lunes, 26 de febrero de 2007

BLUES


La mañana se presenta hoy tranquila; café en mano leo las noticias, mientras las notas de un tema de B.B. King flotan en el aire, envolviéndome como el humo de un cigarrillo.

Me dejo arropar por el denso aroma que emana de la taza, que se va trenzando despacito, sutilmente, con el de ese blues que no solo es tristeza, ecos de la pena más profunda del alma, sino igualmente perfume. Un buen perfume con notas de sensualidad, dulzura, suavidad, desgarro… y un excipiente único: el sentimiento. El blues acaricia, comprende, te envuelve con ternura en sus brazos, te besa, llora contigo y enjuga a la vez tus lágrimas, caldeando el alma...

Olvidada ya de las noticias, esas ventanas que me asoman al mundo exterior, cierro los ojos y me abandono en los brazos de la música, centrada solo en abrir mis propias puertas interiores… El piano desgrana sus notas como gotas de agua que humedecen labios resecos, la guitarra se lamenta, y pulsa cuerdas dormidas en tu interior, la armónica suspende los sentidos, pareciendo siempre próxima a quebrarse en su misma fragilidad... Un buen blues no solo es música, es alma, vida, esencia... Es humo en el corazón, un cigarrillo en el infierno, alcohol y cristales rotos, sillones de terciopelo, cortinas cansadas, una herida que sangra, música por llanto... Eso es blues.

CALLE QUIMERA

14 comentarios:

Mundo Paralelo dijo...

Que descripción, personamente me sente en ese comodísimo sillón de terciopelo viejo aspirando con el alma el sonido de tu post.
Saludos

Jabi.- dijo...

vuelcas tu amor al blues en bellas frases, lo escribiste mientras escuchabas alguno de tus temas, es lindo ir conociendo a la gente, besos.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Freddy. No hay mayor satisfacción para quien intenta transmitir que saber que ha logrado su objetivo.

Saludos.

Calle Quimera dijo...

Este post salió del blues, Jabi, entremezclado en sus notas. No es solo amor, es pasión por el blues...Es que esa melodía se mete en el alma, y saca sentimientos de ella.

Saludos.

juanmi dijo...

en primer lugar darte la enhorabuena por tus letras, el nombre de tu calle tiene nombre de blues, quimera, utopia, como ulises cuando embarca hacia ítaca...
tal vez ulises llevaba el ruido del mar como música de fondo, su cuaderno de ruta, tal vez tú, nosotros, aparquemos nuestros sentidos en la melodia del blues y olvidemos el mundo frio de las noticias que asoman con su cara terrible cada dia.

gracias por pasear en mi isla

1 beso
juanmi

Mundo Paralelo dijo...

Ahora que conozco mas de ti, entiendo el por que de tu equilibrado enfoque.

Calle Quimera dijo...

Gracias por tus palabras y por tu visita, Juanmi.

Seguro que Ulises llevaba música de fondo, todos los viajes a Ítaca la necesitan. Es la única manera de calmar a los Lestrigones y cíclopes que menciona Kavafis.

Tu isla es muy agradable de conocer y pasear, nos veremos por ella. Besos.

Calle Quimera dijo...

El paso del tiempo hace madurar, Freddy; la experiencia es la mejor maestra, y si estás con los oídos atentos aprendes mucho de ella. Acabas poniendo las cosas en su sitio, dándole valor a lo que realmente lo tiene. Y..temiéndole como a una vara verde a los carbohidratos y a la gravedad..jajaja.. Cuánto me gustó tu artículo de ayer. Hace un rato entré en tu blog y en vista de que no había nada nuevo lo volví a leer. No solo es divertido, sino tan certero...

Un saludo muy cordial.

Simkin dijo...

¡uhmmmmmm!, que bien huele por aquí, cafelito tras la cortina de humo y de fondo el rey. Si algo le falta a un blues son estas maravillosas palabras de entendimiento.

Con esa mente, yo crearia mi propio blues.

Me quedaré por aqui hasta que termine el tema.

Calle Quimera dijo...

Siéntate, Simkin, aquí siempre hay café para ti. Y buena música, y conversación.. Y todo lo que tú quieras.

El blues en realidad no necesita palabras, solo se siente.. Pero puestos a darle voz, a ti te sobra sentimiento para darle la más bella. ¿Te animas?

Saludos. Y un abrazo.

Miguel dijo...

Ese blue líquido y sucio, ese sonido sincopado y marciano. Ese cabaret y circo oscuro y disonante.

Suma de perdedores optimistas: camareros, borrachos, pasajeros de zona oscura; voz de penumbra que sigue sonando a humo, a barra de bar, al club de las ratas tristes y vasos repletos de soledad.

Genial Quimera, has pintado una escena de lujo.

Calle Quimera dijo...

Creo que entre los dos hemos completado la escena... Tú has pintado magistralmente el ambiente, y Quimera se ha perdido entre los entresijos de los sonidos que se elevan en el club de las ratas tristes entre el humo, la barra y los vasoso repletos de soledad.

Precioso tu comentario, Miguel. Un saludo.

Maria dijo...

Y te embruja y te embriaga, y te envuelve y te lanza, y te levanta, te eleva... y levitas porque el blues sabe a viento y se siente a hierba.

Quimera, durisssssima estuvo esta.

Besos con sal
La Negra

Calle Quimera dijo...

Solo puede expresarse así sobre el blues alguien que lo ama.Qué bonito lo has dicho, María...

Saludos.