jueves, 16 de agosto de 2007

LIBERTAD


¿Quién da más? Si es que nos quejamos de vicio...
CALLE QUIMERA

46 comentarios:

Anónimo dijo...

Exactamente.

Victoria dijo...

Tengo libertad de expresión para decir lo que no comparto;
Puedo actuar ilegalmente cuando me sienta presionada;
Elegir si tengo ganas de rendir en el trabajo;
Decantarme por la diversidad prepotente de los políticos;
Aplaudir a los impulsores de patrones y estilos en aras de la felicidad ficticia;
Vivir en la cultura del objeto;
Crecer por encima de la equidad;
Explotar a los inmigrantes para no estropear mis uñas;
Talar los árboles del Amazonas para mi sillón mega confort;
Matar animales en pro de la fiesta "nasioná";
Exportar mi basura contaminante;...

En fin, todo lo contrario sería el maravilloso rostro de la quimera.

¡Uf, me has dado una caña! Es que cuando nos dá por echar un vistazo alrrededor te dan ganas de gritar...¡Malnacidos libres, parar, qué me bajo!.

Victoria dijo...

Fantástica viñeta.
Aunque cuando insistes, es porque no lo tienes tan claro, afortunadamente.

Besos por cientos.

Gabriel dijo...

Toda la razon y punto apoyado

Calle Quimera dijo...

C`est la vie, Anónimo...

Gracias por tu visita, bienvenido a esta calle. Saludos cordiales.

Calle Quimera dijo...

Bienvenido, Gabriel, será un placer tenerte entre nosotros siempre que te apetezca.

Saludos cordiales de los dos componentes de este blog, Etinarcadia y Avalon.

Calle Quimera dijo...

Se puede añadir un montón de item más a la lista de "libertades" que menciona el personaje de Forges, Victoria, y tú lo has hecho. :-) Y en la libertad de asfixiar a los otros se ahoga la verdadera Libertad.

Sí que dan ganas de bajarse de este invento aunque sea en marcha, pero qué más quisieran muchos... No hay más opción que apontocar bien los pies sobre la tierra, afianzarse y plantar cara a los que nos conceden graciosamente esas "libertades". La educación que demos a los jóvenes de hoy y nuestro propio ejemplo son las armas con que contamos la mayoría. Puede que parezcan insuficientes, al menos no se verán los resultados a corto ni seguramente a medio plazo, pero lo cierto es que la sociedad cambia.. No hay más que dirigir un vistazo a la Historia. Y ésta no solo la hacen los que salen en los libros, sino que la inclinan hacia uno u otro lado la actitud de la gente de a pie. Hemos cambiado mucho solo en el último siglo, y habrá más cambios. De todos y cada uno de nosotros depende el sentido hacia el que vaya enfocado ese cambio..

Un besote. Genial tu aportación.

Valentin dijo...

Calle Quimera, como lista de despropósitos no está mal, pero en el día a día, veo más actitudes pancistas que de rebeldía.Quizás sea por eso que predicar no es dar trigo.
Para mí el pancista es el que siempre está detrás de la primera cara, por si las moscas.

Presentar cara, tururuuuuuuu.
Mi niño me ha costado mucho criarlo, siempre a buen recaudo.

Calle Quimera, de diez, uno y es mucho, el resto a recoger los frutos y si se puede,y como gesto de cobardía ante el opresor, se critica despectivamente al único que ha tenido cojinetes.

Recibe mis saludos. Valentin

Manuel Rubiales dijo...

Incluso soy libre para pensar que no soy libre..., a pesar de los políticos, las constituciones y los dogmas de occidente. No sabemos ni conocemos qué es la libertad porque, tal vez, sólo sea un sueño inalcanzable, pero, qué carajo, no voy a cejar en el empeño, por si acaso, de repente, se desmoronan todos los perjuicios y me encuentro con la biblia del anticristo entre las manos.
Vino y besos.

G.Ruiz dijo...

A Libertad la que nos toca vivir.
Que mas agregar si la imagen lo espresa todo.
saludos

Calle Quimera dijo...

No, Valentín, como lista de despropósitos no está nada mal, aunque puede completarse, claro. Y tampoco te niego que haya mucho pancista, pero yo más bien creo que lo que hay es mucho pasota...

A mi entender, el que predica no está para dar trigo, sino para animar a los demás a cosecharlo, y creo que sí hay muchos que presentan cara, que plantean iniciativas al alcance de la ciudadanía para reconducir un estado de cosas del que siempre nos estamos quejando. ¿Cuántas veces hemos oído propuestas como el día sin móvil, o sin coches, o no comprar sprays o electrodomésticos impulsados por gases perjudiciales para la atmósfera...? El consumidor, el ciudadano, puede cambiar con su actitud buena parte de la política de las grandes empresas, e incluso de los Partidos. Lo que no se demanda no se oferta... Si no compro carne tratada con hormonas y consumo pescado no habrá más carne con hormonas. Si no veo programas basura desaparecerá la televisión basura. Si voy al banco que mejores condiciones ofrece al cliente aunque tenga que andar dos calles porque no es el que está al lado de casa, los otros bancos tendrán que revisar sus condiciones abusivas. Si no voto a determinado político y a su programa el Partido habrá de ofertar algo que convenza a los votantes. Pero claro, eso requiere que seamos muchos y que estemos dispuestos a sacrificar algo de comodidad. Y hay mucho pasota, como te decía antes.

Puede que me esté moviendo en el terreno de la utopía, pero creo que hay mucho que la voz de la calle puede hacer, sin vernos en la tesitura de preocuparnos por el recaudo al que haya que poner a ese hijo que tanto nos ha costado criar...

Saludos, Valentín, y gracias por tu opinión.

Calle Quimera dijo...

Probablemente no conocemos en realidad lo que es la libertad, Manuel, probablemente no es más que una entelequia, pero seguro que hay algo que se aproxima mucho a esa idea evanescente que tenemos de ella. Y merece la pena luchar por llegar al menos a entreverla.

Si encuentras la biblia del anticristo, da el aviso... ;-)

Besos, y tinto de verano fresquito, que es lo que apetece ahora.

Calle Quimera dijo...

Seguramente siempre podemos aspirar a un poquito más de libertad de las que nos toca en suerte, Gustavo. Y seguramente es cuestión de planteamientos.

Un besote.

Goathemala dijo...

Jejeje, imposible mejor y más parca descripción de la modernidad. Estos días me escaparé todo lo que pueda de ella.

Saludos.

Trini dijo...

Sí, soy libre, para apretarme un poco más la soga al cuello...

Dicen que nosotros mismos somos nuestros más crueles carceleros...

Un abrazo

PD: Me encanta la música

Calle Quimera dijo...

Nunca serémos libres porque somos cobardes,el miedo es el único que anda en libertad. Es mi opinión.

PD:prefiero un cómic a la biblia que haceis referencia. Salud¡¡.

mi despertar dijo...

Muy bueno tu texto y el sentido de tu humor. Yo soy libre y me siento libre de palabra y de pensamiento en un pais que no es perfecto pero me deja pensar
Abrazos de chocolate para vos

Raul Junquera dijo...

calle quimera:

Soy tan libre que puedo decidir lo que escribo en un bolgs como este que no tiene moderaciòn de comentarios.

Pollo especialista dijo...

Claro, tenemos "libertad" dentro de los límites q la sociedad nos impone...
Deprimente no?

El perro andaluz dijo...

Pero en un acto de valentía, podemos elegir todo lo contrario. Por ejemplo, yo elegí un blog fantástico, que ni me exprime, ni me embrutece, ni me desilusiona, etc. En fin, un blog de la hostia.
Besos, abrazos y loas por doquiera.

Paco dijo...

Nadie es libre; la dependencia de la familia, la sociedad en que vivamos, el régimen político que nos toque a cada cual, los tipos de interés que el FMI y las nacionales bancarias decidan que debemos pagar, las guerras a las que nos obligan a ir, los comentarios que hemos de pulir en aquellos regímenes en que la libertad de expresión es sólo una frase en un papel, la educación amañada y troceada que recibimos, las pocas espectativas laborales, nuestro propio miedo escénico a disentir..., y, un sin fin de cosas más, hacen de la viñeta de Forges un monumento a el enclaustramiento del ser humano.
MIS SALUDOS

Raul Junquera dijo...

perro andaluz, me lo has quitao de la boca

saludos.

Kim Basinger dijo...

¡Que depresión!...
Somos libres en lo que pensamos y en lo que sentimos, algo es algo, o quizás ese algo sea lo más importante.

Calle Quimera dijo...

Es que Forges es un genio, Goathemala... Haces muy bien en escaparte de todo por unos días; es conveniente y necesario para coger fuerzas y afrontar de nuevo la rutina cotidiana.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Y llevan razón los que dicen eso, Trini, muchas veces somos nuestros peores carceleros. Y verdugos... Lo bueno es que las manos son nuestras, y con la misma facilidad que podemos ponernos la soga al cuello podemos desanudarla de él. Como decía un personaje del Quijote, "Las mismas letras tiene un "sí" que un "no"...

El tema que suena de fondo se llama The Fosse, y es de Wim Mertens. En el perfil figura nuestro correo electrónico, si nos dejas el tuyo y quieres te mando esa canción,

Besos.

Calle Quimera dijo...

Sentirse libre de palabra y pensamiento es haber colocado una bandera en la luna, Mucha. Es algo que no todo el mundo puede decir.. Enhorabuena, y un beso.

yraya dijo...

Y aquí estamos sentados en nuestro cómodo sofá, viendo pasar por nuestras narices todas estas "libertades" que nos hacen tan felices y sin mover ni un sólo dedo... no sea que nos las quiten.

Un beso

Calle Quimera dijo...

De eso no te quepa la menor duda, Raúl. Eres totalmente libre para
expresarte en esta calle, y sabes que tu opinión será siempre bien
recibida en ella. Ya lo creo que sí... Y totalmente de acuerdo contigo en lo que te ha quitao de la boca Allan.. ;-)

Un besote, paisano.

Calle Quimera dijo...

Límites siempre tiene que haber, Pollo especialista, ya se sabe que mi libertad termina donde empieza la tuya, pero los límites debiera
marcarlos el bienestar de la sociedad, no el de unos cuantos.

Bienvenido a esta calle, y gracias por tu visita. Saludos cordiales.

Calle Quimera dijo...

Jajajajaja... Y que lo digas, Allan. :-) Elegiste un blog que nos tiene enganchados, y que desde luego nunca nos ha desilusionado, todo lo contrario. Y elegiste ser libre ahí a la hora de expresarte. Eso es lo mejor.

Besotes miles, y salud.

Calle Quimera dijo...

Lo has vuelto a bordar, Paco, le has puesto texto a la imagen. No creo que la libertad exista en términos reales; siempre hay condicionantes que la limitan a norte, sur, este y oeste, pero tendrían que ser los impuestos por la lógica, el respeto y los inherentes a una convivencia regida por la equidad. Eso se asume, evidentemente, pero lo que hay... Eso tiene "un trago y dos buchás", como dice una amiga mía...

Besos.

Calle Quimera dijo...

A veces ni siquiera somos libres en lo que pensamos ni en lo que sentimos, Kim Bassinger, incluso en eso se nos conduce de la mano. En ocasiones con una educación "dirigida a", en ocasiones sin sutilezas, directamente a punta de bayoneta. Hay para elegir... Pero quien es libre de pensamiento y palabra desde luego lo es en lo más importante.

Besos.

Calle Quimera dijo...

No sea que nos quiten esas "libertades".. o que nos quiten el dedo con que las señalamos, Yraya... Que todo puede pasar. Pero ya ves, creo que cada vez nos vamos removiendo más en el sofá...

besos.

El perro andaluz dijo...

Creo que no me has entendido querida Avalon. Yo me refería única y exclusivamente al blog de Calle Quimera; al que elegí para visitar y disfrutar de todo lo que allí se brinda. Recuerda, se llama Calle Quimera, lo debes conocer.
Mil y un besos.

Raul Junquera dijo...

perro andaluz:

es verdad que creo que avalon no te entendiò.

cuando dije que me lo has quitado de la boca,quise decir exatamente lo que tu has dicho, y por consecuente en este nuevo comentario tuyo me lo has vuelto a quitar de la boca.

saludos.

ACENTUANDO dijo...

esos casos en que la libertas se convierte en el mismo motivo de nuestra esclavitud.
Abrazos

Calle Quimera dijo...

Sí, me suena de algo eso de Calle Quimera..jajajaja..

Ay, Allan y Raúl, creéis bien: me equivoqué en la interpretación del comentario. Pensé que era una de esas ocasiones en que empleas la ironía cuando hablas de tus cosas, Allan, y que tú la secundabas, Raúl. Na, que hoy tengo uno de esos días tontos en que no te enteras de nada. Y.. bueno, que tampoco me esperaba ese elogio de vuestra parte. Sois unos soles... Gracias a los dos por estar ahí.

Jolín, la que me espera cuando Etinarcadia vuelva de vacaciones y lea esto. Las risas a mi costa se van a oír en vuestras respectivas tierras..je.. Con lo qe le gusta al muchacho una bromita ..¡¡uff!!

Besos a los dos, y de verdad que gracias.

Calle Quimera dijo...

O esclavitud disfrazada de libertad, Acentuando.

Abrazos para ti también.

El antifaz dijo...

Soy libre sólo porque me gustaría serlo. Soy libre desde que la persigo. Soy libre desde el día que entendí que nunca sería libre a pesar de seguir caminando hacia ella. Soy libre porque yo lo elijo.

La libertad es pisar la tierra y no echar raíces, sino sólo dejar huellas, y marcharse. Es no llevar reloj porque no necesito saber qué hora es. La libertad es sentir que el mundo se me queda pequeño, y entonces hago un viaje a la luna. Mi libertad es ser esclavo de mis palabras, de estas palabras, de quien me firma una mirada sincera con una sonrisa. Búscala. Y si hay que irse con el diablo, nos vamos; al fin y al cabo el diablo es un ángel.

Besos de aire libre.

Calle Quimera dijo...

¿Es, pues, la libertad un acto de voluntad del ser humano, Antifaz? ¿Algo de orden más subjetivo que objetivo? Quizás la clave no está en ser libre, que es lo que solemos buscar, sino en sentirse libres. Si el alma y el pensamiento lo son, el hombre lo es, aunque se encuentre confinado en una prísión. No hay barrotes que encarcelen el pensamiento, ni el alma, ni los sueños cuando no están condicionados por nada.

Me gusta tu definición de libertad: no tener raíces, no necesitar saber la hora que es, viajar a la luna porque el mundo se queda pequeño, someterse voluntariamente a la esclavitud de las propias palabras... Todo eso se elige. Quizás la clave sea esa: la elección que uno hace. Sopesar, y luego elegir con todas las consecuencias.

¿Pactos con ángeles caídos? Quién sabe...

Besos reflexivos.

Ana R dijo...

Juer...vaya libertad...Aboo por la anarquia y la ejerzo...jijijiji.

Genial.

Abrazos

Calle Quimera dijo...

Es que Forges es genial, Ana R. La radiografía que ha hecho de la situación es de lo más certera.

Besos.

Ashbless dijo...

Forges es un visionario, un cínico, y como muchos cínicos que no están amargadoa, un sabio.

Pero somos libres. La libertad comienza cuando sabes que es lo que quieres y si estás conforme o no con lo que haces.

Despues de esta primera libertad vienen otras, pero como antes decia Calle Quimera, hay que ganarsela.

Un primer paso puede ser elegir renunciar a algunas cosas, no entrar en el juego que nos proponen para que demos vuelta en la rueda. Todos necesitamos un sitio donde dormir, comida y ropa para nosotros y los nuestros, pero si tenemos la capacidad de elegir otra cosa distinta de lo que se supone que "hay que hacer" o "se lleva" ya hemos conseguido otra libertad importante.

Y las siguientes quizás están más a mano de lo que nos parece ahora...

Un abrazo

Calle Quimera dijo...

Totalmente de acuerdo contigo en todo, Ashbless, desde la descripción que haces de Forges hasta el concepto de que es posible ser libre. Es muy difícil salirse de la maquinaria; por lo general tenemos ya una serie de necesidades creadas y además nos pasamos la vida en estado de continua apetencia, seducidos por la amplísima oferta de todo tipo con que la sociedad de consumo nos tienta. Ser capaz de abstraerse de todo eso y de procurar satisfacer solo las necesidades reales, desde luego nos conduce por el camino de la libertad.

besos, Ashbless, siempre es un placer conversar contigo.

elsacelsius dijo...

Nada es lo que parece ...
Todos somos culpables en cierta medida, de no hacer nada ...
Nadie es totalmete inocente...
Todos podemos luchar y alzar nuestra única voz... aunque sea un granito insignificante... muchos forman una playa.

Calle Quimera dijo...

Esa es nuestra teoría, elsacelsius, que muchas voces forman un grito que alguien se verá obligado a oír en algún momento.

Bienvenida a esta calle, gracias por tu visita. Saludos cordiales.