miércoles, 7 de noviembre de 2007

FIN DE SEMANA

Noviembre está recién estrenado, pero en estas tierras del sur el sol sigue caldeando aún los días y los cuerpos. Este fin de semana decido irme a Cádiz, donde tengo la fortuna de poseer un apartamentito justo al lado del Paseo Marítimo. Cargo el maletero del coche con cuanto pienso que me puede hacer falta, portátil incluido, casi todo totalmente prescindible, claro está, y pongo proa a mi adorada Tacita de Plata.

El sistema de puntos me ha hecho desistir de hacerme el trayecto en una hora escasa, como acostumbraba, pero mi natural optimista me invita a decidir buscarle el lado positivo a no poder pisar el pedal como a mí me gusta. Así que me dedico a contemplar lo que me rodea con detenimiento, y a disfrutarlo. Salgo de Sevilla y enfilo directamente la autovía. Por ella asoma un paisaje de compromiso; es paisaje solo por ser paisaje. Desaliñado, amarillento, plano, desangelado… Ni siquiera llega a ser trágico en su fealdad. Hay paisajes áridos, pelados, cuyo dramatismo los dota de una belleza especial, sobrecogedora, pero este es un paisaje desgraciado. El cinturón industrial que cruza uno de sus costados lo afea aún más.



Más adelante cambia; el terreno se ondula ligeramente, y los árboles que le nacen le prestan a los campos variedad, hermosura, vida… Vida verde matizada en diversos tonos. Pinos, abetos y eucaliptos, al hilito de los bordes de la cinta gris de la autovía, contemplan a ésta desde su altura, y noviean a distancia con las adelfas que hermosean la mediana... Prendidas en bien recortados arbustos, sus flores blancas y rosas salpican el verde. Las primeras parecen aguantar mejor los rigores del estío, pero las segundas acusan más los calores, no sé por qué... Y aún no se han recuperado. Desde hace ya meses no muestran sus pétalos la jugosidad y frescura que ofrecían en primavera. Son ahora como labios de mujer madura...

Suena el radio-cd. Canta Mark Knopfler, Lapido hace poesía, los dedos mágicos de Eric Clapton relampaguean raudos por las cuerdas arrancándole a la guitarra su rabia, su pena, su pasión…

El coche sigue devorando kilómetros, y la tierra se allana. Es tierra de cultivo. En las espigadas y altas varas que la cuajaban este verano estallaba el amarillo reventón de los girasoles. Fuegos artificiales amarillos en un cielo verde... La última vez que pasé por aquí, hace un par de meses, ya solo eran desgraciados esqueletos secos, pajizos, como necrosados... Solo sombra de lo que fueron. Ahora, no queda de ellos ni esa sombra, ni rastro de ellos, y me alegra. Me entristece ver tan muertos los campos de girasoles. Siento especial debilidad por ellos…
Más allá, el terreno se dora... Balas de paja lo puntean aquí y allá como pecas, y llega un momento en que su color se confunde con el que le prestan los rayos del sol que cae a plomo sobre él, ofreciendo a los ojos un hermoso juego de tonalidades áureas. Pareciera un mar dorado, un mar irreal y quimérico...

Se nota cuando Cádiz se va acercando. La tierra se ondula con suavidad, con timidez, casi como se empieza a insinuar el pecho en una adolescente... Pinos, muchos pinos altos, esbeltos y desafiantes, jalonan el campo. El cielo parece aclarar su rostro azul, hacerse más translúcido y alegre, el aire menos denso... La provincia vecina es luminosa y risueña desde los primeros kilómetros de sus confines, es especial. Se sabe cuándo entras en ella aunque no mires los carteles indicadores.

Llego ya bien atardecido, cuando el sol comienza a desaparecer por la fina línea que separa (o une…) al cielo y al mar. Descargo un montón de bártulos que empiezo a arrepentirme de haber traído, y decido darme un merecido homenaje tras una dura semana de trabajo yéndome a cenar a Las Flores, el sitio donde sirven el mejor pescaíto frito de todo Cádiz.

Ya de vuelta en casa, me siento en la terraza para llenarme de mar y de un aire que trae un olor desusadamente fuerte a salitre, a conchas y algas. Hace una noche preciosa. Dulce y preciosa... Corre un vientecito perezoso, aunque fresco, que quiere ser brisa sin conseguirlo más que a ratos; me acaricia, juguetón, los brazos, y, sin apenas éxito, intenta siquiera empujar las puntitas de las hojas de la palmera que se eleva frente a mí, pegadita a la acera del Paseo Marítimo. Es una palmera destartalada, sin porte ni gracia, con un tronco largo y ligeramente curvado y un penachito de hojas pobre... Vengo a este apartamento a veranear desde que tenía 17 años, y la recuerdo siempre igual.



La noche está muy oscura; la media luna que luce hoy, muy pequeñita, apenas alcanza para iluminarla, y el mar se funde con el cielo en una negrura solo rota por las farolas que alumbran el Paseo Marítimo y por la espuma blanca de las olas, que se rizan en las alocadas carreras que echan unas con otras hasta llegar a la playa. La marea está subiendo, y pronto se tragará la delgada franja de arena blanca que se ve desde la terracita.

Y solo puedo pensar que me gustaría quedarme allí para siempre, ser yo también luna, aire, espuma de las olas… Fundida eternamente en la noche.

AVALON

57 comentarios:

Raùl Junquera dijo...

Ahora lo leo con màs tiempo, solo el ver que te fuiste pa CADIZ me puso nervioso y que tienes un piso en el paseo maritimo me ha hecho delirar, joder!!! yo vivia al lao del estadio!!!!

María Narro dijo...

¡qué suerte tienes!
gracias por el viajecito, me conviene airearme.
¿te gusta Delibes? me lo has recordado al describir.

Un abrazo.

pd. estoy cansada de ser fuerte.

Raùl Junquera dijo...

Oye AVALÒN, no sabes que envidia sana me has dado, yo estuve a punto de ir ese mismo fin de semana pero no a disfrutar, no conseguì billetes de aviòn y voy a ver si puedo ir en estos dias, tengo a los viejitos chunguitos y me apetece ir a pasar unos dias con ellos... me has erizado los pelillos con tu relato, aunque no me agarrastes de sorpresa como ETINACARDIA, pues de ti se algo màs.

La plaza de las flores... yo nacì a escaso cien metros de allì, el paseo marìtimo, cuanto me hizo recordar ayer ALLAN los dias que pasè allì con mi peñita y ahora tù, no me vais a dejar mear, se me và a salì todo por los ojos en forma de làgrimas.

AVALÒN me ha encantao leerte, que callaita te lo tenias bishilla...

Un besote te manda este gordote.

El Viento dijo...

Una delicia viajar contigo a Cádiz.. No la conozco. Nunca he estado. Tu descripción una maravilla . Y envidia cochina que te tengo..joerrr. ¡Un apartamentito en el mar..!

Besos desde el secano.

Malena dijo...

¡Ay mi niña! ¡Cádiz! Tú no sabes que yo tengo sangre gaditana por parte de madre?. Háblame del barrio del Populo. Háblame del Parque Genovés. Háblame del Paseo Marítimo. Del "Atlántico" donde en los carnavales voy a cenar para ver las chirigotas campeonas. De "La Bodeguita", del "Faro", de las tortillitas de cmarones... Soy nacida en Ceuta pero llevo a Cádiz en mi sangre por parte de madre y a Navarra por parte de padre. ¡Soy una mil leches!

Envidia que "mas dao" gemelita.

Espero que hayas disfrutado a tope.

Déjame que acabe con el principio de una sevillana que me encanta: "De Cai a Sevilla yo vengo andando...."

Besitos envidiosos gemelita.

Manuel Rubiales dijo...

Cagón tólo que se menea, como que me han brotado dos lagrimones como dos cirios mientras te leía. Cái, mi Cái, y ese puentecito Carranza que es para mi como un cordón umbilical que se estira hasta el infinito desde el día que me tuve que ir de mi tacita,maldita sea mi suerte, que hace meses que no veo una gaviota ni huelo a pescaito frito. Yo también viví un tiempo por aquella zona del paseo, en uno de los edificios "delfín", frente al estadio, la de noches que me iba al bar "La Jarra" a tomarme unas cuantas susodichas mirando al mar desde su cristalera. Qué envidia, joé, qué envidia...
Vino y cazón en adobo, hoy no hay besos, me quedé sin ellos, se los mandé todos a la diosa Gades.

Raùl Junquera dijo...

Manuè!!!, ¡en los delfines??, tu no conoceras al babò?, al nenuco?, al tony, el del burguer tonys de enfrente del holiday?, que antes era una tapiceria?,¿Tù ta cuerda Manuè del cartel aquel del carnavà que salìa un tio mu feo?, ese es el pare del babò, de allì de los delfine, ¿tù ta cuerda Manuè del bar las vigas??, Manuè cuantas vece me colao en la piscina de los delfines pa bañarme, y eso que la playa està a cinco metros, pero es que a mì eso de la arena, como que no me va mucho, Manuè que entre la AVALÒN, TÙ Y ALLAN me bay a dejà seco de tanto llorà y el otro dìa mi primo con su dedicatoria en su blog, joè, dejadme tranquilo coño!!! y contarme un chiste por la gloria de mi abuela, pa vè si me quitais esta añoranza y morriña que me estais haciendo sentir, joè!!

El perro andaluz dijo...

Acabo de ver una road movie y me ha encantado. Me sentí (y me senté) en el asiento trasero y he visto através de tus ojos todo lo que has relatado. Y en medio de tanta belleza, no pude evitar pensar en Etinarcadia. Yo sé cuánto el te quiere, pero en estos momentos te debe estar odiando. Es que la envidia es una forma de odio:)
Que suerte la tuya Avalon, pero nadie se la merece como tú.
Mil besos amiga linda.

Goathemala dijo...

Conozco ese camino y también soy un enamorado de esa ciudad. Cádiz no es la ciudad más rica de Europa pero es donde mejor se vive. Además me da envidia de la buena saber que tenéis un apartamento enfrente de la Playa de la Victoria. Una vez pasee por ella como a las dos de la madrugada y me sorprendió el ambiente tan sano y la iluminación que tenía.

Es un escrito muy bello, se descansa con sólo leerlo.

--
Saludos.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Aunque en los últimos 14 años mis escapadas playeras son a Tierras Onubenses en mi más tierna infancia y hasta la adolescencia disfrute de las playas Gaditanas y de un lugar tan encantados y perdido como era Bolonia y su entorno en el cual se hayaron los restos romanos de una antigua ciudad llamada Baelo Claudia. Son muchos recuerdos de atardeceres y las luces de Tanger que se podían ver con total nitidez las noches claras del estrecho. Hace muchos años que no vuelvo por esas tierras, quien sabe, tal vez sea un momento idoneo para hecerlo.

Trini dijo...

Mientras te leía es como su hubiese ido al lado tuyo en el coche y admirado las tierras, los girasoles, las adelfas...
Y lluego llegar a Cadiz y oler la mar. Todo un lujazo de fin de semana Avalón, me alegro por ti.

Besitos

Calle Quimera dijo...

Me cachis en la mar, Raúl.. No me digas que vivías por La Laguna... Apuesto a que eras tú uno de los golfillos que nos miraba las piernas a mis amigas y a mí cuando íbamos por las callecitas de la zona..jajajaja..

Sí, el piso lo compraron mis padres cuando yo tenía 17 años, y desde entonces me escapo a Cádiz cada vez que puedo. Adoro esa ciudad, hasta el punto de que tengo pensado irme a vivir allí dentro de pocos años.

Oye me habéis emocionado entre Manuel y tú... Quillo, que yo vivo en uno de los Delfines, que el Holliday lo tengo más visto que el tebeo, y que estoy harta de comerme hamburguesas del Tony..je.. Que seguramente me habré cruzado con Manuel por la calle más de una vez, porque ya te digo, veraneo allí desde que era chica y por el Paseo o por la Avenida en todos estos años difícil será que no hayamos pasado uno frente al otro. Jolín... Anda, cuéntate un chiste pa quitarnos la llorera, que seguro que lo haces con más gracia que yo, que na más que soy medio gadita. Y vete planteando ya que no se te ha perdío na en las islas, hombre, que Cádiz y su provincia tienen un corazón muy grande como pa que no quepáis tu familia y tú

Besotes, rey.


Oye, lo de tus padres no será nada serio, ¿no..?

Calle Quimera dijo...

Ya sé que suena a blasfemia, María, pero Delibes no es de mis autores favoritos. No he leído mucho de él, sinceramente, aunque reconozco que es uno de los mejores prosistas que ha dado nuestra literatura. Eso sí, me llega al alma el elogio... Millones de gracias, guapa.

¿Cansada de ser fuerte? Esa no es mi María... Mira, hay dos clases de personas fuertes: primera, las que son débiles pero luchan por ser todo lo contrario. Esas sí se cansan a veces de pelear contra su propia naturaleza. Y el segundo tipo es el de las personas que son fuertes desde que nacen. Esas se cansan, claro, pero nunca de ser fuertes. No pueden evitar serlo, nunca dejan de serlo por mal que vayan las cosas. Y tú eres una de ellas. Tú y yo lo sabemos. Así que nada de mariconadillas, niña... ¿Qué es eso de que estás cansada de ser fuerte? Arriba, a todo lo alto de la cucaña. El premio eres tú, ¿te parece poco premio como para dejar tonterías aparte?

Un beso enorme, tontorrona. Cansada, cansada...Anda yaaaaaaaaaaaaa...

Calle Quimera dijo...

Pues eso de que no conozcas Cádiz hay que arreglarlo en cuanto pilles unas vacaciones, Viento, aunque sean cortitas. De verdad que no te arrepentirás. Es la cosa más bonita que te puedas imaginar.

El apartamento no es gran cosa, la verdad, pero está en mi Cai, junto a la playa, y eso es como tener un palacio en el cielo.

Besos, guapa, desde el secano también.

Calle Quimera dijo...

Malena, no tenía ni idea de que fueras medio andaluza, y encima nacida en Ceuta... Hija mía, mi padre era gadita, así que a ambas nos corre Cádiz por las venas. ¿Tú ves? Si por algo somos gemelitas..je..

De Cádiz te hablo yo de lo que tú quieras, niña.. ¿Y esa Alameda de la Apodaca? ¿Y ese barrio de la Viña? ¿Y lo buenísimos que están esos "doblaítos" de la Punta de San Felipe? Si es que se empieza y no se acaba...

Ya lo creo que lo disfruté a tope, siempre que piso tierra gaditana disfruto. Hasta el punto de que esa sevillana que mencionas la terminaría yo diciendo que "De Cai a Sevilla yo vengo andando, y de Sevilla a Cai vuelvo aunque sea a la pata coja.." No me ha quedado muy poético..je.. Pero es lo que siento.

Besazos, princesa.

Calle Quimera dijo...

Manuel yo sí que me he emocionado al leeros a Raúl y a ti... Niño, que yo vivo en los Delfines, casi al lado de donde habéis vivido Raúl y tú. Cachis en la mar...

Vino y caballas con piriñaca. Y besos fresquitos, con olor a salitre.

Calle Quimera dijo...

Allan, esa es de las cosas más bonitas que te pueden decir cuando escribes.. Y te lo agradezco de todo corazón.

Me he reído una barbaridad con lo que decías de Etinarcadia. Sí, me quiere mucho, pero comparando un fin de semana y otro es pa que no me quiera na..jajajaja

Mil besos para ti también, amigo mío. Bueno, nuestro, a ver si se me va a enfadar el compi por acapararte.. ;-)

Calle Quimera dijo...

Cualquiera que conozca Cádiz ha de enamorarse de ella, no hay más remedio, Goathemala. Efectivamente, es la ciudad con más paro de Andalucía, pero desde luego hay calidad de vida. Todas las ventajas de la ciudad pero niguno de sus inconvenientes. Bueno, el tráfico se está poniendo pelín pesado, pero a Cádiz todo se le aguanta.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Yo al revés, Alberto, algunas escapadas a playas onubenses pero siempre fiel a las de Cádiz. Ay, esa Bolonia...

Chico, pues date un garbeíto por la Tacita, ya va siendo hora de reverdecer laureles, y si hace tiempo que no vas te vas a sorprender. Está preciosa, realmente preciosa...Da gusto, de verdad.

Un besote.

Calle Quimera dijo...

Cádiz siempre es un lujo, Trini, y más ahora, que está descargadita de veraneantes. Da gusto..

Gracias por esas palabras, de verdad que las agradezco. Un besote.

Ashbless dijo...

¿Hay que cruzar el cinturón industrial para poder apreciar los ocasos? Quizás no, pero si para llegar a esa playa.

Me da la impresión y perdón por la iconoclastia, que los crepúsculos son mágicos porque son fugaces. Y su fugacidad e innegable belleza nos despiertan completamente por unos instantes. Instantes en los que percibimos sin nieblas ni opacidades el instante eterno del ahora.

Ese ahora que pasará pero que arde -ahora- tan brillante que borra el pasado y el futuro, que realmente son ilusiones y fanstasmas, y así nos recuerda que estamos vivos.

Besos y a disfrutar de todo lo que se deje...

Kim Basinger dijo...

Te puedes figurar la envidia que me has dado, sobre todo porque lo has contado tan bien, que hecho el viaje contigo y queria quedarme en la terracita mirando el mar, que adoro.

Malena dijo...

Pues yo no quiero decir nada pero uno de mis tíos tiene casa en los Delfines, si no me equivoco en el nº 7. ¡Toma ya!

Besos gaditas.

Raùl Junquera dijo...

AVALÒÒÒÒÒN!!!!!!!!!!!!!, Los Delfines!!!!!, joder que recuerdos, la disco holiday, hoy creo que se llama Yesterday, joder què borracheras!!!!!!, yo no vivì en la laguna aunque era lugar mio de peñitas, yo vivìa en el Loreto, es decir cruzando la via del tren, que hoy ya va bajo tierra, de la misma calle que Ismael Bèirò, en los delfines hay una pasteleria que antes, no se ahora cuando se hacia de noche ponìa los dulces a dos por uno, joder!!!! cuantos me comì, pa que luego digan que borracho no come dulce, el burguers tonys era del padre de un compañero mio de colegio que nombrè en mi post "culturizàndome", tony el peca o el cabeza, y yo a tus amigas seguro no les veia las piernas porque yo miro del culo pa arriba.......

EL CHISTE:

Ayer le dije a mi gordi que venìa de una reuniòn en la cual apostamos a ver quien era capaz de beber màs, "¡¡Què divertido tuvo que ser!!", dijo mi gordi y a continuaciòn preguntò, "¿ y quièn quedò segundo??"

Un besote guapìììssssssimaaaaaa!!

Raùl Junquera dijo...

Jajaja, MALENA, no QUERIA DECIRLO, en el nùmero 7????, no no mejor me callo.....pero bueno, vamos a ver, pa no dà nombres...¿no tendràs una prima de como 35 años, asì màs o menos rubita...?, y ya no doy màs pistas.... joder!!!!!!!!!!!!!!!, que si hablo me meten preso!!!

Calle Quimera dijo...

No hay que cruzar exactamente ese cinturón industrial, Ashbless, quedo a una orilla de la autopista. Pero se pasa pronto... Y uno queda libre para admirar en todo su esplendor un ocaso.

Y de iconoclastia nada, al menos en mi opinión.... Los atardeceres son mágicos, además de por el colorido, porque son fugaces, claro que sí. Todo lo que es fugaz es mágico porque nos enseña el verdadero valor del instante, lo único que tenemos... Los instantes anteriores y los posteriores a uno en concreto en realidad son pura ficción... El pasado pasó, y el futuro no ha llegado. De cierto no tenemos más que el aquí y el ahora. Y hay que disfrutarlos...

Besotes.

Calle Quimera dijo...

Mil gracias por esas palabras, Kim, de verdad. Siempre anima saber que has logrado trasmitir lo que deseabas..

Me alegra mucho verte. Un besote.

Calle Quimera dijo...

¡¡Halaaaaaaaaaaaaaaa!! Malenita, que la mía está en el Delfín 12.. ¿A que de jovencilla ibas a casa de tus tíos? ¿A que nos hemos cruzado Manuel, Raúl tú y yo por el Paseo o por la Avenida, o en cualquiera de las terracitas de allí? En la heladería Mira, mismamente.... Jolín, niña, a ver si cuando llegue el veranito hacemos un esfuercete y nos vemos unos cuantos en Cádiz. Y nos traemos a Viento, por supuesto, que aún no conoce aquello. Sería genial poder coincidir por allí...

Besos requetegaditas..;-)

Calle Quimera dijo...

¡¡¡¡Raúúúúl..!! ¡¡Sí, los Delfineeeeeeeeeeeeeeees!! La disco se llamaba antes Holliday, leugo Yesterday (pa carrozones, que me plantaba yo en la terraza por la noche como un canario na más pa cotillear el personal que entraba..je..) Pero ya hace años que ha vuelto a su antiguo nombre. Una vez entré, hace la pila de años, y estaba muy bien, la verdad.

¿Pasteles a dos por uno? ¡Cachis en la mar! ¿Y me lo dices ahora, que estoy a régimen...? ¡Mal hombre!No, nunca me he enterado yo de eso.. ¡Con lo que me gusta a mí un dulcecito, por Dios! ¿No te estarás refiriendo a la pastelería de Conchita..? Es que ahora mismo es la única que me suena por allí que sea antigua y que hayas conocido tú.. Porque las de Don Pan son de hace relativamente poco.

Hay que ver qué chico es el mundo... El Tony está al ladito de casa, y ya no, que hay que cuidar los colesteroles y esas cosas, pero antes..jolín, menudo negocio tenía conmigo tu amigo..je..Y con mi hjo, ni te cuento, que es hamburguesa-adicto..je..

Así que tú eres de los que mira de culo pa arriba... Hummm... Me parece que me acuerdo de ti.. Un chavalote que se te quedaba mirando en esa dirección, moreno, de pelo rizao, con gafitas y mu poca vergüenza...;-) Jajajajaja... Es broma, pobrecito mío...

Oye, ¿a que vas a conocer también a la prima de Malena? Je.. ¿Tú te has enterao de lo que le he dicho a mi gemelita? A ver si vas haciendo hueco para este veranito, hombre.. Ya sería un lujazo que pudiésemos coincidir unos cuantos por allí...

Un besote enoooooooooorme, paisanito mío. Y gracias por el chiste... Me hacía falta reírme a carcajadas, hijo, porque tenía ya un nudito en la garganta que pa qué... Y el chiste es genial.

manuel-tuccitano dijo...

a mi me encandiló y me quedé...vine para uno o dos años y mira casi 18 llevo por aqui...en Sanlucar...un abrazo

Calle Quimera dijo...

¡Cachis en la mar! Otro gadita de adopción... Es que Cádiz es mucho Cádiz, Manuel-Tuccitano.Y encima en Sanlúcar, al lado de las gambitas mejores del mundo..Anda que no has sabido tú na..je..

Un abrazo muy fuerte, niño, y lo dicho, a ver si este verano nos vemos en estas tierras unos cuantos.

yraya dijo...

Por un momento he hecho el viaje contigo, que gozada, disfruta de tu merecido descanso.

Un besote

SCD dijo...

¡¡¡DIANTRES!!!... ahora por tu culpa, tengo que agregar a Cadiz en la lista de lugares por conocer, ya está quedando muuuuy larga, creo que necesitaré de otra vida para completarla :-|
Saludos!!!

P.D.: Que descanses ;-)

Raùl Junquera dijo...

AVALÒÒÒN!!!!, La pasteleria no me acuerdo si se llamaba con chita o con tarzàn, pero es la que està en el grupo los Defines, màs cerca al estadio carranza por la parte de la avenida justo enfrente de la antigua fàbica de cervezas.

Heladeria Mira, pos mira que me he comìo yo helaos allì!!!!, al lao està o estaba el bar las vigas, pero tu no preguntes por mi allì, oistes??.

OTRO CHISTE:

Ayer me parò la guadia civil y me dijo que no podìa conducir y le contestè. "¿Còmo que no puedo conducir?, no pretenderas que vaya a mi casa andando en el estado en el que estoy; no me tengo en pie.

Bishilla, te dejo que me voy a comè una hamburguesa en el burguer Tonys, te invito, te espero....

Calle Quimera dijo...

Eres un encanto, Yraya. Gracias por esas palabras...

Se disfruta de todo lo que se puede, hija, que al fin y al cabo es lo único que se va a llevar una pal otro barrio cuando llegue el momento.

Un besote gordo.

Calle Quimera dijo...

Que no, SCD, que España es chiquitilla, con media vida tienes bastante. Y tú eres muy joven. Te da tiempo a ver toda la lista que tienes de lugares. No dejes Cádiz, es delo más bonito que hay en este país.

Un besazo. Y sí, descanso, descanso.. ;-)

Calle Quimera dijo...

¡¡Raúúúúúúl..!! Tiene que ser Con chita, Tarzán estaba con los elefantes..jajajaa.. Sí, es la única que hay en ese sitio. Jolines, ya nome acordaba yo de la fábrica de cerveza... San MIguel era, no se me olvida. ¡Vaya el olorcito que soltaba por las mañanas! Era tremendo...

Uy, en la heladería Mira tengo yo abono de primera fila, tendido de sombra..je.. Que por cierto, no veas lo que ha prosperado el buen señor.. No, ya no hay ningún bar las Vigas, si te refieres al que está al lado de Mira por la parte que da a calle Nereidas, ahora es un tailandés. Si hablas del que está junto a la heladería por la parte del Paseo ..pos ahora no me acuerdo de cómo se llama, pero las Vigas no, desde luego. Ay Dios, ¿qué habrás hecho tú por allí..? Jejejeje.. Eso me lo tienes que contar, así que si es mu heavy marchando al correo y suelta, suelta.. ;-)

Guárdame sitio en el Tony, bishillo, y encárgame una doble con tos su avíos, que como es virtual me voy a dar el gustazo de saltarme el régimen..je..

Quillo, no puedo contigo, no puedooooooooooooooo... El chiste es pa matarse de risa. Es que me estoy imaginando la escena y..jajajajajaja.. Me ha venido divino, porque de verdad que estoy emocionaílla. Ya ves, Manuel Tuccitano, otro de la tierra... Ainsss...

Un besazo, cielote.

Raùl Junquera dijo...

AVALÒÒÒÒN!!!, La cerveza no era SAN MIGUEL era CRUZBLANCA, el bar las vigas era el que està por la parte del paseo, seguro que està precintao, jaja.

OTRO CHISTE:

Yo en un bar: "¡¡Camarero!! ¿Tiene ancas de rana?". "Si señor", me responde el camarero... "Pues, haga el favor, dè un salto y tràigame una cervecita bien frìa.

HASTA MAÑANA GUAPETONA!!!

raizen dijo...

Yo iba a tu lado en ese paseo escuchando las metáforas tan hermosas que has utilizado en la narración :)
Gracias por el paseo, la música fabulosa, la fotografía del atardecer espectacular!!! Me gustó para hacer un post :)
Besos

domino dijo...

q te puedo decir'? yo viaje contigo en este relato..jaja creo q no te diste cuenta y llevabas un polizon encima..bueno me sorprendio leer q tienes debilidad x los girasoles..pues yo tambien, jaja mis novios nunca me han regalado rosas..ya q saben q lo unico q me gusta es un buen ramo de ellos..
por lo menos alguien en este blog pudo disfrutar de un buen descanso..no?? a mi tambien me hace falta seguido hacer algo asi..
me encantan estos relatos personales..asi q gracias por compartirlos..
abrazos!

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Avalon... que envidia (pero no de la mala :)) Irse de unas mini-vacaciones asi. Ademas el mar es lo que mas extranio, la playa mas cercana la tengo a unas 25 horas en coche...Imagina!!! Ademas dicen que Cadiz se parece mucho a La Habana...bela ciudad que tanto extranio.
Pero me alegro por ti, disfruta ese mar, por ti y por los que no lo tenemos...
saludos,

Manuel Rubiales dijo...

Lena, que si, que la Habana y Cádiz son dos perlas gemelas. Nada más que tienes que oir las habaneras de Cádiz, cantadas por Carlos Cano. (a ver si la pinchas por aquí Calle). Yo viví muy poco tiempo en los Delfines, apenas unos meses mientras estuve destinado en el TEAR, de San Fernando. Mi infancia y mi primera juventud la viví en el Mentidero, en la calle Enrique de las Marinas, la Alameda, el Parque Genovés, La plaza San Antonio, La plaza Mina, y en la Viña, donde nació mi madre, en un patio de vecinos justo al laíto de casa Ramón y a un salto de La Caleta. Y fíjate tú, ahora vivo tierra adentro, en un pueblo rodeado de girasoles, tractores y fincas de ganadería, donde nada más que escucho chicharras en vez de gaviotas, donde huele a abono en vez de a mar y donde cada vez que le digo a alguien "picha" se cree que es un insulto. Si le digo a una piva "chocho" igual hasta me cruza la cara o me denuncia. Eso si, tengo el despacho del Ayuntamiento en el que trabajo que parece una sucursal de Puerta Tierra, fotos de Cái por todas partes, un poster del Carranza con Mágico haciendo una diablura, un botecito de cristal con agua y arena de la Caleta. Como soy encargado de personal he vestido a toda la plantilla municipal de amarillo y azul, con dos cohone, y lo mejor de todo es que sólo yo sé porque llevan ese uniforme de trabajo. Hace tres años el alcalde me encargó que diseñara la cartelería municipal, ¿y sabeis de que color son las placas municipales de Trigueros...? Pues si, también amarillas y azules. Para colmo tengo a medio ayuntamiento todo el año escuchando carnavales, alguno ya incluso se ha aficionado. Si, lo sé, soy un jartible sin remedio, pero no lo puedo evitar. Me gusta cuando llega el verano pasearme por el pueblo con mi bañador, mis chanclas cangrejeras y mi camiseta del Cádi. No tengo remedio.
Un beso.

Calle Quimera dijo...

¡¡Raúúúúúúúl!! Cachis en la mar, que estoy ya con el Alzheimer encima... Yo hubiera jurao que era San Miguel la fábrica de cerveza que nos atufaba por la mañana tempranito...Pero sí tú dices que era Cruzblanca, seguro que era así.

Ay, Dios, ¿qué harías tú en la Vigas? No, ya no existe; no consigo acordarme del nombre del que hay ahora, pero ese no es. Ya me contarás, bandido..je..

Me chiflan tus chistes condenao... Habrá que oírte contándolos, debe de ser una feria.. :-) Por cierto, ¿cómo es tu acento? ¿Se te pegó algo de Venezuela, algo de Fuerteventura, o mantienes el gaditano?

Un abrazo de oso, rey.

Calle Quimera dijo...

Me alegra en el alma haberte proporcionado unos minutos agradables, Raizen. La foto es de una playa gaditana. ¿Verdad que es preciosa? Cógela, seguro que el post que hagas inspirándote en ella va a ser una gozada.

Un besazo. Ah, la canción que suena es un tema de un grupo de música celta llamado Lùnasa, concretamente "Scully".

Calle Quimera dijo...

Madre mía, Lena, a 25 horas la playa más próxima... Yo no podría vivir tan lejos del mar; a pesar de que la ciudad en que vivo es de secano, tengo la inmensa suerte de tener a solo una horita y poco más Cádiz, y de poderme escapar cada vez que hay un huequito a mi ciudad de adopción. Ya lo creo que se parece a la Habana; nunca he estado en Cuba pero por fotos y documentales que he visto son muy parecidas.

Besos, y disfruta tú de tu estancia en Chile.

Calle Quimera dijo...

Ya mismo estamos pinchando Habaneras, Manuel, na más que pa ti... :-)


¿El TEAR no será el Campamento de Camposoto..? Es que allí hizo la mili mi marido..je..Bueno, el campamento; el resto del caqui se lo tiró en Ceuta, ciudad que no conocía y que durante el casi año que estuvo él allí me pateé en unas cuantas ocasiones.

Manuel, aunque huela a estiércol en vez de a salitre, aunque canten las chicharras en vez chillar las gaviotas, aunque haya girasoles en vez de pinos y fincas en vez de mar a tu alrededor, sigues viviendo en Cádiz, porque Cádiz está enraizado en tu corazón. Nunca podrás vivir fuera de tu corazón, nunca podrás vivir fuera de Cádiz. Aunque estuvieras en el Polo Norte.

Un abrazo enorme y mu sentío...

¡¡Raúl!! Otro chiste pal Manué, po favó. Y a ser posible, que sea uno en que suba a 1ª el Cádiz, pero sin choteíto.

Malena dijo...

RAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUULLLLLLLLL, que mi prima los 35 no los vuelve a cumplir, o sea que no doy más pistas. Je, je, je.Un besazo.

GEMELITAAAAAA, yo propondría irnos todos a San Lucar al bar Balbino Que es de lo mejorcito sin desmerecer a nadie. Luego enfrente nostomamos en la pasteleria un merengue grande, grande.

Por cierto, mi otra familia vive en la Avenida de Andalucía.Y lo que he leído por ahí de que er Cadiz va a subir a primera... es cachondeillo, ¿verdad?

Besos a todos los gaditas y simpatizantes.

nadaq dijo...

...ayyy avalon...qué relato más agradable y tranquilito ...sentí hasta ese calorcito del que voy tan necesitadaaaa...

Muy lindo niña ...si es que cuando se es buena gente sale hasta por las letras.

Un besazo.

El antifaz dijo...

Siempre he pensado que al cruzar el puente has llegado a otro continente. Cádiz es la primera ciudad de América latina y la última de Andalucía. Canta el Chano y Carlos Cano. Habaneras y congas santiagueras.
No hay otra ciudad que se haya conservado a base de poesía.

Por cierto, tú ya eres luna, aire y espuma. Tú ya eres poesía.
Besos.

Abril Lech dijo...

Cada vez que alguien habla de Cádiz siento que Caí es una tierra que me llama. Y al leer tu descripción el deseo y la creencia de poder estar allí en algún momento de mi vida creció. Excelente tu relato, gracias!

Calle Quimera dijo...

Malena, por mí se acepta la moción. Tapitas y pasteleo..¡¡Ufff!! Nada, eso ya mismo se está organizando. ;-)

Pues lo del Cádiz... no, no era cachondeíllo; solo le pedía a Raúl un chiste para animar a Manolo, a ser posible en el que el Cádiz subiera a 1ª, pero sin guasita con el equipo.

Besotes, princesa.

Calle Quimera dijo...

Cómo te entiendo después de leer tu post, Nada, bonita.. Te mando un rayo de sol sureño, el más bonito. Lo he escogido para ti. :-)

Gracias por ese piropo, es de lo más bonito que me han dicho en mucho tiempo.

Un besazo, solete.

Calle Quimera dijo...

¿Qué te contesto, Antifaz? Cualquier palabra rompería la magia en que has envuelto a Cádiz..y a mí. Es mejor escuchar las tuyas con música de fondo de habaneras y congas santiagueras a la luz de la luna, mientras el mar se espuma en la orilla.


Un beso. Y gracias...

Calle Quimera dijo...

Una tierra tiene voz, Abril, y nos llama con ella. Seguro que algún día lo hará tan fuerte que no podrás resistirte a ella. Y cuando estés ahí, sabrás por qué te llamó.

Un beso, y gracias por tu visita. Bienvenida a esta calle siempre que te apetezca.

Paco dijo...

Acabo de llegar de Valladolid por cuestiones que no vienen a cuento y, después del frío que he pasado, al leer tu panorámica poética, me han entrado ganas de repente de acercarme mañana a la playa, a Punta Umbría o de coger el coche e irme a Cádiz. En fin.
MAGNÍFICO, AVALÓN

Ana R dijo...

Tras viajar a tu lado me quedo con el final.Y añado.---Y acostarme en el horizonte...

Un abrazo

salvochea dijo...

Haciendas de verde mar
un puente plantado de cañas,
surcos sembrados de olas
árboles de ricos frutos
con sabor a caracolas.

Espuertas de camarones
regados con manzanilla,
algo del Puerto o Chiclana,
pescaito y chicharrones.

Para animarlo una guitarra
unos cuplets con salero,
donde le cantaran a usted
las verdades del barquero.

Pasar una noche en la playa
por debajo del cementerio
ocultos entre las barquillas,

palpando tu cuerpo celeste
tus besos que me saben niña
a agua salada de la orilla.

Tus atardeceres de fuego
verlos junto a Paco Alba,
mientras abajo danzan inquietas
al ritmo del Vals de las olas
las barcas de La Caleta .