domingo, 2 de diciembre de 2007

ESCOCIA


Mi paraíso particular es Escocia. No solo es un país para ver, sino sobre todo para sentir. Es el lugar más bello del universo, al menos para mí. Me siento de aquella tierra, es como si ya hubiera nacido antes allí, como si existiera un cordón umbilical que nos une. La fascinación que siento por ella no se debe sólo a la belleza de sus paisajes, al encanto de sus pueblos... No, es algo mucho más profundo, es como si yo perteneciera a aquella tierra, como si ella me perteneciera a mí, como si sólo allí pudiera encontrar la paz.

Si no fuera por ese clima húmedo y lluvioso, por la ausencia de un sol que necesito como el aire que respiro, me iría a vivir a la región de los lagos, lagos enormes, profundos, de aguas plácidas, serenas, rodeados en su mayoría por promontorios y montañas parcialmente tapizadas de hierba verde, a veces parduzca, montañas altas, abruptas, en ocasiones casi amenazadoras, antiguas como el mundo. Son paisajes desolados, huérfanos casi de cualquier otra vegetación, pero de una belleza sobrecogedora, dramática, primitiva, enmarcados por un cielo de un azul purísimo...

Muchos de esos promontorios están coronados por castillos en ruinas, a veces apenas una torre que se yergue solitaria y asustada, pero orgullosa, y que añaden romanticismo y melancolía al paisaje. Cuando te sientas a contemplar aquello sobre la hierba tierna y fresca, abrazadas las rodillas, te sientes tan pequeño, tan insignificante frente a tanta perfección, tanta hermosura... Te das cuenta de que los problemas son triviales, de que nos desangramos anímicamente en batallas que muchas veces son absurdas, que damos importancia a lo que no la tiene, o no tiene tanta. Querrías permanecer allí para siempre, hasta el fin de tus días, fundido con ese entorno, alimentándote sólo de aquella paz, de la eternidad que rezuman esas montañas, esas aguas, siendo uno con esa naturaleza primigenia, eterna, salvaje... Eternamente estatua.

¿Me quieres acompañar durante unos minutos allí?


Cierra los ojos, pero ciérralos bien, ¿eh?, y dame la mano, te voy a llevar a mi lugar favorito: la isla de Mull. Ya estamos... Frente a nosotros, una inmensa explanada. Detrás tenemos un castillo grande, enorme, sólido, muy bien conservado, que parece estar ahí, como las montañas, desde el principio de los tiempos. ¿Oyes el silencio? ¿Sientes el aire, que, sin muros que lo coarten, parece cantar en tus oídos, o más bien silbar, una canción casi inaudible ? ¿Lo notas en la piel...? Muy cerquita tenemos el mar. Vamos a acercarnos. Ten cuidado con el terreno, que está un poco pedregoso. Ven, sentémonos aquí.... No, no abras los ojos, solo siente y huele ese mar tranquilo y sereno que se extiende ante nosotros; es muy azul, y está rodeado de pequeñas montañas que emergen desde su fondo y, cual útero materno, lo acogen y protegen amorosamente entre ellas. Esos grititos que oyes son las gaviotas, que planean sobre el agua probablemente en busca de peces que le sirvan de alimento.

¿Escuchas el dulce sonido de esas gaitas...? Es que, junto al muelle, hay unas niñas que bailan danzas típicas de su tierra para conseguir unas monedas que los turistas, prendados de la ingenuidad y la gracia de sus figuritas infantiles ataviadas con los trajes típicos, depositan junto al cubo de plástico que hay al lado de un radio cassette . Él es el que nos trae, columpiándose en el aire, la bellísima y melancólica melodía que escuchas.

¿Sientes ese aire cargado no solo de sonidos, sino de olor a salitre, a conchas...? El sol de la tarde, que ya notas tibio sobre la piel, derrama áureas chispitas que titilan sobre la superficie del mar, dorando y dulcificando su color aún más. Ese olor que notas, un poco disonante en este contexto, proviene de un puestecillo donde venden salmón ahumado. Es exquisito, el mejor que he probado nunca. Si quieres luego compramos un poco y nos lo vamos tomando mientras damos un paseo por el muelle.



¿Verdad que la hierba que nos acoge es una delicia? No abras los ojos aún; pon la manos sobre ella y siéntela verde; oye la olas del mar morir despacito en la orilla, óyelas azules; huele las florecillas que tapizan la explanada, huélelas rojas, amarillas, moradas... Vamos, aspira con fuerza el aire embriagado de perfume de sal, de algas, de flores, deja inundar tu cuerpo por la suavidad y melancolía de las notas que derraman dulcemente las gaitas, ofrece tu piel a la brisa fresca pero cálida de la tarde, que viene acunada por el sol y por el mar, deja que los últimos rayos hormigueen por ella. Cierra más fuertemente aún los ojos, aspira lo más hondo que puedas y siente. Siente... Palpita con cuanto nos rodea... ¿Lo notas? ¿Verdad que no hay más que paz y serenidad a tu alrededor, que ha desaparecido todo cuanto pueda angustiar?

La tarde cae ya mansamente, y las aguas se tornan casi de un color esmeralda. Abre ya esos ojos, y no te importe que el mar palidezca de envidia ante ellos. Vamos a por el salmón, verás cómo te gusta. Nos lo darán en un cartuchito de papel, y nos lo iremos tomando tranquilamente mientras paseamos por el muelle, mirando danzar a esas niñas pecosas al son de la música, dejando que el murmullo de las olas, abrazado al de las gaitas, acaricie nuestros oídos , concediendo al sol ser el amante de nuestra piel durante esta tarde.



AVALON Y ETINARCADIA

61 comentarios:

María Narro dijo...

Precioso Avalon -esto es cosa más tuya, aunque los dos sois el complemento perfecto, la calle ideal-

El escrito es una verdadera belleza, casi me has hecho añorar una tierra que ni siquiera conozco.

Pero eso sí, algo pesada eres ;))))) ¿cómo te voy a leer si me estás diciendo todo el rato que no abra los ojos?

mu, mu, muy pesada jajajaja

Es delicioso el escrito, un abrazo enorme a los dos.

Calle Quimera dijo...

Jajajaja... Y eso que quité un par de "cierra los ojos" más.. ;-)

Tú sabes que cuando nos vemos privados de un sentido los otros, para compensar, se potencian, y es lo que intentaba: hacer llegar aquel paisaje a través del resto de los sentidos, de manera que, más que verlo, se acabase sintiendo. Como yo lo sentí cuando estuve allí, hace algunos años.

Bueno... esto es cosa mía en cierta medida, porque Etinarcadia está aquí muuuuuuuucho más presente de lo que parece a primera vista. De hecho, sin él este texto no existiría. :-) Te aseguro que su nombre aquí es imprescidible.

Besotes, guapísima.

Malena dijo...

Yo, como María, también estaba pensando que esto era cosa de Avalon acompañada de Etinarcadia.

Me habeis hecho pasar unos instantes maravillosos. He viajado con vosotros y he sentido en mí todas esas vivencias. Tengo que ir, me estoy repitiendo, porque ese es un viaje sentimental. No sólo para conocerlo sino para sentirlo.

De todas formas creo que tendría que ir con vosotros para ir oyendo vuestros comentarios. Para percibir lo que a simple vista no se ve.

Gracias por toda la magia que me habeis regalado.

Un montón de achuchones para los dos.

SCD dijo...

¡Que viaje!, ¡que imagenes!, ¡que hermoso todo!... vaya que si funciona eso de cerrar los ojos... fue increible, aunque he de confesar que esperaba ver al Monstruo del Lago Ness, jajaja.
Espectacular descripción, aunque eso de que sea "el lugar más bello del universo" es discutible :-D
Saludos Avalon y Etinarcadia!!!

Mainumby dijo...

Oh, Escocia promete!!!

Vuelvo a leer para viajar un poco más antes de ir a hacer las cosas...

Un abrazo desde Uruguay!!!


P.D:vengo desde lo de Malena, si no les molesta, me quedo...


Pierina.

Goathemala dijo...

¡Cómo no gustarte esa tierra con tu nick.!

Muy bello el paisaje pero siempre me pareció Irlanda y el norte del Reino Unido de una estremecedora aridez verde.

Hay pocos árboles, sin duda por la gran ganadería y los vientos tan fuertes.

Por ese motivo yo en cuanto a verde tiro más para Escandinavia.

--
Saludos.

Goathemala dijo...

Olvidé decir que el texto es una maravilla y las fotos también.

--
Saludos.

Trini dijo...

Una maravilla de post. Por las palabras y las fotos, por la música; pocos instrumentos nos traspasan como la gaita.
Mi hermana es una enamorada de Escocia, le daré a leer este post tuyo, seguro que disfruta como yo de su lectura.

Abrazos
Trini
http://poemasdeshanna.blogia.com

Calle Quimera dijo...

Pues no os podeis imaginar lo que es visitar Escocia con Avalon.El monstruo salió por piernas ,no podía con mas chupitos de imaginación.Salud¡¡¡.

Calle Quimera dijo...

De verdad que Escocia merece la pena, Malena, esas tierras tiene voz propia, y he intentado dársela a través de la mía. De verdad que no es un país solo para ver, sino sobre todo para sentir. Y tú de eso entiendes sobradamente... Ahora, que ya estaría bien encontrarnos los tres en aquellas tierras..

Un besazo, guapa, y muchísima salud.

Calle Quimera dijo...

Yo también esperaba tener suerte y ver al monstruo en el lago Ness, SCD, pero qué va, hijo. Había otros tipos de monstruitos por allí, eso sí.. ;-)

Ya sé por dónde vas con eso de que es discutible que sea el lugar más bello del universo..jajaja.. Pero es que no conozco aún Guatemala ;-)

Para mí es un lugar único, mágico, especial, no puedo evitarlo.

Un besote, amigo, y salud.

Calle Quimera dijo...

Seas muy bienvenida, Mainumby, por supuesto, y más aún siendo amiga de Malena. Esta también es tu calle.

Un abrazo muy fuerte para Uruguay de los dos componentes de este blog: Etinarcadia, mi compañero, y yo.

Calle Quimera dijo...

Jajajaja.. Muy agudo, Goathemala, eso ha estado muy bien.

Es cierto, hay paisajes que son áridamente verdes, o parduzcos, pero de una belleza desoladora, trágica, grandiosa, de esas que provocan un imenso vacío en el estómago. Eso sí, los lugares donde hay arboledas son impactantes.

Un besote, y salud.

Calle Quimera dijo...

A mí la gaita me pone en pie, Trini, pero la escocesa, no la gallega. Es casi una blasfemia decir eso siendo española, pero es lo que siento. La gaita escocesa se me mete por las venas, por cada intersticio de mi ser, me emociona, se funde conmigo. Comprendo perfectamente a tu hermana... espero que disfrute del post.

un beso para ambas, y salud.

Calle Quimera dijo...

¿A qué monstruo te refieres, Etinarcadia...? De tu guasita me puedo esperar cualquier cosa, bishillo... :-P

El que desde luego se va por piernas es ese que angustia... Sí, se va porque no soporta la magia. Ni las sonrisas. Y menos aún a los ángeles.:-)

Besote pa ti, compi.

Paco dijo...

Me he quedado prendado, he sentido el sabor del salmón, he escuchado la música, he visto el paisaje y, sobre todo, os he imaginado. Felicitaciones.

manuel-tuccitano dijo...

Te seguí y sentí pero no te hice caso...mantuve los ojos abiertos...no niegues que te volverías a ir...te gustó no lo puedes negar....un saludo

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Yo siempre digo que uno no sólo es del lugar que le vió nacer, también lo es de todos esos lugares que de una u otra manera forman parte de nuestras vidas, ya sea de por una visita pasajera o por estancia circunstancial. Yo estuve en El Cairo, Abu Simbel, Luxor,valle de los reyes, he visto el amanecer en el desierto de Sinaí, he recorrido parte de Nilo, me he adentrado en el interior de la gran Pirámide y sentido ese magnetismo especial. Yo estuve allí y desde entonces vuelvo todos los días.

El perro andaluz dijo...

Mi lugar favorito en el mundo no se encuentra en las montañas, los mares o los bosques. Talvez se encuentre en alguna esquina intensamente concurrida de una gran ciudad. Tokyo, Sao Paulo o NY, quizá Barcelona o el DF Mexicano. Ya lo encontraré. Mientras tanto, disfruto de los suyos, que tampoco están mal:)
Un beso y un abrazo.

Abejilla dijo...

Vivi un rato en Londres y si entiendo lo del clima, no tuve la oportunidad de ir a Escocia, pero lo haré un día de estos...Saludos

Miguel Schweiz dijo...

Quimera, aunque tendría que decir Quimeras... jo, los demás me han dejado sin poder agregar nada. Esto es un viaje de ensueño, aún conociéndola no podría nunca describirla de forma tan hermosa como lo habéis hecho vosotros. Habéis dejado testimonio de una tierra que te atrapa, que absorbe y al leerlo es como si lo estuviera escribiendo uno mismo.
Un beso enorme para ti Avalón y un fuerte abrazo Etinarcadia. Bellísimo.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Me han hecho revivir mi viaje a Escocia del '96. Siempre quize ir y cuando estuve viajando por ese bello pais, caminando entre las ruinas de los castillo hacia eso mismo...cerraba los ojos y podia sentirme trasladada al mundo magico del Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda.
Gracias por habernos hecho escuchar el sonido de las gaitas.
saludos,

raizen dijo...

Cuando encontramos un lugar como el que Uds describen, ese lugar está dentro de nosotros, lo que hacemos es cristalizarlo. Linda vivencia, mágico lugar, hermoso post...Gracias por compartirlo.
Es una meditación con dinamismo relajante :)

Un abrazote para los dos

txanba dijo...

te he acompañado y casi me pierdo en las nubes, el agua... y la inmensidad de los paisajes...

Raùl Junquera dijo...

Me ha dado un poco de trizteza leer esto... Verano de 1986, estudiando en Newcastle fuimos un fin de seamana a Edinburgo y no vi nada de lo que contais, normal perdì el tiempo en otras cosas, pubs, discotecas, sin reparar en lo que podìa haber conocido y que en otros sitios no hay, pero gracias a vuestra linea de bajo coste he vuelto a ir, no he pisado ningùn pub y no he bailado en ninguna discoteca pero os garantizo que me lo he pasado mucho mejor y el hìgado me lo ha agradecido.

Un besote AVALÒN un abrazo ETINACARDIA.

Ana R dijo...

Que maravilla ( dicen que guarda similitud con ''mi''norte) y el escrito nos mete dentro de la tierra.Nos transporta...que hermoso,que hermoso.

Un abrazo

Jassy dijo...

Yo quierooo
Me han transportado a esa preciosidad de lugar. algun día si Dios quiere me dare un paseo por esos lagos
Un beso

Kim Basinger dijo...

Me ha encantado el luegar al que he ido de tu mano, el paisaje y el silencio es maravillo.

Calle Quimera dijo...

Me alegro, Paco, es lo que pretendía, que sintierais. ¿A que estaba bueno el salmón? El mejor que he probado en mi vida...

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Manuel Tuccitano, eres un tramposillo... ;-) Pero si sentiste, con eso basta.

No, no niego nada. Me volvería a ir, una y mil veces, me quedaría en esa isla eternamente, fósil en cualquiera de sus recovecos. Quién sabe, la vida da muchas vueltas.

Besotes, y salud.

Calle Quimera dijo...

Totalmete de acuerdo contigo, Alberto. Se es de todos aquellos sitios que se quedan a vivir en el corazón.

Por Dios, me has puesto los dientes largos on lo que me contabas de Egipto. Es mi otra gran pasión, junto con Escocia. Aún no he estado, y lo más probable es que ya no pueda pisarlo nunca, pero si es así, me revolveré en mi tumba, así que entiendo perfectamente que vuelvas cada día a Egipto. Tengo fijación con esas tierras...

Besotes, y salud.

Calle Quimera dijo...

Eso me ocurría a mí antes, Allan. Mi lugar favorito era una calle transitada, llena de vida, de luces, de colorido. Pero hace ya tiempo que el cuerpo me pide otros paisajes, como el que he descrito aquí. Quién sabe si tú dentro de unos años... ;-)


Besotes, y carros de salud.

Calle Quimera dijo...

Qué envidia me das, Abejilla... Londres es una de mis ciudades favoritas. Es especial. No dejes de ir a Escocia en cuanto puedas; si tienes suerte y alcanzar una semana entera de sol, como me ocurrió a mí, ni te cuento lo que es eso.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Te sobran a ti recursos para escribir lo que quieras con toda la maestría del mundo, Miguel.. :-) ¿Sabes lo que me ha encantado? Que dijeras que leer estas líneas era como si las estuvieras escribiendo tú mismo. Eso ha sido precioso. Es como decir que has sentido lo que ahí decía...

Un besazo, y mucha salud.

Calle Quimera dijo...

¿Verdad que es como lo cuento, Lena? ¿verdad que Escocia se presta a soñar, a sentir, a cerrar los ojos y verla con el corazón? Tú me entiendes perfectamente..

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Llevas razón en todo, Raizen, Escocia es de esos lugares mágicos que cristañizan en el corazón y que mantienen dentro de esa burbujita de cristal intacto todo lo que viviste en ellos.

Abrazotes gordos para ti también de nuestra parte.

Calle Quimera dijo...

Es que es un lugar para perderse, Txanba. Y procurar no hallar el camino de vuelta... Lo malo es que hay que regresar,

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Eso es normal, Raúl. La primera vez que pisé Newcastle fue con 19 años, en un viajecito de 3 ó 4 días que hicimos la chica inglesa en cuya casa estaba invitada y yo. Quería que conociera la ciudad y de paso a una amiga suya que se había trasladado a vivir allí con sus padres y hermanos. Y yo, que en el viaje disfruté muchísimo de los paisajes de ensueño que se veían, cuando llegué a la ciudad no me fijé en na, solo en lo guapísimo que era uno de los hermanos de la amiga aquella..je..

Con esas edades uno está pa lo qe está, qué quieres que te diga... Pero mira por dónde esta vez te has dado una vueltecita por allí sin que tu hígado ni tu bolsillo se quejen. Me debes una cerveza.. ;-)

Un besazo, y una jartá de salud.

Calle Quimera dijo...

Sí que guarda Escocia cierta similitud con tu norte, Ana R, al menos, con lo que conozco de él. Paisajes impactantes, hermosos hasta doler.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

No dejes de hacerlo, Jassy, de verdad, no te arrepentirás. Es de esos viajes que, pase el tiempo que pase, nunca se olvidan, de veras.

besotes, y salud.

Calle Quimera dijo...

El silencio y el paisaje siempre son buenos compañeros de camino, Kim. Y cuando el silencio es absoluto y el paisaje hermoso, uno cree estar en el cielo. O a lo mejor lo está...


besos, y salud.

El Viento dijo...

Una maravilla de viaje. Todo el mundo en los aeropuertos y una servidora disfrutando de vuestro vuelo....

Besos a ambos.

G.Ruiz dijo...

Wow que ganas de conocer esa tierra tan lejana me habeis provocado, un abrazo a ambos.

El antifaz dijo...

El mar es siempre el mar. La hierba es siempre la hierba. Los hay en tantos sitios... si los emparejas, y los decoras con música y niñas, yo quiero ser una piedra de aquellas.
Besos.

domino dijo...

bella..simplemente..te recomiendo q si alguna vez puedes viajes a istambul..si es q no has viajado todavia..terrible paraiso de esencias y aromas q no se olvidan..yo seguire tus palaras y hare caso omiso de no perder la oportunidad de irme de este mundo sin conocerla..
besos y buen finde para todos!

ElPoeta dijo...

Amigos, confieso que no la conozco bien, que sólo estuve una vez, pero gusta mucho Escocia. Me encantó el texto y las fotos son fabulosas. Abrazos y besos,
V.

raizen dijo...

Hola pasé a saludar y a decirte que tienes un pequeño homenaje para tí, Etinarcadia, en mi blog

Un abrazo con mucho cariño

Calle Quimera dijo...

Si un día te decides a ir a esas tierras te aseguro que no te arrepentirás, Gustavo. Son de una belleza increíble, hay que verlas con los propios ojos.

Besotes y salud. Un placer verte de nuevo...

Calle Quimera dijo...

Para que veas lo que es una quimera, Viento... Basta con cerrar los ojos y todo puede suceder: hasta viajar a lejanas tierras sin moverse del asiento. ;-)..je..

Nos alegra verte de nuevo, chiquilla. Un besazo king sike, y salud a chorros.

Calle Quimera dijo...

Sí, la mar y la hierba parecen siempre las mismas, pero si los decoras precisamente con esa música y esas niñas danzarinas no te puedes imaginar cómo cambian, Antifaz. Te lo aseguro.. Es magia, seguro, pero cambian.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Nunca he estado en Estambul, Domino, y creo que Etinarcadia tampoco, o al menos no me lo ha comentado, pero tengo entendido que es espectacular. Es una de mis asignaturas pendientes, algún día iré, seguro, y más si me lo encomias con tanto entusiasmo. No te pierdas tú Escocia, de veras que es un lugar que no se olvida nunca, por años que transcurran.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Poeta. Yo he estado ya tres veces en Escocia, fíjate si le tengo afición.. :-)

Un beso, y salud.

Calle Quimera dijo...

Raizen, cuánto te agradezco ese premio... Has sido muy amable pensando en Calle Quimera para compartir una mención que, por otra parte, te mereces sobradamente.

La parte femenina de este blog soy yo, Avalon, y Etinarcadia la masculina, pero a pesar de que somos dos constituimos un todo indivisible. Nombrar a uno es nombrar al otro...

Un beso muy grande, y salud. Y gracias nuevamente por haber pensado en nosotros para compartir tu premio.

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Hola mi primera visita a tu blog y... realmente lo que ahas escrito es fantástico. La historia de Escocia me fascina, tierra de Wallace... las imágenes espectaculares...¿qué más puedo decirte? Me gustó tu blog.

Por eso volveré por aquí.
Nos visitamos ¿si?

Bsss.

violetta dijo...

Apreciado Calle Quimera;

Te agradezco la visita que hiciste a mi blog, y sobre todo el haber considerado mi lista de pasos -que no de propósitos-, no la hurtas ya que te pertenece....

Sobre la capacidad que tienes de describir el cúmulo de sensaciones y emociones que Escocia genera en ti, no me queda ninguna duda que es por la presencia de amor en tu vida.

Te felicito y enhorabuena...

Recibe un enorme abrazo desde este rincón del universo llamado México.

Calle Quimera dijo...

Gracias por tus palabras y por tu visita, Mónica. Bienvenida a esta calle siempre que te apetezca.

Saludos cordiales de los dos componentes de este blog, Avalon y Etinarcadia.

Calle Quimera dijo...

Me ha gustado esa distinción que hacías entre pasos y propósitos, Violetta. Estos últimos suelen quedarse en el limbo de lo jamás realizado, pero los pasos encaminan a algún sitio.

Supongo que llevas razón al decir que esta descripción la genera el amor. Hay muchos tipos de amor, como el que se puede sentir por una tierra determinada, por amigos, familiares, por todo cuanto nos rodea. Creo que en casi todas las vidas hay amor, aunque muchas veces nos pase desapercibido y ni nos demos cuenta de que lo sentimos.

Etinarcadia, mi compañero de blog, y yo agradecemos tus palabras y tu visita. Un fuerte abrazo para ti también.

Ashbless dijo...

Iba a ir a Escocia con mi ex este verano (antes que nos pusieramos el prefijo). La cosa no pudo ser y lo cambié por un montón de cervezas entre Moravia y Berlin.

Pero la espina sigue allí. La escena de los Inmortales en el castillo derruido. La fotografia de una casa de piedra dentro de un lago. Los relatos de amigos y el sueño en el mapa.

Espero ir algún día. En verano por dios. Pero ir.

Un abrazo

Sluagh dijo...

Muy hermosa la entrada. No sólo describe ese paisaje sino que transporta hasta allí y transmite la emoción que sentiste al estar en ese lugar.
Siempre me atrajeron las Islas Británicas, espero poder visitarlas algún día y conocer ese verde, esas colinas y ese mar, tan distintos a la geografía de mi soleada tierra natal.

Saludos.

Calle Quimera dijo...

Seguro que no estuvo mal esa ruta entre Moravia y Berlín, Ashbless. Además, quizás no la hubieras hecho nunca si no hubiese surgido el prefijo.. :-) No haymal que por bien no venga. Ahora sigues teniendo pendiente la asignatura de Escocia, y cuando la apruebes te darás cuenta de que habrá merecido la pena. Eso sí..¡¡en verano!! Y con paraguas y chubasquero, de todas formas...

Ay, qué escena esa de los Inmortales... Y todas aquellas en que aparecía Escocia. Me encantaba esa saga de pelis, y también la serie.

Besotes.

Calle Quimera dijo...

Es un mundo aparte, Sluagh, te lo aseguro. Los colores, los olores, los sabores... Todo allí es distinto, sobre todo en Escocia. Irlanda no lo conozco, Inglaterra sí, y es preciosa. Pero Escocia, sobre todo las Highlands, es otra dimesión, de veras. Es como regresar a los orígenes.

Besos.