lunes, 28 de enero de 2008

LOS "OTROS" GENIOS: EL SÍNDROME “SAVANT”


Leslie Lemke es una persona minusválida y ciega, pero al mismo tiempo es un virtuoso del piano, aunque nunca ha recibido clases. A los 14 años de edad fue capaz de tocar el Concierto Nº 1 de Tchaikovsky, después de haberlo oído unas pocas horas antes en la televisión. Es capaz de tocar de memoria miles de piezas para piano, e incluso improvisa las propias.


Richard Wawro es un artista de renombre mundial. Es autista y vive en Escocia. Sus pinturas están en museos y diversas colecciones. Según los expertos "pinta con la precisión de un mecánico, pero con la visión de un poeta". Sus habilidades las demostró desde los primeros años de vida.










Kim Peek, es autista y una enciclopedia ambulante. Ha memorizado más de 7.660 libros, puede decir de corrido todas las carreteras de cada ciudad, pueblo y condado de EE.UU., así como sus códigos telefónicos y postales, las emisoras de televisión, y las redes de teléfono de que disponen. Si uno le dice la fecha de su nacimiento, rápidamente calcula en qué día de la semana se produjo. Puede identificar cualquier pieza musical clásica, con la fecha en que se estrenó, la fecha de nacimiento y muerte del compositor. Sin embargo, no se puede valer por sí mismo y depende de sus padres para las más básicas necesidades diarias. En él se inspiró el director de la película "Rain Man", para el papel que interpretó el actor Dustin Hoffman.




Stephen Wiltshire, posee una increíble memoria fotográfica que le permite reproducir fielmente un monumento con sólo haberlo visto durante unos segundos o dibujar una ciudad habiéndola visto desde el aire sólo una vez.






















Alonso Clemonts sólo se podía comunicar a través de sus esculturas. Podía ver por segundos la imagen de un animal en la pantalla de la televisión y la modelaba en menos de 20 minutos, con sus proporciones perfectas y con los detalles de cada músculo y de cada pelo.

















Todas estas personas padecen el síndrome de Savant. Quienes lo sufren presentan retraso mental o autismo en diversos grados, pero poseen una sobresaliente habilidad en un área que les hace especiales. Estos individuos destacan por su capacidad de cálculo extraordinaria, su memoria fotográfica, pueden ser músicos virtuosos que reproducen fielmente una pieza musical con tan sólo escucharla una vez o pintores deslumbrantes que son capaces de reproducir un monumento con tan sólo verlo unos segundos. Es decir, rozan la genialidad en un área determinada, pero en sus capacidades sociales, cognitivas e intelectuales presentan un desarrollo que se considera deficiente. El Savant aparece en uno de cada 10 autistas y en uno de cada 2.000 individuos que tienen dañado el cerebro o padecen retraso mental.

Estas habilidades suelen ser congénitas, pero pueden aparecer de forma repentina en personas que padecen ciertas forma de demencia, y las últimas investigaciones al respecto llevan a pensar a los expertos en la posibilidad de que algunos aspectos de estas genialidades estén latentes o adormecidos en todos nosotros.

Las destrezas de los savant van vinculadas a una notable memoria profunda basada en la recitación habitual, pero con poca comprensión de los que están diciendo. Aunque comparten capacidades, incluida la memoria, el grado de habilidad de los savants varía mucho de unos a otros. Los “savants expertos en minucias” tienen cierta facilidad para la memorización de resultados deportivos o números de matrículas. Los “talentos” poseen dones musicales o artísticos muy superiores los que cabe esperar en personas con tales minusvalías. Y las destrezas de los “savants prodigiosos”, individuos muy fuera de lo común, destacarían aun cuando se diesen en alguien normal.

La clave parece estar en la neuroquímica cerebral; por lo visto estas personas producen un tipo de aminoácidos y otras sustancias en proporción distinta a la de los que nos consideramos normales. Las emiten en demasía en lo que atañe a esas capacidades artísticas, numéricas, etc, y en menor cantidad en lo relativo a habilidades cognitivas. El Savant es un sistema de compensación que no se produce en todas las personas que presentan deficiencias, pero que en algunas se traduce en habilidades muchas veces fuera del alcance de los genios "normales", y por supuesto de la gente de a pie. Desde ese punto de vista, son superdotados. Lo cierto es que si ajustamos a estos individuos a los parámetros de lo que entendemos por "normalidad" están por debajo de las líneas límites, puesto que no son capaces de desarrollar las mismas habilidades que la mayoría de nosotros. Pero desde luego, nos superan muy ampliamente en otras. Y es que la discapacidad está solo en los ojos de quien mira...

47 comentarios:

Raùl Junquera dijo...

Estimados QUIMERANOS... WOOP!!!

Me he quedado loko con lo que habeìs contado, relatado, dicho o lo que sea o como sea, què pasada!!! os suplico que si teneis màs informaciòn acerca de esto me la envieis...

BESOS GUAPETONA!!
CERO UNO ETINACARDIA!!

domino dijo...

hola amigos..aqui ando leyendolos despues de mucho tiempo ausente, espero q esten bien y la verdad q como siempre inetresante lo q se lee aqui..me gusto mucho ver las fotografias y nombres reales de estos seres, estaba informada de esta enfermedad..
voy a seguir chusmeando q han hecho todoo este tiempo, ponerme al dia..siempre es un placer buscarles y posar los ojos aqui..
abrazos pa los dos!

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Como siempre, confieso mi deleite al leeros, en esta ocasión por el interés que me habeis despertado.

Malena dijo...

Realmente interesante vuestro post. Jamás había oido hablar de este síndrome.Lo que sucede es que le doy como siempre vueltas a mi cabeza y pienso:¿Enfermos o genios?

Gracias por escribirlo.

Un montón de besos.

elviajeroalado dijo...

Ilustrativo Post. Una genialidad la ley de compensación.
Sigo con ustedes amigos.

Enmascarado dijo...

Totalmente de acuerdo...lo dice el proverbio..La cordura sólo es la locura de la mayoría.
"Normales" quiere decir "vulgares"? Pues depende desde el prisma que lo contemplemos. Quizá si ellos pudieran contestarnos nos dirían que los "deficientes" somos el resto que no podemos contemplar tan amplio numero de detalles, sinfonías...

Un aplauso por tan "genial" post

Calle Quimera dijo...

Chico, Raúl, ya veo que te ha gustado el post. Nos alegramos muchísimo de ello. Y na, a mandar... Si quieres más información, a tu dispo.

besotes, y salud.

Calle Quimera dijo...

Bienvenida de nuevo, Domino, es un placer reencontrarte, y también que el post haya sido de tu interés. Nos vemos.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Etinarcadia y yo pensamos que era un tema interesante, Manuel. Es un síndrome poco conocido que nos recuerda que las fronteras de la genialidad no están tan claramente delimitadas como parece a simple vista, y que si genio fue Mozart componiendo su primera sinfonía con 5 años, también lo es Leslie Lemke , capaz de memorizar en unas horas una sinfonía completa y reproducirla al piano, o incluso componer las propias. La discapacidad no le ha impedido ser un verdadero genio, como a tantos otros que han visto disminuidas sus capacidades. Y es buena la pregunta que surge ante casos como estos.. ¿dónde está el límite entre lo que llamamos "normalidad" y lo que no lo consideramos dentro de esos parámetros?

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Es difícil de deslindar, Malena, son enfermos, pero a la vez genios. El problema es que solemos etiquetarlo todo; es una forma metodológica de acceder al conocimiento y de transmitirlo, claro, pero a veces se nos vuelve en contra. Sobre todo cuando se trata de etiquetar a las personas en base a criterios que muchas veces ni siquiera tienen claros los límites entre una tipología y otra. El que alguien no se ajuste a los parámetros que establecemos para medir la "normalidad" no quiere decir que esa persona no tenga una cualidades y capacidades que, debidamente desarrolladas, pueden dar mucho de sí, incluso a veces superar las que tenemos los que nos ajustamos a esos parámetros. Creo que las personas que se mencionan en este post son una buena muestra. Ellos carecen de habilidades que nosotros tenemos, pero poseen otras de las que carecemos.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Nos alegra que te haya gustado el tema del post, Viajero. Así, es, una ley de compensación; a veces la naturaleza desequilibra la balanza por un lado para equilibrarla por otro... Un poco de justicia nunca viene mal.

besos, salud y gracias por seguirnos.

Raùl Junquera dijo...

Gracias a lo que me mandastes he conseguido ver màs videos, alucinantes!!....

Calle Quimera dijo...

Buena definición de la cordura, Enmascarado...

Este síndrome no es muy conocido, pero nos muestra otra cara de la realidad, nos recuerda que no por ser diferentes este tipo de personas tienen menos habilidades que los llamados "normales", que el concepto de "capacidad" puede ser revisable. Y ya lo creo que sería para pensar lo que ellos pudieran decir de nosotros..je... Yo tengo las manos excomulgadas para simplemente tocar la guitarra, no la toco, la rasco.. Y mi compi dudo que hiciera dos garabatos con un lápiz... Habría que ver lo que tendrían ellos que decir de eso.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Raúl, me alegro muchísimo. Es un tema apasionante, o al menos a nosotros nos lo pareció. Acercarse a otras realidades nos ayuda a todos a ampliar horizontes.

Besotes, rey.

Raùl Junquera dijo...

No te quepa la menor duda de que es un tema apasionante ademàs de que era desconocido para mì, hasta voy a ver la pelicula esa Rain man, ¡es asì?.. Pos eso que la voy a bajar de internet, ya no es delito que pa eso nos cobran el canon...

Calle Quimera dijo...

Sí, Raúl, es así. te pongo aquí un resumen del argumento de la peli:

Charles (Tom Cruise) es un joven despreocupado que se dedica a vivir bien. En su día su padre lo había echado de su casa y desde entonces lleva una vida independiente. Un día, sin embargo, recibe la noticia de que su padre ha muerto y que le ha dejado algo de lo que debe ocuparse. Charles acude para ver de lo que se trata y se lleva la sorpresa de que tiene un hermano mayor que es autista (Dustin Hoffman), lo que su padre le había ocultado y que le ha dejado toda la herencia salvo el Buick descapotable. Charles intenta entonces conseguir la herencia que su padre le ha denegado.

Es un peassso película, y la interpretación de Dustin Hoffman es insuperable. estuvo antes del rodaje con personas que padecen esta enfermedad para documentarse lo más posible y hacer el papel con el máximo realismo.

Pues chico, yo creo que ya no puede ser pecado bajarse cosas de la mulita, total, ya pagamos el canon. Y si aun así sigue siendo pecado, te confiesas, rezas un padre nuestro y 3 avemarías y ya no vas al infierno. Digo yo...

besotes. Seguro que te gusta la peli, es buenísima.

Raùl Junquera dijo...

NOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!

Suprime el comentario, no quiero sabè de què và, no me la cuentes joder!!!!!!, bueno ya no suprimas nà, ya lo leì, no me aguantè, joder AVALÒN tiene la lengua màs larga que las vacas...

Calle Quimera dijo...

jajajajaja..!! Me tronchooooooooo!! Jajajaja. No puedo, no puedo contigo... Ay qué risa, por Dios.. Pero si na más que te he contao de qué va. Anda que no te queda película ni na por delante...

hala, MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUchos besos. jajajaja..

Jassy dijo...

buaaaaaaaaaa he hecho de todo para saber por que no pueden entrar en mi blog facilmente como todo el mundo y no encuentro respuestas snif snif
Me quedo con la ultima frase de este post:
Y es que la discapacidad está solo en los ojos de quien mira...
Beso

raizen dijo...

Excelente post, que manera tienes de enfocar temas como éste. Yo ví la película Rain Man y es preciosa. Gracias por toda esa información :)

Un abrazo con cariño

neurotransmisores dijo...

Son sencillamente genios.

Hot Woman dijo...

Muy interesante, la verdad ellos son los genios y nosotros los "normales" somos los que tenemos limitaciones; porque las habilidades que ellos desarrollan son impresionantes.

María Narro dijo...

obviamente después de leer algo así he de deciros algo...

A sus pieses.

Gracias.

Nochestrellada dijo...

Como tantas otras cosas,tampoco conocía de este síndrome...
quién se siente capaz de describir, mucho menos delimitar la normalidad?
Es normal la ignorancia?
la violencia?
la intolerancia?
Al menosyo, no quiero saber de "normalidades"...
mucho menos de etiquetas...

Mis saludos

El perro andaluz dijo...

La mente humana es la más grande creación de todo cuanto existe. De ella salen las más hermosas obras y los planes más abyectos. Gracias a la mente puede existir Dios, el alma y los tonos en rojo.
El día que podamos entenderla del todo, habremos muerto para siempre, aún estando vivos.
Muy buen post queridos.
Los abrazo con mi mente.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Recuerdo que habia visto un documental sobre los Savant en la epoca que salio la pelicula Rain man (en eso del 1988 no?...como pasa el tiempo!!!! bueno, no cambiare de tema :)) Recuerdo que hablaban de alguien que dibujaba edificios, no creo que sea el mismo Stephen Wiltshire, pero me habia impresionado enormemente.
EN este mundo hay de todo, que es el ser normal? Quien lo decide? Porque para ser sincera, esto de ser bloggero es un tema que para muchos tampoco es muy normal !!!!! :)
saludos!

SCD dijo...

Pues entonces a sus ojos los discapacitados somos los "normales" y me temo que van a tener razon.

Muy interesante... ;-)

Saludos!!!

El antifaz dijo...

Ser discapacitado es una condición, una alteración de las cualidades comunes. Ser capaz no sólo es atreverse a algo o poder hacer algo, sino abrir la mente (aunque sea segregando sustancias químicas) y apreciar el mundo de una forma distinta. El cerebro es un universo de galaxias lejanas y misteriosas.
De estas cosas extraordinarias vivimos asombrados la gente ordinaria (no malintepretar la última palabra).
¿Quién es el discapacitado ahora? Si convertimos su condición en una etiqueta la tortilla se puede dar la vuelta y la cara de tontos se nos pega a los ojos (menos mal que llevo antifaz).
Muy bueno el post.
Besos.

manuel-tuccitano dijo...

Soy de los que pienso eso de "todos somos iguales pero a la vez diferentes". Si dentro de las neuronas d la sensibilidad de nusros gobernanates existiese una mínimo ápice de sensibilidad de tolerancia y de atención a la diversidad....muchos de estos problemas se podrían si no solucionar...al menos paliar....saludos

Kim Basinger dijo...

Me ha encantado tu post, no solo porque nos cuentas algo que yo al menos, no sabia, sino porque también nos hace pensar, en otro tipo de personas que no conocemos y que poseen una mente brillante que no usan su talento para destruir sino par construir cosas preciosas.

Calle Quimera dijo...

El problema no es entrar en tu blog, Jassy, sino en los comentarios. Creo que es la florecita que hay en lugar de flecha de ratón, que la mayoría de las veces no permite abrir la ventanita de comentarios. Igual es mi sistema operativo, ni idea, porque de informática no tengo ni idea, y mi compi ya ni te cuento..je..

Besos, guapa, y salud.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Raizen. Nos pareció un tema muy interesante por lo poco conocido, y una manera de recordar que la discapacidad es sencillamente otra forma de normalidad.

besos y salud.

Calle Quimera dijo...

Eso creemos nosotros, Neurotransmisores, que son genios. Genios distintos a lo que entendemos por "normalidad", pero genios al fin y al cabo.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Lo cierto es que la genialidad de estas personas sobrepasa todos los límites, Hot woman, que yo sepa ningún pintor, escultor o músico, por buenos que sean, han logrado nunca llegar a extremos como los de estas personas.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Jajaja.... Un besazo, María, y salud.

Calle Quimera dijo...

Llevas toda la razón, Nochestrellada. Desgraciadamente la ignorancia, la intransigencia, la violencia, se han constituido en la norma. Habría mucho que
hablar sobre "normalidades" y etiquetas, y cambiar muchos conceptos.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Allan, decía Bécquer en uno de sus poemas que mientras haya un misterio que resista a la mente del hombre habrá poesía. Y era cierto... El día que podamos entender todo habremos matado la poesía, que es lo mismo que morir aun estando vivos.

Besotes y salud, querido amigo.

Calle Quimera dijo...

No me extraña que al hilo de la fama que obtuvo "Rain man" emitieran documentales de este tipo, Lena. Al fin y al cabo, el personaje principal de la película esaba basado en una persona que presenta este síndrome.

Los parámetros para medir la normalidad se quedan cortos ante muchos casos particulares, como este, que es difícil encajar en esos parámetros. Por suerte... Etiquetar seres humanos no creo que sea buena medida..

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Sí que sería interesante saber lo que opinan ellos de nosotros, SCD... :-) Seguramente no saldríamos muy bien parados en muchas ocasiones.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Ser discapacitado es una condición, una alteración de las cualidades comunes, Antifaz, cierto, que muchas veces se ve compensada potenciando otras que desde luego a las personas ordinarias (digo lo mismo: en el buen sentido.. ;-)) nos dejan perplejos, y a la vista queda en este post.

Mejor ni pensar siquiera en etiquetar, porque a la vista de lo que son capaces de hacer terminaremos todos como tú: con el antifaz puesto..je..

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Así es, Manuel-T., todos somos iguales pero a la vez diferentes, y eso radica la riqueza del ser humano. Pero esperar que los gobernantes demuestren esa tolerancia y sensibilidad ante la diversidad de la que hablas..eso sí que es una quimera... Medidas populistas todas las que quieras, pero encaminadas verdaderamente a eliminar esas diferencias, pocas.

besos, y salud.

Victoria a la Paz dijo...

En realidad toda persona es a la vez ambos términos: discapacitados para unas aptitudes y capacitado para otras. De ahí que prefiero siempre denominar estos conceptos seguidos del nombre de la capacidad. Y cierto es que el cerebro puede llevar a uno como a otro a los extremos, entonces se dan estos u otros síndromes.

Un besazo enorme.

Calle Quimera dijo...

No es un tema muy conocido, Kim... Las cotas de talento que puede alcanzar la mente humana son increíbles, una de las cosas que me llamó la atención cunaod recopilábamos información para este post fue saber que los científicos piensan que quizás estas capacidades las tengamos todos, al menos en potencia, aunque soterradas por las capacidades que llamamos "normales". Y más vale así, porque a saber en qué podrían emplear muchos todo este potencial...


Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Es verdad, Victoria, sin necesidad de llegar a extremos como los de estas personas Savant, todos tenemos aptitudes para unas cosas y carecemos totalmente de otras. Todos tenemos capacidades y discapacidades. Habría que verme a mí intentando reproducir de memoria con un lápiz sobre un papel lo que he visto solo durante unos minutos...je... Todo es muy relativo, y en estos temas más aún.

besos bien grandes, y salud.

Goathemala dijo...

Extraños los vericuetos de la mente. No es del mismo tipo a los ejemplos que expones pero mi hermana fue voluntaria en un sanatorio psquico, el de Ciempozuelos, y realmente alucinó con la capacidad artísticas de un par de "dementes".

Saludos.

Sluagh dijo...

Fascinante el artículo. Es increíble la genialidad que puede alcanzar la mente humana incluso sin ningún tipo de maestro o adiestramiento. En verdad la mente humana es algo complejo y asombroso, capaz de alcanzar diferentes extremos. Quizá la clave está en la diferencia: muchas veces se dice que la genialidad y la locura están cerca, quizá simplemente estén alejadas de aquello que llaman normalidad.

Un placer leer entradas tan interesantes, aunque sea con retraso. Saludos

Calle Quimera dijo...

La mente tiene tantos senderos que aún nos son desconocidos, Sluagh.. No sabemos aún lo que seríamos capaces de hacer si pudiéramos usar todo su potencial, y casi que mejor así...

Sí, genialidad y locura está cerca, fíjate en Van Gogh, por ejemplo... Los lakotas de EEUU y los árabes coincidían en algo: tomar por santos a los locos. ¿Por qué sería..?

besos, siempre es un placer leerte, Sluagh.