezco mucho.
Un beso.

Calle Quimera dijo...

Claro que se puede seguir amando sin sentir mariposas en el estómago, Alberto. Estas suelen desaparecer después de un tiempo, tienen su momento.. Lo malo es cuando desaparece también el amor, entonces es cuando ya no se puede seguir amando a pesar de los intentos. La chica del relato supongo que ha puesto todo de su parte, pero en los sentimientos no se manda.

Un beso, Alberto, me alegra verte de nuevo.

Calle Quimera dijo...

En un desamor ambos lo pasan mal, Ula, y era la perspectiva en que o me quería centrar con este relato, en que no solo sufre quien deja de ser amado, sino también quien deja de amar. Un amor que se extingue siempre deja brasas, y deben de ser dolorosas.

Un beso, y quedo a la espera de ese post sobre Quevedo. Sé que lo disfrutaré..

Un besote.

Calle Quimera dijo...

Cualquiera de las dos posiciones conlleva amargura, Allan, no ser amado y dejar de amar, y evidentemente cada uno lo siente como lo peor en la orilla en que le haya tocado quedarse.

Amí también me gusta que me arrinconen, que me hagan pensar, plantearme cosas... Es una manera de ampliar el horizonte.

Un besote.

Misántropo dijo...

Muy bien llevado hacia la conclusión final. Peliaguda reflexión, tiene tela.

Y Quevedo nunca está de más.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Las cosas del amor siempre tienen tela, Misántropo,tanto en lo bueno como en lo malo. Sobre todo en lo malo, claro...

Y en cuanto a Quevedo, siempre tiene una palabra a tono con lo que quiera que queramos transmitir.Es lo que pasa con los clásicos..

Un besote, bienvenido siempre.