domingo, 9 de diciembre de 2007

HORIZONTE ELÉCTRICO

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Golpe a golpe, verso a verso...

Antonio Machado



HORIZONTE ELÉCTRICO

Ya lo ves
lo he vuelto a hacer,
me he puesto en marcha,
he dicho: "Nunca pienso volver".


Me despedí
con un vistazo más,
no añoraré
lo que he dejado atrás.


Ya desgasté
esta ciudad,
mis pies me piden
nuevas calles que andar.

A este lugar
no me agarré, y
mejor me irá
en donde valga mi ley


Tendré que moverme más rápido,
el horizonte brilla eléctrico.
Y seguir...
El futuro está allí.

La humedad
y el neón
transforman viejos
fantasmas en sólidos.

Mi corazón
no aguanta más sietes,
mejor me voy,
no sea que empiece.

Historias de incierto final
antes ya me fui,
no me ha ido mal.

Tendré que moverme más rápido,
el horizonte brilla eléctrico.
Y seguir...
Mi futuro está allí.

Escribiré
o tal vez no,
no sé lo que hay,
no sé si es mejor.

Asfalto y luz,
ruedas y bares,
si nada me detiene
no esperes que pare.

Sube la música más,
¿o quieres oír
las culpas que arrastras...?

Tendré que moverme más rápido,
el horizonte brilla eléctrico.
Y seguir...
El futuro está allí.

DELTONOS


No, no hay caminos, cada uno abre el suyo paso a paso, golpe a golpe. Y casi nunca es fácil. Menos aún cuando tras larga andadura adviertes que no era ese que llevas recorrido el camino que pretendías trazar cuando lo iniciaste. Y un día te detienes, confuso, mirando a tu alrededor y percatándote de que los paisajes que contemplas no eran los que habías previsto. ¿Y ahora qué? Miras al frente y solo ves horizontes desdibujados, inciertos, densas brumas que todo lo oscurecen, hojarasca bajo tus pies que cubren el sendero, ocultándolo y llenándote de perplejidad porque ahora no sabes por dónde han de pisar tus plantas. Desasosiego, aturdimiento, desconcierto...

Escucha al poeta... "no hay camino, se hace camino al andar". Quizás nunca te diste cuenta, porque el sol te deslumbró y dibujó espejismos ante ti, pero no existen veredas hechas, ni trazados en línea recta. Por delante solo hay terreno que desbrozar y allanar pisada a pisada, a veces dando rodeos por donde no pensábamos pasar. Siempre es así.

Y cuando lo descubres de nada sirve quedarse sentado en una piedra del camino presa de la indecisión. El camino andado quedó atrás. Erróneo o correcto, pero quedó atrás, lo bueno y lo malo. Ante ti se extiende un horizonte que brilla eléctrico si sabes verlo, y debes ir en su busca, ponerte en marcha y andar. No hace falta subir el volumen de la música para no oír las culpas, estas quedaron en el trecho recorrido que ya no se ha de volver a pisar. Ante ti se despliega ahora un terreno virgen en el que tus plantas hollarán paso a paso una senda siempre nueva que tú decides cómo caminar: si con paso firme a pesar de las dificultades del camino o arrastrando los pies.

Caminante, ¿cómo quieres trazar esa senda...? Si admites una sugerencia, hazle caso al poeta: hazlo verso a verso.



41 comentarios:

Raùl Junquera dijo...

Bueno, entonces mejor nos vamos pa ESCOCIA otra vez...

Saludos!!!!

Calle Quimera dijo...

Jajajajaja.. Eso sí que ha estado bien, Raúl... Ya me gustaría a mí dirigir los pasos hacia Escocia, ya. Pero en verano, que ahora debe de hacer un frío horroroso... ;-)

Besazo, rey.

Ashbless dijo...

Me gusta el tema. Y también la aclaración final.

Me dijo una mujer hace poco que estoy algo obsesionado con los caminos. Puede que sí, puede que no. Pero eso es la vida. Un camino, unos estudios de postgrado larguísimos, una novela río.

Y como decía Lao Tse y publicitaba Renfe, Un camino de mil leguas comienza con un solo paso. Así que verso a verso, a vivir.

Un abrazo

Jassy dijo...

Tu futuro esta donde tu quieres que este y al pasito se consigue llegar donde tu quieras, podemos hacerlo, somos ciudadanos del mundo y esta ahi, esperando que lo recorramos
beso! Buena semana

raizen dijo...

Yo creo que lo más importante es como recorremos el camino, con qué actitud... Siempre habrá piedritas, cruces, desvíos, paradas, abismos, ríos que cruzar... Sólo basta estar atentos.

Un abrazo con cariño

violetta dijo...

querido mío;

Gracias por los comentarios que has dejado en mi blog.

Definitivamente se relacionan con el posteo tan hermoso que has publicado el día de hoy.

Sabes que hoy Escocia te pertenece, verdad?

Besos de un alma libre.

violetta dijo...

...y si algun día los pasos de ustedes dos los encaminan a este meridiano, tienen YA quien los reciba, los atienda y les OBSEQUIE en un estuche de madera policromada este rincón del universo llamado México.

SCD dijo...

Pues me conformo con conocer el camino hacia Calle Quimera :-) y ya dentro de ella, me dirijo hacia la Taberna del Irlandés y asunto resuelto ;-)
Muy bonito el post amigos, como siempre lo han clavado.
Saludos!!!

Malena dijo...

Una vez al preguntar que camino sería el correcto, me contestaron tus casi mismas palabras. No hay ningún camino. El camino lo vas haciendo tú y si te equivocas, tienes el poder de rectificar, pero sin sentimiento de culpabilidad, porque lo has hecho sin tener delante ningún horizonte real, y así es fácil equivocarse.

Y pienso yo que, el camino que hayamos hecho paso a paso nos tiene que llegar de orgullo porque lo hemos labrado con nuestro esfuerzo.

Mejor no lo pudo explicar mi querido y admirado Antonio Machado.

Montones de besos para los dos.

María Narro dijo...

qué caminantes estamos hoy ;)

el camino lo trazas tú, es de cobardes caminar por una senda ya marcada -¡y los hay!-.

verso a verso, golpe a golpe... y sabiéndote levantar cuando te tiran al suelo.

Un abrazo grande, muy grande.

manuel-tuccitano dijo...

Cuando uno rompe a caminar por los caminos de la vida, siempre es buena una sugernecia que te de equilibrio...luego eres tu quién traza ese camino...equivocado o no...pero es tu camino:

"Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar."

De los errores se aprende...yo me equivoco y no dejo de aprender día a día.

Besos Avalon y Etinacardia

Sluagh dijo...

Bonita reflexión, y muy cierta.
Nuestro camino es algo que sólo podemos recorrer nosotros, no importa que nos guíen, nos acompañen o nos hayan trazado la ruta de antemano. El camino siempre lo recorremos nosotros, por nuestro propio pie, y la ruta, ya sea por iniciativa o por defecto, es la que decidamos tomar.
Pero la mayor gloria del camino, aunque pueda asustar un poco, es que el camino recorrido ayer no volveremos a andarlo y la senda por delante está siempre por trazar. Así las cosas del pasado no pueden alcanzarnos, pues quedan inevitablemnte atrás, y el mañana siempre os ofrece la posibilidd de un nuevo camino.

Saludos.

El perro andaluz dijo...

Mueve un pìe y el otro lo sige, dice una canción. Crea un motivo y otro lo seguirá. Siempre hay que caminar; y en la medida de lo posible, también avanzar.
Besos y abrazos.

Manuel Rubiales dijo...

Creo que fue Greta Garbo quien dijos que "el camino más corto entre dos puntos es la linea recta, pero no siempre es el camino más divertido"...Tal vez por eso yo prefiero los senderos.
Vino y besos.

Trini dijo...

En ocasiones, antes, hace un tiempo, había días en que pensaba que me había equivocado de paisaje. Que había tomado un camino para el que no estaba predestinada. Que ese sendero en que gastaba mis zapatos no era el mío...

Ahora no lo pienso tanto, no sé si porque camino más despacio y gozo más del paisaje que voy marcando con mis huellas. O porque la edad estabiliza hasta los pensamientos...

Besos
http://poemasdeshanna.blogia.com

Paco dijo...

¿Y si no sabemos en qué dirección caminar? ¿Y si caminamos en circulo en torno nuestro y las pisadas que encontramos no son más que las que nosotros hollamos tiempo ha? Bien.... en todo caso, caminemos, el hacia dónde, es una cuestión de profecía y éstas no están al alcance de los humanos.
SALUDOS

txanba dijo...

dos palabras se me vienen a la cabeza después de leer; denso e intenso.

un abrazo.

Calle Quimera dijo...

Nunca es bueno obsesionarse con nada, Ashbless, ni siquiera con los caminos a pesar de lo importante que es intentar asegurarse en lo posible de que el que hemos elegido es el correcto. Nos hemos de pasar la vida caminando, así que mejor hacerlo a buen paso y disfrutando del paisaje. Si vemos que nos hemos equivocado de sendero, siempre hay posibilidad de ir por uno alternativo.

besos.

Calle Quimera dijo...

Claro que sí, Jassy. Por lo general echando mano de toda nuestra energía y de nuestro tesón podemos ser los arquitectos y diseñadores de interiores de nuestro propio destino. Los caminos se escriben despacito y con buena letra..

Besos.

Calle Quimera dijo...

Tiene que haber obstáculos siempre en el camino, Raizen, es inevitable. Lo importante es tener claro que de una u otra manera se pueden superar si no tiramos la toalla, si no nos dejamos vencer por las adversidades. El que no confía en vencer, ya está vencido.

Besos.

Calle Quimera dijo...

No te imaginas cuánto me ha gustado eso, Violetta: que hoy Escocia me pertenece. La verdad es que está tan guardada en mi corazón que no creo que nunca se vaya a ir de ahí... Y si un día mis pasos me encaminasen hacia México, estoy segura de que con ese recibimiento Escocia tendría que hacerle un huequito en su aposento a tu tierra.

Un beso, alma libre.

Calle Quimera dijo...

Qué bonito ha sido eso, SCD... Ya sabes que hace mucho tiempo que tienes tu trocito de acera en esta calle, y tu silla y tu mesa reservadas en la Taberna del Irlandés.

Un besote.

Calle Quimera dijo...

Pues tú lo has explicado tan bien como Machado, Malena. Efectivamente, no hay caminos prefabricados, cada etapa la vamos construyendo paso a paso. A veces pasos equivocados, es cierto, pero siempre se puede volver atrás si la ilusión y el empuje no nos abandonan. Y sin culpas. Por lo general hacemos las cosas lo mejor que sabemos o podemos en su momento. No podemos estar mortificándonos y flagelándonos perpetuamente con los errores pasados.

Y ya lo creo que el camino que hayamos hecho ha de llenarnos de orgullo... Es nuestra obra, mejor o peor, pero es la nuestra, el resultado de nuestro esfuerzo, sí señora.

un montón de besos para ti también.

Calle Quimera dijo...

Hay gente pa to, María, hija... Hay quien prefiere ir por donde le dicen, claro, y a ser posible con taca-taca. De lo que no se suelen dar cuenta es de que de todas maneras los pasos los tienen que dar ellos, y que igual pueden acabar en la cuneta.

Levantarse siempre, muchacha, siempre... No hay excusa para no hacerlo, y sí que siempre hay motivos para alzarse. El primero, uno mismo.

Besotes bien grandes, guapísima.

ElPoeta dijo...

Hermoso el poema... la vida es construir nuestro camino, crear el horizonte a cada paso. Es hermoso ir haciéndolo con versos... y con los besos y abrazos que aquí os dejo,
V.

Con un par de tacones dijo...

Y ¿no es fascinante que sólo de uno dependa su propio destino? ¿Y no es como una caja de Pandora cuo contenido cambia a cada paso que das? ¿Y no es acaso libre el que puede dirigir sus propios pasos?

Me quedo con tu última frase. Un beso (y te linkeo!)

Calle Quimera dijo...

Siempre hacen falta asideros que proporcionen equilibrio, Manuel- T. Uno de esos asideros pueden ser precisamente los errores cometidos si es que queremos usarlos bien: no como modo de fustigarse, tentación en la que solemos caer, sino como medio de aprendizaje para no volver a incurrir en lo mismo. Uno se siente más seguro cuando lleva la lección aprendida, ¿verdad..?

besos.

Calle Quimera dijo...

Esa era la idea del post, Sluagh: que el pasado ya no existe, que el camino andado ya no tiene retroceso, para bien o para mal, y que siempre queda terreno por delante para trazar nuestra propia senda. Y eso es en lo que nos tenemos que centrar: en lo que se extiende ante nosotros, que puede ser mucho y bueno si lo acometemos con entusiasmo y decisión. Sé que a veces da miedo mirar a un frente que no podemos ver con claridad, que no sabemos a ciencia cierta dónde nos ha de conducir. Pero, como dices, está lleno de posibilidades que explorar, y mientras más empeño e ilusión pongamos en ellos, más probabilidades de que todo salga bien.


Besos.

Calle Quimera dijo...

Caminar no siempre es sinónimo de avanzar, Allan, hay veces que retrocedemos, otras que hay que pararse a pensar en qué dirección movemos el pie... Pero lo que es indiscutible es que el sentido de la marcha siempre es avanzar, y que nunca nos faltan motivos para hacer que se mueva un pie detrás de otro a poco que miremos a nuestro alrededor. Ni energía y empuje a poco que miremos en nuestro interior.

Besotes a montones.

Calle Quimera dijo...

Buena frase, sí señor, Manuel... Los senderos a veces son más divertidos que el camino, y las carreteras comarcales más bonitas que las autopistas. Otras veces es que no hay más remedio que tirar por ahí, pero lo que sí es cierto es que siempre hay alternativas, y que puede que precisamente en una de ellas encontremos la verdadera senda que estábamos buscando.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Creo que pocos llegan a acertar con el camino, Trini, que la mayoría termina por no reconocer los paisajes que esperaba ver. La clave creo que es adaptarse a ello, buscarle el ángulo bueno, porque rara vez deja de tenerlo. Algo bueno habían de tener los años cumplidos, ¿verdad? Al menos, saber encontrar la cara buena de todo lo que nos rodea.

Besotes.

Calle Quimera dijo...

Eso ocurre, Paco, creo que más de una vez todos o casi todos los que estamos aquí nos habremos sorprendido andando en círculos, como en el desierto, pero nunca dejamos de andar, de buscar la dirección correcta. Es cuestión de supervivencia... ¿Hacia dónde? Ufff... Si lo supiéramos... Apuntamos con la aguja de la brújula esperando que marque bien el norte, y a veces hasta conseguimos encontrarlo. Un poquito de suerte y un mucho de tesón. Seguramente, los tiros vayan por ahí.

besos.

Calle Quimera dijo...

Me gustan esos adjetivos para aplicárselos a la vida, Txanba.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Lo que me gusta de la letra de Deltonos es la voluntad de no quedarse parado, de buscar nuevos horizontes, de seguir adelante sin descanso. Y desde luego, si es con versos y abrazos mucho mejor, Poeta.

Besos para ti.

Calle Quimera dijo...

Lo es, Con un par de tacones, nada más fascinante que sentir que uno mismo puede diseñar su propio camino. A veces recto, a veces con curvas peligrosas, pero saber que uno es su propio Ingeniero de Caminos..eso no está pagado con nada.

Besos, y gracias por linkearnos.

Goathemala dijo...

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero...

Grandioso Machado.


Un placer leeros.

--
Saludos.

Raùl Junquera dijo...

Ya lo ves
lo he vuelto a hacer,
me he puesto en marcha,
he dicho:"Nunca pienso volver".

¡¡Y UN CARAJO!!

Ya lo ves
lo he vuelto a hacer,
me he conectado de nuevo,
he dicho:"Nunca os dejarè".

Calle Quimera dijo...

Mi infancia tiene los mismos paisajes que los de Machado, Goathemala. Quizás también por eso sea uno de los poetas que más directamente me habla.

besos.

Calle Quimera dijo...

Ay, Raúl, que al final nos vas a salir poeta, ya verás... je.. ¿Quién te lo iba a decir? ;-)

Ni se te ocurra moverte de aquí, ¿está claro o te lo subtitulo? Tienes tu hueco en esta Calle, grabadito con tu nombre y apellidos.

Un besazo, rey, bien grande. Y hasta otro de parte de ET, pero sin mariconadillas, ¿ehhhhhhhhhhhhh?

ALBERTO LÓPEZ dijo...

A medida que van pasando los años de lo que si me estoy dando cuenta es de lo corto que es el camino.

Calle Quimera dijo...

Dímelo a mí, Alberto, que te llevo unos cuantos trechos del camino de delantera, y a veces me pregunto cómo es posible que Kronos pueda avanzar tan deprisa...

Así que, visto lo visto, carpe diem. A aprovechar cada minuto, que el que se va no vuelve.

Besotes.