jueves, 9 de agosto de 2007

¿POR QUÉ VOY A TRATARTE BIEN...?

>


Oye perdóname, ¿me dejas pasar?

¿Por qué demonios te debiera dejar

si yo estaba antes? Ya estab
a aquí.

¿Por qué voy a tratarte bien si ni siquiera te conozco?

¿Es que dije algo que te molestó?

Perdona, no era mi intención.

¿De qué me hablas? Yo solo sé

¿por qué voy a tratarte bien si ni siquiera te conozco?

Verás, incluso puede que tuvieras razón,

pero resulta que mi opinión es la misma, nada cambió.

O sea, ¿ por qué voy a tratarte bien si ni siquiera te conozco?

DELTONOS



Bloques de pisos masificados como colmenas donde nadie conoce a nadie. Gigantes de cemento gris de amenazante aspecto, oficinas como hormigueros donde nadie conoce a nadie. Calles llenas de gente, a veces casi intransitables, y nadie conoce a nadie. Escaparates repletos de estantes plagados de televisores funcionando que llenan de imágenes -de más gente- los ojos de los transeúntes. Con anaqueles poblados por radios, por reproductores de CDs que saturan los oídos de música, de voces… De más gente. Pero nadie conoce a nadie.

Masificación, incomunicación, deshumanización... Nadie conoce a nadie. ¿Por qué voy a tratarte bien, si ni siquiera te conozco...?

¿Por respeto, por educación, por solidaridad, por generosidad, por humanidad?

¿De qué me hablas? ¿Por qué me hablas, si ni siquiera te conozco?



CALLE QUIMERA

50 comentarios:

Victoria dijo...

Desde hace un tiempo visito de vez en cuando vuestra blog y me gusta. Hoy, quizás por el tema del post, por la música, no sé...me decidí a dejaros mi primer comentario: Os felicito

Un saludo

Calle Quimera dijo...

Me alegro mucho de que te haya decidido, Victoria. Tras leer tu comentario he entrado en tu blog, a ver cómo era, y ahora no solo sé cómo es sino de quién es. Y tanto sus contenidos como quien los escribe me gustan. :-)

Un saludo muy cordial; nos veremos en tu casa, y, cuando te apetezca, en la nuestra.

raul dijo...

¿por què te visito, si ni siquiera te conozco?, porque merece la pena. atte.raul junquera

Arthur dijo...

Así empezé con Gusthav, no nos conocíamos y ahora somos casi como hermanos.

Saludotes y abrazotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Si yo también conocí así a Arthur, al prinicipio me daba miedo, pero ahora ya hasta pasamos mucho tiempo juntos.

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Mónica Lima Quinto dijo...

Así pasa cuando vivimos en ciudades saturadas, incluso en la capital de Guatemala nadie se saluda, ni se conoce, sin embargo es asunto de conciencia, de respetar "al otro"
Me gusta pasear por esta calle

El perro andaluz dijo...

¿Que pasará el día en que la telepatía se haya instalado en nuestra evolución? No puedo imaginarlo.
Salud!

yraya dijo...

Has descrito con mucha claridad lo que esta pasando en todos los ámbitos, yo hasta me asusto cuando alguien me contesta BUENOS DIAS o BUENAS TARDES.
¿dónde vamos a llegar?

Salud

Juan J. Espejo Fernández dijo...

Hola
bakan tu blog, muy interesante, las fotos acomodan mucho la densidad de tu nexo.
Un abrazo, ya el tiempo me ha dado tiempo para poder ver tu blog y sobre todo llegar en un momento donde.......
Espejos que no dan la espalda.
Silencios poblados.
Reloj que ya no marca
viejas horas muertas.
Sueños del despertar,
que hacen revolotear
los pliegues del tiempo perdido.
Dos manos unidas
a través del cristal.

bakan tu caos

JNCHZ
Ave Fantasma

Calle Quimera dijo...

Tus visitas son un verdadero placer para mi compañero de blog y para mí, Raúl, y te agradecemos muy sinceramente tus palabras. ¿No tienes tú un lugar donde poder leerte más extensamente?

Besos.

Calle Quimera dijo...

Es que las primeras impresiones no son siempre definitivas, Arthur. Empezasteis con mal pie y ya ves... Siempre hay que dar una oportunidad al diálogo, a la comunicación, intentar deshacer malentendidos.

Un beso, bienvenido de nuevo.

Calle Quimera dijo...

¿Arthur te daba miedo, Gustav? Nunca lo hubiera pensado; siempre que he leído alguno de sus comentarios en otros blogs ha sido tan encantador...

Lo importante es que ahora os lleváis fenomenal. A seguir cultivando la amistad, que siempre merece la pena luchar por ella.

besos, Gustav, me alegra verte de nuevo por aquí.

Calle Quimera dijo...

Así es , Mónica. Inherente al desarrollo de las grandes ciudades es el anonimato que envuelve a las personas que habitan en ella; pero el respeto es fundamental si no queremos que los núcleos urbanos se conviertan en selvas de cemento en que solo sobrevivan los más fuertes.

Gracias por tus palabras; el agrado que expresas es mutuo. Un beso.

Calle Quimera dijo...

Yo más bien prefiero no imaginarlo, Allan... :-) Si fuésemos capaces de conocer el pensamiento de los demás, lo que verdaderamente opinan y son quienes nos rodean, nos llevaríamos muchas sorpresas. Y me temo que no todas agradables.

Mi abuelo decía que lo peor que puedes hacer cuando has de relacionarte con una mala persona es hacerle notar que sabes cómo es, porque una vez descubierto ya no tendrá reparos en mostrarse tal cual, puesto que ya no tiene nada que perder. Insistía en que es mejor hacerse el tonto... Y quizás llevaba razón.

besotes, amigo.

Calle Quimera dijo...

Jajajaja.. Es verdad, Yraya, a veces hasta se preocupa una cuando le devuelven el saludo, por si hay alguna intención oculta. Las grandes ciudades están tan deshumanizadas que nos sobresaltamos hasta cuando algún desconocido nos pregunta la hora por la calle. Y creo que este tipo de cosas es para reflexionar... Algo no va bien cuando la gente muere sola en sus pisos sin que nadie se entere hasta pasados muchos días, cuando casi asusta que alguien te pare en la calle para preguntarte algo, cuando no nos preocupa lo que le ocurre a los demás.

besos. Y recuerdos a Nada de parte de los dos.

Calle Quimera dijo...

Gracias por tus palabras, Juan J., nos enorgullecen a mi compañero de blog y a mí sobe todo viniendo de un fotógrafo de tu categoría.

bienvenido a esta calle, ya sabes que es la tuya siempre que te apetezca pasear por ella. Besos.

Gusthav dijo...

Es que cuando conocí a Arthur, él estaba furioso y apunto de golpear a alguien.

Pero descubrí que es así porque su Mamá es igual ó peor, y como yo estoy seguro de que la conducta se hereda, entonces Arturo es igual a su Madre.

La Mamá de Arthur aún me sigue dando un poco de miedo, no quisiera tenerla de enemiga. Un día la quisieron atracar, pero ella se defendió muy bien y al tipo que le quiso robar su bolso por la fuerza, lo mandó al hospital.

Y es que la Mamá yo ya la conozco muy bien, y se enoja con facilidad, por cualquier razón y a cada rato.

Entonces el pobre de Arthur vive con el temor de hacer enfadar a su Mamá, porque le puede ir muy mal a él también.

Asíque yo pienso que Arthur, en consecuencia de eso, descarga su furia contra alguien más. Asíque por eso yo llegué a su vida y como tengo 7 años con él, pienso que le a él le hace falta una persona que lo tranquilize, que lo haga sentir bien, que le haga sentir el lado dulce de la vida.

No niego que su Mamá lo quiera mucho, finalmente ella es su Mamá y él es su hijo, y las Mamás quieren a sus hijos, y los hijos quieren a sus Mamás (como yo que amo con todas mis fuerzas a mi Mamá). Pero te digo, la Mamá de Arthur cae ante ira con facilidad. Y si yo no hubiera llegado a la vida de Arthur, él ahorita seguro estaría encerrado por golpear a quien sea en la calle, ya lo hubieran expulsado del cole desde hace años, y nadie sería su amigo, y ninguna chica sería su novia.

Y es que él también (por lo mismo) nunca tuvo amigos, ahora su único amigo soy yo.

Imaginátelo recién regañado, siempre descargada su ira contra el pobre de su hermano, lo golpeaba mucho. Pero hoy Arthur, su hermano, mi hermana y yo somos los 4 fantásticos de Buenos Aires.

Además de que también el hermano de Arthur sufría la ira de su Madre, pero él no podía desquitarse con Arthur porque él se lo agarraba a golpes.

Bueno ya de seguro ocupé mucho espacio.

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Paco dijo...

Calle Quimera, bicéfala voz, doble registro, rebote de espejos, sueños realidades, noches con sol, días con luna llena, alma con materia, dulce mar, dicotomía dichosa, interno externo, masculino femenimo ¿epiceno?, lluvia de tierra...
Os leo, porque me interesáis. Es necesaria alguna razón mayor que esa. ¿Por qué? Pues, podría escribir un tratado sobre la soledad y la incomunicación en que vivimos a pesar de estar rodeado de congéneres; pero, en fin..., no es el momento.
MIS SALUDOS

PD: Hay un comentario en mi post "Ïntimo grito", dirigido a vosotros.

María dijo...

Quizá por eso me gusta internet, porque hace radiografías del alma.
Primero conoces al ser humano que hay detrás del ordenador, luego a la persona.
Que también es una fábrica de mentiras, sí claro, pero eso se lo dejo a los chats. En los blogs, en vuestro blog y en tantos otros, cada día descubres un pedacito del alma que compone el puzzle y... me gustaís cada día más.

Besos.

pd. soy yo, es que me he cambiado de camiseta jajajajaj

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Siempre recordaré la únia ocasión en la que ví a LoS DELTONO en directo, fué más o menos por estas fechas hace nueve años y actuaron de teloneros de un grande, Rosendo. Después les perdí la pista hasta que no hace mucho hicisteis mención de ellos en vuestro espacio y no pude evitar cierto sentimiento de nostalgia. Ahora y gracias a Internet he podido redescubrirlos, con lo cual el Ares y otros programas de intercambio de archivos no deben ser tan malos como los pinta la SGAE, si al menos nos alegran una tarde normal como otra cualquiera. Saludos amigos.

Gerardo Omaña dijo...

No se porque tengo que escribirte!
en esta multitud bloguera,incomunicación, deshumanización.! No mentira amigo! es una broma.

Recibe un abrazo en tu alma.

raul dijo...

¿por què agradeces mis palabras, si ni siquieras me conoces??, porque este blogs evidencia la clase de personas que sois. calle quimera es un lugar màgico, lindo y dentro de la hipocresia que rodea este mundo de internet un lugar como este solo lo hacen personas especiales, aqui no caben los comentarios groseros ni la falta de respeto, aqui sòlo cabe la humildad de reconocer un trabajo bien hecho, y en vuestro caso no tengo mas remedio que reconocerlo. atte. raul junquera.

Calle Quimera dijo...

No dudo que madre e hijo se quieran a pesar de que no cabe duda de que la madre de Arthur es todo un carácter, Gusthav, al fin y al cabo los lazos materno filiales son muy fuertes. La conducta quizás más que heredarse se aprende; en general reproducimos los modelos que tenemos ante nosotros, y desde luego la violencia engendra violencia. Ante esa situación, solo cabe ser consciente de ella e intentar no dejarse llevar por el miedo y la furia, evitar las circunstancias que las generen y en cualquier caso no responder de la misma manera.

Me alegro inmensamente por Arthur de que os haya encontrado a ti y a tu hermana, seguro que ejercéis una muy buena influencia sobre él, y sobre todo sois sus amigos, algo que parece que necesitaba de verdad.

Un beso muy fuerte para los dos, Gusthav, y esta es tu casa, vuestra casa, para lo que deseéis. Me ha encantado escucharte, ya sabes que puedes extenderte siempre todo lo que te apetezca.

Calle Quimera dijo...

Paco, poeta, no podrías haberlo descrito mejor, de verdad que ha sido impresionante por lo certero del retrato y la belleza de las pinceladas. Calle Quimera es una única voz, bicéfala, eso sí, pero solo una; doble registro de esa única voz que da cauce a un único pensamiento; rebote de la imagen del uno en el espejo del otro; frontera imprecisa entre quimeras y realidades que procuramos fundir en una tierra de nadie en la que todo sea posible: la luna llena plateando el día, el sol iluminando las sombras de la noche, mares de agua dulce... Sumamos lo masculino y lo femenino en un intento de llegar a lo epiceno, y más que alma con materia lo que buscamos es darle alma a la materia, un alma: la nuestra.


¿Y qué tal un post sobre la soledad y la incomunicación a pesar de vivir en una era mediática, con más medios de comunicación a nuestro alcance que nunca? Nos encantaría leerlo....

Gracias de todo corazón por este comentario, Paco. Por todos, naturalmente, pero sobre todo por este. Nos ha llegado al alma.

Calle Quimera dijo...

Internet es el medio en que mayores verdades y mentiras se dicen al amparo del velo de anonimato que extiende sobre sus usuarios, María. Tras casa pantalla, tras cada teclado, alienta un ser humano, no somos ectoplasmas cibernéticos, y al fin y a la postre cada uno acaba reflejándose tal cual es. Sí es cierto que existen personas poco recomendables, pero también excelentes seres humanos. Muy humanos... Como tú.

Un besazo, guapa. Por cierto, estás fantástica en la nueva foto. :-)

Calle Quimera dijo...

¡¡Qué suerte, Alberto!! Lo que hubiese disfrutado en ese concierto Etinarcadia, que flipa con Rosendo además de ser rendido admirador de Deltonos... Yo nunca los he visto en directo, pero debe de ser genial.

Hombre, la SGAE qué va a decir sobre el Ares, el e- Mule, el Pando y demás familia, con la "pupa" que les hacen... Cualquier día nos vana querer cobrar un canon también por cantar en la ducha.

Un besazo, amigo, y salud, por supuesto.. :-)

Calle Quimera dijo...

Gerardo, bromista.. :-) Lo mejor de la comunidad bloguera es precisamente eso, la comunicación que se establece entre sus miembros.

Besos.

La Princesa Momonoke dijo...

Queridos:

Es un placer pasar por su calle, al contrario de lo que se pueda sentir al pasar por el resto del mundo. Aqui siempre hay magia y palabras maravillosas, aunque nadie conozca a nadie. Y estoy segura de que siempre será asi.

Besos de fondue de chocolate y vinagre de Módena

Calle Quimera dijo...

¿Cómo no agradecer lo que llega al alma, lo que emociona, Raúl? Aunque no te conozcamos. O precisamente con más motivo por eso, porque sin conocernos te has tomado la molestia de intentarlo, de meterte dentro de Calle Quimera y pasearla despacio.

Sí que procuramos que haya magia aquí, que encuentren un sitio donde reverberar los ecos de sentimientos, sensaciones, miedos, anhelos, frustaciones y un largo etcétera que todos llevamos dentro. Tratamos de traer a este espacio aquellos con los que pensamos que los demás pueden sentirse identificados, pero también de compartir algunos que quizás sean más personales.

Esta calle es de libre acceso, cada cual puede expresar su opinión con entera libertad porque tiene derecho a ello y además es a lo que aspiramos, pero siempre dentro del marco del más estricto respeto al parecer del resto de los contertulios. Se puede disentir, por supuesto, es normal siempre que algo genera debate, pero para ello no hace falta la grosería.

Gracias de nuevo, Raúl, aunque no te conozcamos. O, precisamente por ello... :-) Saludos muy cordiales, y bienvenido siempre que te apetezca pasear por esta calle, que también es tuya.

Calle Quimera dijo...

Bienvenida de nuevo, Princesa Momonoke, y gracias por tus palabras y por la magia que también vosotros aportáis a esta calle.

Me quedo con el beso de fondue de chocolate (mmmm....qué buenoooo..), y dejo para Etinarcadia el de vinagre de Módena. Le va a encantar. Para ti, escoge el de tu sabor favorito. :-)

la danza de la vida dijo...

a mi me gusta pasear por esos sitios donde nadie conoce a nadie, sentarme o caminar y observar, ver a la gente caminar, mirar como son sus pasos, como se desplaza su cuerpo en la brevedad de distancia a la que alcanzan mis ojos...es verdad...me siento y nadie conoce a nadie, pero si miras muchas veces en una brevedad de segundo puedes conocer a esa persona que observas...para luego darte cuenta que nadie conoce a nadie...quizás estemos cada vez más vacios a la vez que cada vez más miradas buscan con quien encontrarse para reconocerse al menos en sus soledades

lanobil, dijo...

Yo sólo sé que te voy a dejar un comentario alentador, y ni siquiera tew conozco. Buen blog. Un saludo y espero que puedas visitarme.

raul dijo...

hola!!, encontrè este lindo espacio por mediaciòn de un comentario suyo en el blò del carmelo, entrè por curiosidad, como te comentè al principio no es de mi indole, pero son varias veces las que os he visitado, y me pregunto..¿serà que ni yo mismo me conozco?, a la vez estoy visitando algunos blogs de personas que os visitan y que parecen similares, son todos maravillosos, habeis despertado en mi una curiosidad por esta magia bloggistica que teneis digna de ser alabada. Yo no tengo un blogs donde exprese mis ideas, si uno donde si quieres puedes conocerme y saber quien soy. http://chinodecadiz.blogspot.com/, espero si algun dia me decido a continuarlo tener la mitad de sensibilidad que ustedes teneis. saludos. atte.raul junuqera

ACENTUANDO dijo...

Esa indiferencia que nos esta matando, esas ganas de querer encontrar un motivo para ser gentil.....nos destruye.
Abrazos

ElPoeta dijo...

Buena reflexión, amigos... Antiguamente existía algo llamado la buena educación y la caridad y el respeto. Todos merecen ser tratados bien... Conocerlos o no... ¿Qué coño importa eso, si son personas como tú y como yo?

Besos y abrazos,
V.

Calle Quimera dijo...

Preciosa la frase final de tu intervención, Danza de la vida, y creo que muy cierta. La soledad se hace más patente mientras más personas haya alrededor, la multitud acentúa ese sentimiento, qué duda cabe.

Un beso, Danza. ¿Sabes? Compartimos afición: la de observar a la gente e intentar imaginar..

Calle Quimera dijo...

Las palabras de aliento siempre son bienvenidas, Lanobil, y que provengan de alguien que no te conoce siempre incrementa el valor de esas palabras.

Un abrazo, gracias por tu visita y sé siempre bienvenido a esta Calle.

Calle Quimera dijo...

Ya recuerdo quién eras, Raúl. Y sinceramente, me alegra que sintieras esa curiosidad por conocerme. Así hemos podido conocerte nosotros también a ti, y despertar tu interés por esta faceta de la actividad blogística.

Sé muy bienvenido a este grupo; ya has podido comprobar que se trata de personas encantadoras, y te sentirás muy a gusto entre nosotros.

He entrado en tu blog, y ..encantada de conocerte.. :-) Espero que lo retomes pronto; una de las capacidades más hermosas que tenemos los seres humanos es comunicarnos, cada cual a su estilo. Pero lo fundamental es eso: la comunicación. Ya tienes un comentario en tu blog, solo falta que aparezca pronto el próximo post. Lo estaré esperando.

Un fuerte abrazo, paisano.. :-)

Calle Quimera dijo...

La indiferencia mata, Acentuando, así es. Sobre todo en los grandes núcleos urbanos, donde nadie se preocupa por nadie. Pero motivos para ser gentil con los demás siempre hay; el primero de ellos es que lo lógico es tratar a los demás como nos gustaría ser tratados a nosotros.

Un abrazo.

Calle Quimera dijo...

La buena educación y el respeto no son ya monedas corrientes, Poeta; para muchos pasaron a la historia, como las antiguas pesetas...

Cuando voy por la calle los que pasan junto a mí son desconocidos, pero no caigo en la cuenta de que igualmente desconocida soy yo para ellos. Si la tónica es no respetar a los que no conocemos, si de eso hacemos costumbre, yo también entro en la categoría de los que no tienen por qué ser respetados. Y eso ya no me hace gracia, como se la hace al que sufre la desconsideración por ser un desconocido...

Un beso, Poeta, siempre es un placer charlar contigo.

Ana R dijo...

Es una razón más que suficiente para negarme a abandonar mi piso en una vecindad pequña...donde convivimos un puñado de vecinos que nos dejamos las llaves de casa, prestamos la sal y llamamos al timbre cuando no nos vemos en muchos días...para mi en esto consiste parte de mi calidad de vida en humanizar la rutina del saludo en la confianza...

Un abrazo

Calle Quimera dijo...

Esa confianza, esa buena vecindad es impagable, Ana R. Y por desgracia, ave raris... Mucho más cotidianas son las rencillas y mezquindades entre vecinos. Yo en tu lugar jamás me movería de ese piso, tienes una suerte extraordinaria.

besos.

Kim Basinger dijo...

¿Estamos olvidando que es el amor, el perdón, la consideración y simplemente que hay que tratar bien incluso a los que no conocemos? Joder...no quiero ni pensarlo.

Trini dijo...

Creo que si se conocen, s�lo que es m�s f�cil pasar...

Afortunadamente resido en un pueblo donde todav�a las cosas son distintas. Pero incluso ah� donde el conocimiento es desde peque�os, se suele pasar del otro, sobre todo, de lo bueno del otro... As� se comienza y se acaba en lo que describe tu post.

Saludos

Manuel Rubiales dijo...

No solo no hay comunicación sino que, lo que es peor, si pueden te pasan por encima, porque el mundo se nos ha infectado de metas ficticias a las que parece que solo pueden llegar individuos asociales, solitarios, acompañados de un espejo y el eco de sus propias voces. Nadie quiere contaminarse y no se dan cuenta de que estamos rodeados.
Vino y besos.

Raul Junquera dijo...

calle quimera cara A: tu tienes la culpa de todo lo que te pasa.
calle quimera cara B: tu tienes la culpa de todo lo que te pasa.
calle quimera cara A y cara B, ustedes tienen la culpa de lo que pase con mi blogs, jajaja.. saludos y gracias por todo!!!!

Calle Quimera dijo...

No, no es agradable pensar en ello, Kim Bassinger, pero solo hay que escuchar un informativo, mirar a nuestro alrededor... Precisamente en la era de la comunicación, cuando nunca ha habido tantos medios al alcance del ser humano para entablar diálogo, es cuando menos uso hacemos de éste.

besos, Kim. Y salud!!

Calle Quimera dijo...

Aún quedan reductos donde la comunicación, el respeto y la confianza todavía campan, Trini, pero como dices, ya empieza a perderse. Los modos de vida de los grandes núcleos urbanos se exportan a los pequeños, tanto en lo bueno como en lo malo, y cada vez se oyen más opiniones como la tuya. Es una verdadera pena, porque si perdemos el respeto a los demás, ¿sobre qué base construimos la convivencia..?

Un beso, y gracias por tu visita y por tus palabras. Bienvenida a esta Calle.

Calle Quimera dijo...

Llevas razón, Manolo, parece que ese instinto atávico de pasar sobre el de al lado y si es posible bailarle un zapateado encima no se nos quedó en las cavernas. A la incomunicación y deshumanización al uso hay que unirle la agresividad. Y el miedo...

En mi opinión, los individuos asociales y solitarios quizás lo sean precisamente porque siempre ven inalcanzables las metas que la sociedad propone, las ficticias y las que no, y puede que por eso mismo se refugien en su espejo y en el eco de sus propias voces. Pero sí estoy de acuerdo en que existen demasiadas metas ficticias que nos están desnaturalizando. Hace falta un poco de sensatez, de orden, de sosiego, y un mucho de buena voluntad, de comunicación. Un buen vehículo para ello, al menos a determinados niveles, pueden ser los blogs.

Me alegra mucho poderte ofrecer una copa de vino. Elige tú mismo... Un beso, Manuel.

Calle Quimera dijo...

Pero vamos a ver, Raúl, ¿no habíamos quedado en que la culpa era de la vaca..? ;-) je...

Bueeeeeeeeeeno... Nos acusamos, padre, de que hemos pecado. ¿Qué penitencia nos impone...? jajajaja

Un besote, Raúl. Y salud!!