miércoles, 18 de abril de 2007

ALMAS GEMELAS


Según los reencarnacionistas, al ser creados fuimos seres completos, una unidad o átomo total que integraba lo masculino y femenino en absoluta armonía. Al desprenderse del Plano Búdico, el átomo se separa en dos mitades, y cada una asume un sexo. Inconscientemente añoramos esa unión perfecta y cálida que alguna vez conocimos, y con una sensación de vacío, sintiéndonos una mitad incompleta de un todo, vida tras vida buscamos incansablemente a esa otra mitad perdida que nos corresponde y que nos complementa.


Estamos destinados a buscarnos y encontrarnos siempre, en cada ciclo de vida. Toparse con el alma gemela es como mirarse al espejo y verse reflejado uno mismo en un gemelo, un otro yo, otra parte de mí, idéntica. El espíritu, la esencia de cada persona, tiene un reflejo perfecto en otra. El cosmos y el destino confabulan para posibilitar el encuentro, que está pactado antes de la reencarnación de ambas partes, aunque a veces sea difícil reconocerla ya sea porque sus características nos irritan, porque su situación no concuerda con la nuestra (por ejemplo, no es libre), porque vive a miles de kilómetros de distancia, o simplemente aún no nos reconoce . El resto es cuestión de intuición, de saber advertir las señales que esa persona y nuestra relación con ella nos va dejando a cada paso a la espera de las que descifremos. Algunas son externas, y otras sólo las sentiremos en nuestro interior, como una certeza de que esa persona “es”, por mil razones que no seremos, quizás, capaces de verbalizar. Podemos sentir algo especial por alguien, un sentimiento que nadie más nos inspira, y aún así no reconocerla como tal. Convivimos con ella vida tras vida en distintos tipos de relaciones: padres e hijos, amigos, pareja, maestro y alumno, etc… Pero siempre hay claves a las que atender: telepatía, gozo, un profundo sentimiento de fusión, atracción intensa por la otra persona. Una conexión total, a otro nivel. Si se encuentra a una persona del sexo opuesto con la que se siente que se logra un desenvolvimiento espiritual que jamás se podría alcanzar por sí mismo (a) , con quien se coincide en el gusto por los mismos temas, se intercambian ideas constructivas y se busca en conjunto una elevación cultural e intelectual; alguien con quien incentivarse mutuamente, cuyo estado anímico se refleje en el de uno como en un espejo, que llore sus lágrimas y ría su risa, con quien el buen humor sea la tónica y la complementación perfecta, como un todo único; alguien por quien se sienta atraído (a) por una simpatía arrolladora y una conciencia superior, donde a veces no existe la necesidad de palabras pero sí la de conversaciones que duran horas, donde ambos se escuchan con atención; una persona con quien se comparte una enorme voluntad por ayudar a las personas e incluso se produce una atracción física y sexual, es posible que sea el alma gemela.


Siempre que se habla de este tema imaginamos idílicas historias de amor, llenas de felicidad. Pero el alma gemela es un concepto bastante más complejo que la popular idea de la media naranja, y tiene más que ver con un proceso de crecimiento personal y espiritual, ya que las relaciones interpersonales no tienen por único objetivo el hacernos felices, sino el enseñarnos a evolucionar, a crecer y aprender. Las relaciones, del tipo que sean, son la gran escuela para el progreso del alma, una prueba en terreno para determinar si hemos aprendido nuestras lecciones, y hasta que punto nos acercamos hasta nuestro plan vital determinado. Por eso mismo, muchos sostienen que nos reencarnamos una y otra vez con las mismas almas, para representar distintos papeles y aprender todo lo que necesitamos acerca del amor, la energía más poderosa del universo.

¿Qué opinas tú de todo esto? ¿Crees en la reencarnación, en la existencia de almas gemelas? ¿Tienes o has tenido alguna persona a la que puedas denominar así?

AVALON

29 comentarios:

el arbol de moras dijo...

Andará mi cara rodeada por distintas manos, mis ojos creerán ver la luz tan sólo porque en efímeros momentos, como si se tratara de una ráfaga de memoria inexistente, esas manos me recordaran a ti, que no te conozco.

Calle Quimera dijo...

La reencarnación es una creencia milenaria muy difundida entre determinadas culturas. No hay ningún argumento científico que la avale, evidentemente, pero tampoco es demostrable que no exista. Por eso, ni creo ni dejo de creer en ella, sino todo lo contrario... ;-) Lo que sí es cierto es que a veces me gustaría pensar que todos tenemos otra oportunidad, la posibilidad de vivir en otra vida lo que en ésta no se nos permitió, de poder cumplir en algún momento todas nuestras aspiraciones. Sería justicia poética...

Puede que no nos conozcamos, pero si fuese cierto que hay otras vidas, otros planos..quién sabe... puede que en alguno de ellos hayamos estado de pequeños subidos en las ramas de tu árbol de moras, con la cara y las manos llenas de churretes, riéndonos de alguna travesura...

Gracias por tu visita y por tu precioso comentario, tan lleno de poesía. Un beso.

Moony dijo...

Estoy convencida de que existe. No sé cómo ni de qué manera, pero está.
Igual que las almas gemelas, que no siempre y en todas las existencias se encuentran, pero que cuando lo hacen, el universo vibra con dos longitudes de onda idénticas, uniendo las frecuencias, los valles y las crestas, y quién sabe... quizá hasta formando una estrella.
La energía no se diluye, permanece, y siempre vuelve a manifestarse ¿Cómo? si lo supiera... no me importaría morir :)

Un beso.

SCD dijo...

¿Sabías que la cultura Maya creía en la reencarnación?...

Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Calle Quimera dijo...

A mí es un tema que me fascina, Moony. Ya sé que no se puede pasar de teorizar, puesto que no existen evidencias científicamente demostrables, pero me pregunto qué hay tras fenómenos como las sensaciones que todos tenemos alguna vez en nuestras vidas con respecto a algunas personas que acabamos de conocer pero que nos parece que en realidad las conocemos de toda la vida, o esos lugares que visitamos por primera vez y sin embargo es como si ya hubiésemos estado allí antes, o los "dejá vu", esas situaciones en que nos encontramos y que por unos momentos estamos seguros de haber vivido ya en otro momento...

Respecto a las almas gemelas, no lo has podido decir más bonito. Yo sí creo en su existencia, no necesariamente parejas, sino personas tan afines que es difícil saber dónde empieza la una y acaba la otra, independientemente de su sexo, edad, etc.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

¡Eso no lo sabía, SCD! ¿Para cuándo un post sobre eso, compañero? Ya sé que es un poco de cara dura por mi parte, pero en esa puerta abierta a la cultura de tu país que es tu blog seguro que hay un huequito para esa parte de la cultura maya.. ;-)

Un abrazo.

umla2001 dijo...

"Las relaciones, del tipo que sean, son la gran escuela para el progreso del alma".

De todo el post, yo me quedo con esta frase. Como también has dicho por ahí, lo demás es teorizar. Así que es preferible quedarse con la experiencia concreta, el entrenamiento vital y emocional que son las relaciones humanas. Puede que sean más o menos difíciles, nunca serán perfectas, pero siempre enriquecedoras.

Por lo demás, la reencarnación es el sueño de tener otra oportunidad para mejorarse. Pero, ¿por qué no aprovechar esta oportunidad, que es la única de la que sabemos con certeza que podemos disponer? ¿Por qué postergar los buenos propósitos para una vida futura que no sabemos si existe?

El alma gemela es también una aspiración inherente al ser humano: alcanzar la plenitud. Pero es una plenitud que mira hacia otra persona. ¿Por qué no buscar la plenitud en uno mismo?

Además, cuando normalmente encontramos ese tipo de conexión que describes en tu post las razones no suelen ser ni mucho menos metafísicas. Es todo mucho más prosaico.

En la vida, nos encontramos con quien nos encontramos. Con algunos nos llevamos mejor y con otros peor.

A pesar de lo que pienso... Bonito post.

Saludos.

mi despertar dijo...

no sabia nada, me encantó tu texto
me deja pensando

nadaquedemostrar dijo...

...me das de lleno.

Creo plenamente en las almas gemelas. Tengo la suerte de que se me han vuelto a cruzar. Esa energía tan conocida y familiar no nos deja impasibles. Sabemos quiénes son y forman parte de la mágia de esta vida.

Miguel dijo...

Sí... Y es espectacular. Mis padres, por ejempolo lo son, observarlos es exclamar: sí Quimera, sí.

Umla dice "¿Por qué no buscar la plenitud en uno mismo?" Creo que la plenitud se alcanza en la interacción, de lo contrario estaríamos como frente a un espejo viendo años y años sin movernos de allí los cambios que con lo y los demás se producen en segundos.

Tampoco es cuestión de metafísica ni de lo prosaico, sino de lo desconocido, un misterio que estamos investigando infinitamente...

Un excelente trabajo Quimera. Abrazos.

Calle Quimera dijo...

El deseo y la necesidad de trascender es inherente al ser humano, Umla, y cada cultura lo ha resuelto a su manera desde tiempos inmemoriales. Una de esas maneras es la reencarnación, tan válida o inconsistente -según la mentalidad de quien la considera- como cualquier otra,habida cuenta de que no hay pruebas científicas de que exista ninguna de ellas. Ni de que no... Seguramente para nosotros, los occidentales, es más difícil de considerar puesto que pertenece a otros acerbos culturales.

Apuntas que por qué no aprovechar esta oportunidad, que es la única de la que sabemos con certeza que podemos disponer... Es que precisamente, según los reencarnacionistas, ese es el objetivo de cada una de las vidas que se nos conceden: aprovecharla, ir mejorando en cada una de ellas, alcanzando cotas más altas en el perfeccionamiento personal. No se trata de postergar los buenos propósitos, sino de cumplirlos en cada vida, sabiendo que esta va encadenada a otra y que en cada una hay que hacerlo lo mejor posible para lograr llegar a la meta final. Tu postura no está reñida con la de la reencarnación, en realidad es la misma, solo que la tuya tiene un sentido de inmediatez del que carece la otra.


En cuanto al alma gemela, planteabas la posibilidad de buscar la plenitud en uno mismo, sin depender de lo que otro aporte a ésta.. El ser humano es gregario por naturaleza, y no solo sociológica sino también anímicamente. Las relaciones, del tipo que sean, son la gran escuela para el progreso del alma, como citabas, y del todo necesarias para un desarrollo personal y afectivo sanos. Creo que la plenitud en uno mismo, sobre ser difícil de alcanzar, es siempre incompleta, y adem´s menos satisfactoria que cuando se comparte. Como apuntabas, las relaciones humanas, aunque puedan ser complicadas, siempre enriquecen, las necesitamos. Esto es un hecho real y objetivo; a partir de aquí, lo que cambia es el enfoque: los occidentales nos detenemos en el hecho en sí, los reencarnacionistas le encuentran un sentido más trascendente, enfoque en el que van incluidas las respectivas motivaciones prosaicas y metafísicas de cada cual.

De todas formas, nada hay demostrable, todo son teorías surgidas de la necesidad de explicar el sentido de nuestras vidas, de nuestra relación con el cosmos, del anhelo de perpetuación, y esta puede ser tan válida como otra cualquiera.

Gracias por tu visita y tu aportación, Umla, un beso.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Mucha, me alegro haber podido aportar algo con este post. Un beso.

Calle Quimera dijo...

Me alegro inmensamente por ti, Nada. Creo que es importante tener a alguien con quien tener esa afinidad que nos hace mucho más agradable la vida, que nos salva de la soledad y que hace más plena nuestra existencia.

Un beso.

Calle Quimera dijo...

Es hermoso tener como referencia a personas que han logrado esa comunión espiritual, Miguel; nos hace pensar que, igual que ellos lo consiguieron, también nosotros tenemos a alguien que conecta espiritualmente con nosotros, lo hayamos encontrado ya o no, pero que existe.

Un beso.

Pedro (Glup). dijo...

Opino que:
.- es todo mucho más sencillo.
.- no creo en la reencarnación. Te mueres y ya, se acabó.
.- no creo en almas gemelas, en absoluto (lo digo porque conozco a la mía)
.- no, no la tengo, nunca la he tenido (ya dije que no creo que exista)

MentesSueltas dijo...

Hermoso relato, para reflexionar.
Dejo un abrazo desde Buenos Aires.
MentesSueltas

Misántropo dijo...

Creo en la reencarnación de la vida, es evidente. Pero no en la del individuo.

Por otra parte, cada vez creo menos en el individuo con una sóla alma. Tal como se va poniendo el parque, pienso que lo mínimo, no ya para crecer, sino para sobrevivir, es la comunión de (al menos) dos almas; y cuanto menos gemelos, mejor.

Me gustan tus reflexiones, Avalon; que, si no me equivoco, eres el lado andaluz de ese alma par mediterránea que vosotros llamáis, muy sabiamente, quimera.

Abrazos ambos.

Calle Quimera dijo...

Tus posiciones han quedado clarísimamente delimitadas, Pedro. :-) Yo, personalmente, no me decanto ni por la existencia ni por la no existencia de la reencarnación o de cualquier otra manera de trascender, puesto que no hay pruebas fehacientes de ninguna de ellas, pero tampoco me atrevería a asegurar tajantemente que uno se muere y se acabó, porque eso tampoco está demostrado. Si nos aguarda algo más tras la muerte, sigue siendo la pregunta del millón.

No he podido evitar sonreír al leer esa alusión que haces a tu alma, y, en base al conocimiento que tienes de ella, tu afirmación de que difícilmente hallarías un alma gemela... De cualquier manera, mi deseo es que termines por hallar alguien con la suficiente afinidad contigo como para poderla considerar eso, un alma gemela (o lo más parecido..)

Un abrazo, Pedro, encantada de verte por aquí.

Calle Quimera dijo...

Gracias, Mentessueltas, me alegra que te haya resultado interesante el post.

Un abrazo.

Calle Quimera dijo...

Estoy de acuerdo contigo en el planteamiento que haces sobre las almas, Misántropo. Las relaciones humanas nutren alma y mente, y ya se sabe que el alimento, mientras más variado, mejor.

Sin embargo, creo que para la estabilidad anímica es importante tener esa otra persona con la que puedes pensar en voz alta. No me refiero forzosamente a una pareja, sino a alguien con quien poderte desnudar sin pudores de ningún tipo. Y no me refiero a la ropa.. :-) Y en mi opinión ahí sí que mientras más gemela, mejor.

Efectivamente, Avalon es la mitad sureña de este par que camina sobre el filo de la fina arista que separa la realidad de la quimera. No sabes cuánto te agradezco tus palabras... Un abrazo, Misántropo.

yraya dijo...

Yo creo en las almas gemelas, aunque sea difícil, encontrarlas, la reencarnación, uffff, ahi si que tengo mis dudas.
bonito post.

Calle Quimera dijo...

Las almas gemelas, la media naranja, la persona complementaria... Hay muchas maneras de llamarla, muchos matices a la hora de elaborar ese concepto, pero la mayoría pensamos (o necesitamos pensar..) que existe.
Lo de la reencarnación ya es otro cantar, sobre todo porque nuestra cultura quizás no esté preparada para entender ese concepto.

Un beso, yraya, encantada con tu visita.

Horacio dijo...

Hola!

De acuerdo a mi experiencia en el tema, les contaré mi opinión al respecto; con todo respeto por la creencia de los demás.
Tuve la gran gracia, hace 2 años, de conocer mi alma gemela.
Con el tiempo y a travez de una lectura de registros akashicos, descubro que es mi alma gemela y descubro QUE SON LAS ALMAS GEMELAS.
Cuando Dios genera un ALMA, crea una masa de energia y la divide en DOS PARTES.
Esas dos partes son almas gemelas. Por que ? PORQUE TIENEN EXACTAMENTE LA MISMA VIBRACION ALMICA.
A partir de ese momento, cada alma hace su propio camino de encarnaciones. El detalle viene en que , antes de encarnar en una vida, si las dos almas gemelas deciden encontrarse, se van a encontrar.
Pueden pasar vidas sin encontrarse o conocerse.
Pueden conocerse y no saber que son gemelas, pero van a sentir algo sumamente distinto, particular y especial.
Otro tema muy importante es lo siguiente: Las almas gemelas NO SON TU MEDIA NARANJA. Tu alma gemela puede ser de tu mismo sexo o distinto sexo, depende como esté encarnado/a. Y la relaciòn puede ser buena o karmática.
Un alma gemela puede ser tu padre, tu hermana, un amigo, o alguien a quien en esta vida nunca conocerás.
Lo que se siente al encontrar tu alma gemela, es indescriptible con palabras.
Lo que les puedo decir es que el sinnumero de palpitaciones del corazon provocados por la cantidad de luz que sale de tu cuerpo al ver a esa persona, es una experiencia que jamas olvidare.

Un abrazo de luz a todos !!
Horacio

Calle Quimera dijo...

Básicamente coincido contigo, Horacio... En mi opinión existen personas entre las que se produce tal grado de afinidad que realmente no se me ocurre otro término para designarla que el de "almas gemelas", y asi mismo creo que no ha de ser forzosamente la "media naranja", sino alguien con quien puedes tener cualquier otro tipo de relación, pero a quien te sientes indisolublemente unido.

Felicitaciones por haber encontrado la tuya, creo que es uno de los logros que más pueden colmar la vida de una persona. Y gracias por pasar por esta calle, donde siempre serás bienvenido. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues yo soy prueba d q si existen las almas gemelas , en verdad que somos muy parecido, mas allá d la explicación, sí es como si viera mi reflejo en el , pero a la vez nos complementamos también, por ejemplo él es un sarcastico nato y yo soy muy transparente, etc...
Sabemos quienes somos,ambos estamos solteros, pero aún así no estamos juntos, es algo que hay q solucionar. Sé que pronto lo estaremos.
Además sentimos una amor que no se puede explicar con palabras, y se siente mucha energía cuando estamos en contacto. En fin...
ViVa eL aMoR!!

Anónimo dijo...

Nos apasiona el tema de las almas gemelas, y nos gustaria saber si sos propietario del texto o es extraido del texto de algun autor.
Besos!

duquesse dijo...

Felicidades por esta bonita página. Yo no se si existe la reencarnación pero he comprobado en mi propia vida que sí, que sin saber el por qué, otra persona y yo estamos indefinidamente unidos. Curiosamente, tras 25 años de separación y sin posibilidades imaginables de saber el uno del otro, desparecidos mutuamente, comencé a tener sueños sobre un reencuentro. Este ocurría casualmente pero la sensación era de que siempre había estado allí esperando. El sueño le situaba en los mismos lugares en los que nos habíamos conocido, algo bastante improbable ya que la última vez que nos habíamos visto teníamos 18 años.El mismo sueño se ha repetido una y otra vez durante los últimos cinco años. Parece una locura pero llegué a tener la sensación de que en determinados momentos conectábamos mentalmente.
Pues bien, comencé a buscarlo en internet algo bastante difícil pues solo recordaba su primer apellido, por otra parte bastante común y pasaba horas y horas haciéndolo sin desfallecer. El día en el que decidí no proseguir con la búsqueda nos encontramos por casualidad.Y estaba donde siempre, y estaba esperando. Con toda la naturalidad del mundo desparecieron veinticinco años de un plumazo y retomamos la conversación allí donde la habíamos dejado.
Todo esto ocurrió hace tan solo una semana y todavía nos tenemos que recordar que han pasado 25 años porque no tenemos consciencia de ello. Algunos lo llamaran amor pero si nos perdimos de vista fue precisamente porque no estábamos especialmente enamorados.O quizá han tenido que pasar tanto tiempo para darnos cuenta de que sí. Sea lo que sea yo se que ha ocurrido algo más.

Anónimo dijo...

Yo también creeo que existen las almas gemelas, pues yo he encontrado la mia y son de distinto sexo, es fundamental, por que asi nos complementamos, es la naturaleza, el hombre complementa a la mujer y esta al hombre, ademas de almas existe la naturaleza, la quimica entre los dos y la necesidad de estar juntos, es algo inexplicable, es un sentimiento muy fuerte , muy limpio y muy bonito, es como ver la luz, o ver todo iluminado, ver todo como debe ser. Son dos seres de distinto sexo que se complementan, inseparables cuando estan juntos, un sentimiento tan inocente,limpio e inmenso entre un hombre y una mujer que hasta se parecen fisicamente. de tal manera que cuando la miras a los ojos te quedas impresionado porque te ves a ti mismo. El un hombre y ella una mujer, para poder luego dar frutos y seguir descubriendo juntos como funciona la vida, estando juntos forman una union muy fuerte, capaz de alcanzar muchas cosas con más facilidad y rapidez. Es muy fácil encontrarla, simplemente hay que pedir encontrar a esa persona todos los dias y que cualquier obstaculo entre vosotros se quite de una correcta manera para poder estar juntos lo mas rapido posible. Muchas veces hay que solucionar cosas y situaciones para llegar a merecernos esa persona. Ya vereis que rapido es , mas de lo que uno imagina. Un saludo a todos, mucha suerte

Anónimo dijo...

Si tengo que hacer caso a las sensaciones que he experimentado en lo más profundo de mi ser, tengo que afirmar que sí existen las almas gemelas. El encuentro con ese ser tan especial nos da una alegría inmensa, porque es algo mágico. Sin embargo, no está exento de sufrimiento y dolor pues es una de las mayores pruebas que nos puede poner la vida y, sin duda,la prueba más importante para nuestro crecimiento espiritual. Saber que hay alguien muy lejos de nosotros e inalcalzable a nivel físico, pero con el que nuestra alma se siente en comunión, es algo dulce y amargo a la vez.