lunes, 26 de noviembre de 2007

MALTRATO A HOMBRES

Ayer se celebraba el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las mujeres, y volvimos a oír hablar de cifras (alrededor de un 50% de la población mundial femenina sufre algún tipo de maltrato), de lo insuficiente de las nuevas leyes, de la necesidad de concienciar a la sociedad de un problema que, incomprensiblemente, va en aumento. Sin embargo, este día solo suele recordar una parte de la problemática; queda la otra cara de la moneda: el maltrato a los hombres, otro signo más de violencia intrafamiliar que en raras ocasiones suele saltar a la prensa. Pero cifras cantan: concretamente en Andalucía un total de 2.263 varones, 257 de nacionalidad extranjera, interpusieron en el año 2.005 una denuncia contra sus parejas por malos tratos. De ellas, 459 derivaron en órdenes de alejamiento sobre las agresoras. Éstas son cifras muy inferiores a las de mujeres maltratadas, por supuesto, ya que sólo en el mismo año los tribunales de Andalucía dictaron cerca de 6.012 órdenes de protección contra hombres. Pero ahí están esas 2.263 denuncias, y solo en esta comunidad.

Cuando se habla de maltrato masculino tendemos a pensar que se trata de casos aislados, pero en cuanto se empieza a buscar algo de documentación sobre el tema se encuentran datos tan sorpresivos como el número de denuncias que acabamos de citar. O que en muchos países, entre ellos algunos del continente americano, o Gran Bretaña, el número de hombres que reciben malos tratos de sus parejas es prácticamente igual al de las mujeres, cuando no mayor, o que en los Estados Unidos, por ejemplo, el número de hombres maltratados por sus esposas supera al de las mujeres golpeadas por sus maridos.

Las razones que llevan a los hombres que la padecen a silenciar este tipo de situación son claras: la educación recibida y el factor cultural. Vergüenza, ego masculino, hombría... Si bien no se puede generalizar, hay características comunes entre los hombres sujetos a violencia por parte de su mujer: sufrimiento, vergüenza, pobre autoestima, culpa, inhibición, propensión a la humillación o temor de tomar una decisión al respecto. Silvia Fairman, reconocida sicóloga, afirma que “Cuando en nuestra sociedad el poder ha sido siempre uno de los atributos masculinos, es inadmisible que este hombre reconozca ante sí mismo y ante los demás la estrepitosa caída de su omnipotencia”.


Bien es verdad que cada vez son más los hombres que se atreven a denunciar en comisaría que son víctimas de malos tratos psicológicos o físicos por parte de su compañera sentimental. No obstante, la realidad, como en cualquier otro tipo de violencia doméstica, es muy superior, y en el caso de los hombres esto se incrementa aún más.

El maltrato masculino suele tener matices distintos al femenino. El doctor en Psicología y profesor en la Universidad de Málaga Antonio Videra precisa que la violencia que se ejerce contra los hombres es diferente a la que se practica contra las mujeres, en el sentido de que, en vez de predominar la agresión física, como en el caso de las féminas, es más "psicológica, sutil y basada en la humillación". Videra puntualiza que este tipo de violencia hacia el varón se ejerce a través de manipulaciones y comportamientos que tienen por objeto "herir al hombre en su integridad psíquica en diferentes modalidades como, por ejemplo, en su sexualidad, su profesionalidad, su trabajo en casa o su valía."

Y, desde luego, no se trata de un fenómenos circunscrito a determinadas capas sociales. Existen algunos casos reconocidos de violencia psicológica entre personalidades célebres que ni siquiera se ha pretendido ocultar. Dalí era maltratado por Gala, su mujer; Federico Chopin, ya enfermo, por la suya, Amandine-Aurore-Lucille Dupin, escritora más conocida por el seudónimo de George Sand...

Cierto que el hombre maltratado suele ser agredido por su esposa, sus hijos o por quienes conviven con él por lo general de forma sicológica y verbal, pero también física, y con resultados mortales. En concreto, el mismo Videra cifra en 6 los muertos en Andalucía durante 2.005 por violencia conyugal, a los que habría que sumar uno a manos de sus padres y otros 5 por miembros de su familia. A nivel nacional, el número de hombres asesinados en el ámbito familiar en ese mismo año se elevó a 56, un número muy cercano al de las más de 60 mujeres fallecidas por el mismo motivo.

A todo esto habría que añadir una nueva variante de maltrato masculino que parece surgir con fuerza últimamente: las denuncias falsas por parte de mujeres que, sabiéndose amparadas por la Ley de Violencia de Género, la utilizan de forma fraudulenta a la hora de denunciar a su pareja por malos tratos inexistentes, a veces animadas por sus propios abogados para sacar el máximo de beneficios en casos de divorcios, y como manera de agilizar más aún el nuevo "divorcio express".

Incluso feministas reconocidas como Pilar Rahola se manifiestan contra esta nueva forma de injusticia, y piden una revisión de las leyes encaminadas a dispensar una justicia que proteja por igual a las víctimas de malos tratos, sean del sexo que sean, y que castigue a los infractores.

Lo que queda claro después de todo lo dicho es que la violencia doméstica no es un problema de género, sino social, que no podemos focalizar solo en el maltrato femenino. Se extiende también a hombres, y no solo a ellos, sino también a niños y ancianos... Y hay que contemplarlo en su conjunto.

"Algo huele a podrido en Dinamarca", se decía en "Hamlet", la inmortal obra de Shakespeare. Y parafraseando la famosa expresión, nos planteamos qué es lo que huele a podrido en una sociedad como la nuestra en que cada vez se producen más casos de violencia en el seno de la familia, precisamente el pilar básico de dicha sociedad, y donde se supone que tendríamos que encontrar el amor más puro, sincero y desinteresado. Porque, evidentemente, algo se ha descompuesto...

AVALON Y ETINARCADIA

44 comentarios:

María Narro dijo...

Algo se ha descompuesto, sí chicos.

La violencia es parte del ser humano y la televisión, la obsesión y el aburrimiento sacan lo peor de nosotros mismos. De hombres, de mujeres... y hasta de niños.

El otro día leía que tres niños de ¡¡¡ocho años!!! habían violado a una niña de 11 años.

¡Me dan arcadas, pero vean los Simpson y a un niño solo ante el televisor pq molesta!!

Mis vecinos de arriba se pegan noche sí y noche también. ¿Quién pega a quién? Creo que los dos.

Cuando te atacan, fisicamente o psicologcamente, te defiendes. Creo que 'los palos en silencio' se están acabando por eso hay más muertes.

Pero lo malo de las leyes, si es que sirven de algo, es que cuando un hombre por fin denuncia le dicen: la ley es solo para mujeres.

¿¿¿¿¿¿¿¿¿????????

Necesito una flor ;)

Besos.

Jassy dijo...

¿Y cuando ellas se quedan a los niños y no se los dejan ver después el divorcio o los coaccionan para que les pidan de todo a los padres?? es terrible y luego dicen que no.
Si se habla de igualdad deberia ser todo también igual para ellos no? Interesante post
Un abrazo, buena semana

Paco dijo...

Bueno... Habéis abierto la Caja de Pandora. Es cierto y deleznable la opresión y el maltrato -que incluso pagan con la muerte- de muchas mujeres, y por eso, todo esfuerzo que se haga en el sentido de aminorar esas situaciones es poco. Pero no es menos cierto lo que habéis expuesto. A veces me he preguntado por qué, lo mismo que hay Institutos de la Mujer, o Consejerías o, hasta ministerios en algunos lugares, no hay Institutos del hombre o, como apuntáis, se estudia -y ampara- en conjunto a la unidad familiar -sea ésta del tipo que fuere. Tomada la unidad familiar como conjunto de personas que conviven juntas. ¿Qué pasa con los niños, con los mayores, con el mismo hombre?
Queda trecho por andar en este camino. Interesante post.
SALUDOS AVALÓN Y ETINARCADIA

Raùl Junquera dijo...

Se puede decir màs alto pero no màs claro, no importa que falten datos, los que hay son suficientes.

Quien queria cerrar los ojos ante este problema tiene la ocasiòn de empezar a abrirlos en este momento.

¡¡Basta ya de que sean los hombres los ùnicos culpables!!

¡¡Basta ya de tanto victimismo feminista!!

¡¡Estamos iguales en las buenas y en las malas!!

¡¡Basta ya de tantos inocentes desterrados de su tierra y de sus hijos!!

¡¡Basta ya de tantas injusticias por complacer a mujeres por el simple echo de ser mujer!!

¡¡Igualdad para hombres como para mujeres en todo!!, ¡¡en TODO!!

¡¡Basta ya de tanta prostituciòn encubierta!!

NO màs muertes ni humillaciones ni vejaciones de mujeres, pero TAMPOCO de hombres.

Dado que conozco bien el tema que tratais, solo me queda el felicitaros por la forma en la que la habeis llevado a vuestra/nuestra Calle Quimera.

Un besazo AVALÒN, un abrazote ETINACARDIA.

manuel-tuccitano dijo...

Excelente reflexión.Me gustaría dejar mi granito de arena.

1ºNo se puede comparar ni por asomo un tipo de maltrato a otro.

2º Tanto en un caso como en otro, solo se conoce la punta del iceberg: los que tristemente nos anuncian los medios de comunicación por negocio de ellos mismos.

3º Que penosamente, los maltratos femeninos suelen acabar en muerte...

4º Que por supuesto se debe acabar tanto con un tipo de maltrato como con otro, son ambos de género.

5ºQue si existen esos institutos de la mujer (paco lo comenta)...es por eso porque son instituciones machistas para acallar feministas.

6º Que los hombres no denuncia más porque son tratados como cobardes en las dependencias policiales.

7º Que celebrar un día de algo, o contra algo es una reivindicación a final de cuentas...porque no se celebra el día del Hombre maltratado o del hombre trabajador...porque somos tan machos ue somos incapaces de reivindicarlo...

8º lo de la protitución encubierta no se que quiere decir (aludo a raul junquera)

9ºEsto solo es una reflexión de 10 minutos que me surge al leer este genial post.

10º Si al diálogo, a la compresión, a la comunicación mutua y NO A LA VIOLENCIA DE CUALQUIER TIPO

PD. las denuncias falsas no tiene nombre, pero los jueces no pueden aceptarlas asi como así sin investigar y sin pruebas....en ocasiones, el dictamen de algún juez u jueza a dado lugar al asesinato de la denunciante...

UN SALUDO AMIGOS

Raùl Junquera dijo...

SEÑOR TUCCIANO:

La prostituciòn encubierta es la que hacen miles y miles de mujeres aprovechandose de su condiciòn de MUJER, para obtener beneficio de hombres por lo general "buenagente", haciendoles creer sentimentalmente cosas que no son verdad, este tipo de cariño acarrea el maltrato por pare de la mujer al hombre, la humillaciòn, la vejaciòn y hasta las faslas denuncias a las que son capaces de amenazar al hombre cuando este las quieren dejar porque se han dado cuenta que no encontraron una mujer que realmente les queria por lo que eran, sino porque era un blanco fàcil para sacarle en un año lo que trabajò toda su vida, eso es prostituciòn encubierta, putas las llamo yo, que al no tener màs remedio que convivir con el ser al que no aman porque necesitan tenerlo amarrado y controlado para poder sacar el màximo provecho y que no lo haga otra, les llevan al màs horroroso de los maltratos psiquicos y fìsicos, la falta de cariño y la "obligaciòn" por parte de la mujer de estar con èl la hace un ser totalmente dèspota con el hombre. Esto que tambien es un maltrato ademàs de una estafa no es que no se denuncie porque el hombre sea cobarde o los traten de cobarde, simplemente es porque si tienes solvencia econòmicamente no le daran un abogado de oficio y el de pago serà su minuta hasta 20 veces la cuantìa de la multa que le pueda caer a la mujer y solo porque la ley no ampara al hombre como a la mujer, ¿igualdad?, pues creo que es lo que menos hay, el dìa que se castiguen a esas prostitutas encubiertas con la misma severidad que hacen con los hombres maltratadores puedo garantizarte que màs de una se lo pensarìa y a lo mejor tanto las denuncias falsa como los maltratos a hombres diminuirian. Esto con lo que a la prostituciòn encubierta se refiere, ahora con lo que no se puede comparar un tipo de maltrato con el otro, ¿por què?, ¿¿porque los hombres son menos maltratados??,¿eso es justificaciòn??, no lo creo señor Tucciano, tanto monta monta tanto Isabel como Fernando, y ahora con lo de que si existen institutos para la mujer es porque son puestos por los machistas para acallar a las feministas, es como decir que las instituciones antiracistas estàn puestas por los racistas para callarle la boca a los negros, moros, sudamericanos, etc.., no es asì señor, es porque tienen fuerza, fuerza a la que yo admiro, siempre y cuando respeten al contrario y no nos quieran hacer creer que son el bien y los demas el mal.

Esto es una conclusiòn sacada despues de muchos años pensando en temas de injusticias, en las que el "supuesto dèbil" se quiere comer al fuerte a como de lugar, me hacen recordar a las imposiciones de Hugo Chavez y no deberia ser asì.

En lo que estoy totalmente de acuerdo con usted señor Tucciano es en el apartado 3ª y 10ª de su comentario y en su PD.

Calle Quimera dijo...

Ahí está buena parte de los motivos de la escalada de violencia social que hoy se advierte, María: en la que aparece en televisión, videosjuegos, películas... Nada es lo bastante realista, y cada vez se procura que las películas de terror sean más vívidas, los videojuegos más reales... Y para un niño que crece entre golpes y sangre contemplada en una pantalla no es difícil extrapolarlo luego a la realidad cuando es mayor. Se ha criado en eso.

No sé si ahora hay más muertes, creo que siempre las ha habido pero las "disputas familiares" siempre se han llevado en secreto. Hasta principios de los años 90, en que una mujer maltratada, Ana Orantes, denunció en los medios las condiciones en que vivía y fue después asesinada por ello a manos de su marido la opinión pública no ha empezado a concienciarse de esta lacra social. El interés por el maltrato a la pareja es muy reciente, María, no hará más de 15 años. No hay estadísticas anteriores a esos años, es difícil, pues comparar. Pero de lo que no hay duda es de que el fenómeno no decrece, y de que cada vez hay más hombres afectados también. Y la ley debe amparar a todos por igual.


¿Cuál es tu flor favorita? Aquí tienes una, la más bonita de todas. Y un besazo. Y salud, por un tubo, claro..

Calle Quimera dijo...

Hay casos sangrantes relativos a lo que comentas, Jassy, y hoy por hoy la ley no protege suficientemente a los hombres en este sentido. Yo siempre he defendido la igualdad entre ambos sexos, pero igualdad quiere decir igualdad. No comparto las discriminaciones positivas, porque eso implica ya desde su mismo nombre una discriminación. Y ya hemos padecido secularmente bastante de eso las mujeres como para ahora participar en lo mismo. Igualdad de derechos, deberes y oportunidades creo que es lo que debemos pedir, y en ello entra que las leyes que nos amparan no desamparen a los hombres. No es correcto desnudar a un santo para vestir a otro.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Efectivamente, Paco, queda mucho trecho por andar en este sentido. Hemos pasado de una absoluta indefensión de la mujer a una protección que sigue siendo a todas luces insuficiente en muchos aspectos pero que genera agravios comparativos con respecto a los hombres. Y no es justo... El maltrato a la mujer es mucho más frecuente y con peores consecuencias para quien lo sufre que el que reciben los varones, eso es indudable, y cuando conoces casos concretos de verdad que es de película de terror. Pero eso no puede hacernos olvidar que hay hombres que también pasan por ello, aunque sean menos, y el miedo, la humillación y el sufrimiento es igual para todos los seres humanos, da igual quien lo padezca. Y a eso deben ir orientadas las leyes, a protegernos a todos por igual.

Hoy por hoy, los hombres no cuentan con leyes que los protejan en casos de malos tratos, ni con tratamiento sicológico, ni casas de acogidas... Ahora en León o han abierto una o están próximos a abrirla, y pronto estarán en media Andalucía, pero en estos momentos un hombre maltratado no tiene a dónde ir, ni quien lo oriente, ni quien lo comprenda... Cuando denuncian son incluso objeto de burla soterrada en muchas comisarías.

Mi compañero y yo no hemos ahondado más en el tema porque el post se nos hacía interminable, pero queda mucho por hablar sobre el tema del maltrato: el que sufren los niños, los ancianos y..los padres. Cada vez son más numerosas las denuncias formuladas por padres que son agredidos física y verbalmente por sus hijos. El año pasado se contabilizaban más de 5.000, y por supuesto, hay que pensar en cuántas no se llegan a formular oficialmente porque.. ¿cómo denunciar a un hijo..?

Es un tema complejo, Paco, con muchas derivaciones, y hay que tomar conciencia de ello.

Un besote, y salud.

Calle Quimera dijo...

No hemos encontrado datos de malos tratos a hombres referentes a 2.006, Raúl, por más que hemos buscado. Ha habido que conformarse con los de 2005, pero seguramente habrá ido en aumento.

Era necesario que la Ley protegiera a las mujeres, pero ya se sabe que a río revuelto ganancia de pescadores, y no faltan mujeres que se suban a ese carro de los malos tratos con tal de satisfacer sus pretensiones en el terreno que sea. Ni hombres (abogados) que aconsejen a sus clientas denunciar fraudulentamente para obtener mayores beneficios en los acuerdos de divorcio. Yo conozco un caso concreto, y te diré que la chica se negó a seguirle el juego al abogado. Pero también conozco el caso de una alumna que acusó en falso a uno de sus profesores de acosarla sexualmente, despechada porque él nunca hizo caso de sus insinuaciones.

Me quedo con una de las frases que has escrito aquí, porque creo que es la clave para que nada más de lo que mencionas ocurra: "¡¡Estamos iguales en las buenas y en las malas!!" Sí señor, una sociedad verdaderamente democrática no debe aspirar a otra cosa más que a la igualdad para todos, independientemente de sexo, ideología, etc, etc.


Te agradecemos mucho tus palabras, porque sabemos que conoces bien el tema. Y..¿sabes lo que más me ha gustado? Ese final: "vuestra/nuestra Calle Quimera". Es precioso que se sienta que esta calle no es solo de Etinarcadia y mía, sino de todos vosotros.

Un besazo, rey, y seguro que otro de mi compi. Pero, como tú dices siempre, "sin mariconeo", ¿ehhhhhhhhhhhh...? ;-) Y salud.

Calle Quimera dijo...

Tienes razón, Manuel- Tuccitano, no son comparables uno y otro tipo de maltrato, al menos en cantidad. Hay muchas más mujeres maltratadas que hombres, y que mueren a manos de sus parejas. Las cifras se acercan cuando hablamos de hombres asesinados en su entorno familiar (hermanos, hijos..), pero si hablamos de hombres muertos a manos de sus parejas femenina, las distancias entre número de hombres y mujeres muertas por violencia conyugal se disparan.

Sin embargo, sí son comparables en calidad. El sufrimiento de una mujer vejada es el mismo que el de un hombre vejado, el dolor y la humillación no tiene sexo.


Estoy totalmente de acuerdo contigo en que los datos que tenemos son solo la punta del iceberg; muchas mujeres no denuncian por miedo, por ignorancia, por vergüenza... Pero este último supuesto es mucho mayor en el caso de los hombres, en su mayoría incapaces de confesar públicamente el maltrato de que son objeto por miedo a burlas en una sociedad que aún conserva resabios machistas. Y que, además, se saben indefensos porque no cuentan con las instituciones que intentan proteger a las mujeres.

En cuanto a la reivindicación, yo personalmente no creo que debiera haber un día para concienciar del maltrato a las mujeres y otro para el recibido por los hombres. Creo que el día de ayer tiene muy mal puesto el nombrecito... "NO a la violencia intrafamiliar", eso es lo que creo que debiera reivindicarse.

Y en el caso de las instituciones que protegen a la mujer, más bien las creo producto de una toma de conciencia por parte de la sociedad de un problema que la afecta, y ante el cual los políticos intentan poner remedios. cuando algo sale reiteradamente en los medios, se reciben firmas apoyando tal o cual medida...los políticos ponen la antena y responden. No por nada, es que son posibles votos...

Besos y salud, Manuel, muchas gracias por tu exhaustiva intervención.

Abusus dijo...

Por lo general, cuando una situación de maltrato se llega a manifestar de manera dramática, no es mas el paso siguiente en una conducta que no se detectó en un principio.
Pasa mas por permitirle pequeñas licencias al agresor en un comienzo debido a la inseguridad y la poca autoestima de una de las partes, el terror a sentirse solo que deja pasar infinidad de señales que la actitud de una persona agresiva....
La gente de manera generalizada no se transfoma en monstruo de la noche a la mañana...
En nuestras parejas hay montones de indicios que nos pueden dar a entender como pueden comportarse en algunas situaciones...
La clave esta en nosotros, en nuestra autoestima...
Abrazos y saludos

raizen dijo...

Me gustó mucho la manera como expresaron este tema tan delicado. Me asombran las estadísticas que mencionan, y de verdad que estoy de acuerdo con lo que dicen de la igualdad de derechos para hombres y mujeres de ser defendidos de la agresión.
Bien dices, algo se ha descompuesto, creo que es el amor y el respeto por el otro...
Un abrazo con cariño

Nosotras mismas dijo...

Con permiso, me llevo tu post para leerlo más tarde (las obligaciones, me hacen posponer los buenos momentos)

Un abrazo

yraya dijo...

Estoy en contra de todo tipo de agresión tanto fisica como verbal a todas las personas:
MUJERES
HOMBRES
ANCIANOS
VAGABUNDOS
INMIGRANTES
.........
.........
.........
Los insultos y golpes, no llevan a ningún lado, sólo crean odio.
Muy buen post, espero que no haya nadie que se le caliente la boca más de la cuenta.

Besitos a los dos

El perro andaluz dijo...

Todo acto de violencia debe ser reprimido y también castigado. La impunidad sumada a la indiferencia y al temor, crean una bomba que explota cada 3 segundos.
Excelente artículo -para variar- queridos amigos.
PD: Recién me desocupo y a ponerme al día se ha dicho.
Besos y abrazos a montón.

momo dijo...

Bueno... no sé por donde empezar, es sólo que acabo de encontrar este blog y , es de esos dias en que por arte de magia aparece lo que buscabas?
Seguiré leyendo.

Gioconda dijo...

Todo se esta descomponiendo...

hay que hacer la diferencia

ALBERTO LÓPEZ dijo...

La violencia sea del género que sea y proceda de donde proceda lo único que engendra es el odio y más violencia. Tanto si procede del género masculino como del femenino habría que imponer unas sanciones ejemplares para poder si no erradicar, cosa que es bastante dificil ya que hay que abarcar muchos aspectos de tipo sociológico y cultural, si al menos intentar reducierlo en un porcentaje bastante amplio. Un saludo y gracias por tratar temas como estos.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Justo ayer leia en un periodico sueco el testimonio de un hombre que era maltratado por su esposa. Finalmente recurrio al hospital, hizo una denuncia policial y se divorcio. Por ser hombre nunca se hizo un juicio y el caso lo anularon. Hablaba de toda la verguenza, que nadie le creyera, el miedo. interesante era que salia bajo nombre falso y sin foto...
En que sociedad vivimos no?

SCD dijo...

Pues no queda nada que comentar amigos, tan solo queda felicitarlos por este gran articulo, lo dicho, felicitaciones por tremendo post.
Saludos!!!

María Narro dijo...

no vi la pregunta ;)

una rosa blanca...

y la flor de los almendros.

ya la cojo yo, gracias.

Un abrazo.

domino dijo...

y si..si hay violencia femenina hay tambien masculina..esto es obvio, aunq en menor medida la hay, ya sea con sobornos de $$ contra el marido, novio..o hijo, tambien casos en los cuales las mujeres les quitan a sus hijos..y asi..es innumerable..pero bueno es una realidad q tampoco se la puede dejar fuera..la balanza no esta equilibrada y esto es lo jodido..

saludos!!!

Calle Quimera dijo...

Creo que has hecho un excelente retrato robot de muchas de las parejas que terminan viviendo en esta trágica situación, Abusus. Baja autoestima, miedo a la soledad y a veces el enceguecimiento que provoca el amor, unido a la esperanza que muchos o muchas tienen de cambiar la forma de ser de su pareja impide ver a tiempo las señales de que esa persona es agresiva. Nadie se convierte en un mostruo de hoy para mañana, desde luego. Bien es verdad que los problemas económicos, el alcohol, la drogadicción y otros terminan por volver agresivos a quienes no lo eran, pero desde luego abunda más el caso que citas.

Un saludo muy cordial, Abusus. Nos alegra verte de nuevo por aquí.

Calle Quimera dijo...

A nosotros también nos asombraron cuando empezamos a buscar estadísticas, Raizen. Sabemos que el fenómeno existe, pero no imaginábamos que a esos niveles. Por eso nos pareció interesante sacarlo a la palestra, porque la idea que solemos tener es que se trata de hechos aislados, y no es así.

Un beso, y salud.

Calle Quimera dijo...

Un abrazo, Nosotras mismas, gracias por la visita.

Calle Quimera dijo...

La agresión jamás está justificada, Yraya, y menos aún porque generalmente el objeto de ella siempre es alguien más débil que el propio agresor, alguien que no está en condiciones de defenderse.

Besotes, guapa, y salud a raudales.

Calle Quimera dijo...

Dices bien, Allan, la impunidad sumada a la indiferencia y al temor son una bomba de relojería, y si no que se lo pregunten a las personas que lo padecen. Debe de ser terrible saber que no tienes quien te defienda de un energúmeno/a de estos, porque las leyes siguen siendo insuficientes para las mujeres, y no digamos para los hombres, que ni siquiera cuentan con casas de acogida o ayuda sicológica... Por no hablar de la indefensión que se puede sentir cuando eres falsamente acusado de un delito tan execrable como hoy día es considerado el mal rato.

besazos, y salud a chorros. Esperamos ver pronto algo alusivo a los resultados de tus desvelos cinematográficos.

Calle Quimera dijo...

Pues muchas gracias, Momo... A Etinarcadia, mi compañero de blog, y a mí nos alegra muchísimo que esta calle te resulte agradable de pasear.

Saludos cordiales.

Calle Quimera dijo...

Hay que hacer la diferencia, Gioconda, sí, y pronto. En muchos casos supone salvar una vida.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

El problema de la violencia, como tantos otros que azotan nuestra sociedad, no podrá ser erradicado solo con medidas judiciales contundentes, Alberto, sino desde las casas y las escuelas, enseñando a actuar desde el respeto. Pero qué duda cabe que como medida disuasoria haría mucho un endurecimiento de las sanciones a los maltratadores, sean del sexo que sean. Si ahora una falsa denuncia por agresión se salda con una multa habrá muchas que piensen que merece la pena el riesgo, si la pena es de cárcel, quizás más de una se lo piense antes de arruinar la vida a un hombre.

Gracias por tus palabras... El tema del maltrato a las mujeres nunca está de más recordarlo; pero el del que sufren los hombres es mucho menos conocido, parecen casos aislados, y creíamos que merecía la pena sacarlo a la luz.

Un besazo, y mucha salud.

Calle Quimera dijo...

El caso que citas es uno de tantos, Lena. No hay sociedad que se salve, por mucho bienestar y cultura de que pueda presumir, como el caso de Suecia. Es vergonzoso que por ser hombre no hubiese juicio, que no se le creyera... Esa no es la igualdad que las mujeres llevamos tantos años pidiendo. Los delitos son delitos los cometa quien los cometa.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Pues muchas zenkiu, SCD.:-) Un besote, y mucha salud.

Calle Quimera dijo...

Pues una rosa blanca y una flor de almendro, rubita... Pa ti las dos, una de Etinarcadia y otra mía. Quita, quita, no te molestes en cogerla tú.. ¿Pa qué tenemos aquí a un hombre? ;-)jajaja.. Ha sonado machista a tope, pero yo sé que él nos trae flores a las dos con todo el gusto del mundo.


besazos, y salud pa regalar.

Calle Quimera dijo...

Exacto, Domino, la balanza no está equilibrada, y todos merecemos justicia por igual, hombres y mujeres. Se ha luchado mucho por la igualdad, pero esta no debe conllevar prebendas de ningún tipo. No sería, entonces, igualdad.

Besos, y salud.

ElPoeta dijo...

Por eso no me gusta nada esa terminología, con su supuesta corrección política, de la llamada "violencia de género". La violencia es odiosa siempre y no parece que tenga sentido en un sistema que en teoría reconoce la igualdad andar haciendo diferencias entre la forma de tratar un mismo hecho en función de que el agresor y el agredido sean él y ella o ella y él respectivamente... Besos y abrazos,
V.

Manuel Rubiales Requejo dijo...

Aplaudo este artículo. Lo hago por justicia. No quiero hablar de hombres o mujeres, prefiero hablar de personas maltratadas por su pareja. No siempre las bofetadas se dan con la mano, no siempre sangran las heridas.
Un abrazo.

Calle Quimera dijo...

Te doy la razón, Poeta. La violencia es siempre violencia, se practique contra quien se practique, y debe tener las mismas consecuencias legales para quien la ejerza, independientemente de su sexo. Hasta que no sea así, la ley no cumplirá con su oligación de ser igual para todos.

besos.

Calle Quimera dijo...

Otra gran verdad, Manuel, las bofetadas no siempre se dan con la mano, ni de todas las heridas mana sangre. Pero a veces esas bofetadas y esas heridas pueden ser más dolorosas que las físicas y dejar huellas más indelebles.

Besos.

Trini dijo...

No sabes como te agradezco que hayas editado este post. Este problema lo he vivido muy cerca durante un año...Afortunadamente parece que quedó atrás, aunque de vez en cuando, ya se sabe como es el diablo( en este caso diabla) sigue dando coletazos...

Besos

Trini
http://poemasdeshanna.blogia.com

LoveSick dijo...

No creo que ahora se produzcan más casos de violencia de género, sino que son más visibles. Hay muchos casos documentados de asesinatos de mujeres por parte de sus cónyuges y a la inversa (como las envenenadoras de Valencia), pienso que ahora las conocemos por dos razones fundamentales, una porque se está rompiendo la barrera del miedo (no del todo) que impedía denunciarlos y gracias también a una mayor conciencia social y por el otro lado, el negativo, que la violencia de género forma parte del espectáculo diario de la telebasura, así que los unos con los otros han hecho que hoy nos preocupemos más por el tema, para bien o para mal.

Calle Quimera dijo...

Siento muchísimo que tengas uno de estos casos tan cercanos, Trini, de veras. Se tiene que pasar muy mal... El caso de los hombres maltratados es una realidad que casi pasa desapercibida, parece que son casos aislados, pero de ninguna manera. So mucho más numerosos y "espectaculares" los de mujeres que viven esa situación, pero el hombre que se ve inmerso en ella no sufre menos.

Espero de todo corazón que muy pronto los coletazos de esa diabla cesen, por vuestro bien.

Un beso muy grande.

Calle Quimera dijo...

Es cierto, Lovesick, los malos tratos no constituyen un fenómeno moderno, ni muchísimo menos. Lo que ocurre es que antes todo quedaba "en familia", y ahora afortunadamente se producen denuncias, tanto en los juzgados, como debe ser, como en esos programuchas que sí, son deleznables, pero al menos han servido para espabilar la conciencia social.

De todas formas, creo que el maltrato al hombre es más frecuente ahora que hace unos años. Seguramente la liberación alcanzada por la mujer últimamente tiene mucho que ver, o la misma Ley contra la Violencia de Género, que ha abierto a algunas desaprensivas la posibilidad de efectuar falsas denuncias sobre sus parejas a fin de obtener beneficios.

Un saludo muy cordial, y bienvenido a Calle Quimera.

Anónimo dijo...

Mucha información y poco hacer, a mí no se me ocurre nada, sino ampliar la información. Hay que añadir a la lista de hombres muertos los que mueren de infarto (por no decir de asco) tras estos divorcios. Hay que saber de una tal "industria del maltrato" que enriquece a muchas mujeres con subvenciones, dinero, cargos, etc. pagados con dinero público. Que las denuncias falsas son maltrato bestial de mujeres a hombres, que nunca son castigadas sino premiadas porque sustentan la "industria del maltrato". Y que si la prostitución fuera regulada, y no yan mal vista habría menos pederastas, violadores, etc. etc. Al fin y al cabo es la prostitución la que ejercen, a lo particular, muchísimas mujeres con sus maridos.