lunes, 23 de marzo de 2009

DESDE LA TERRAZA




Las últimas luces del día van oscureciendo la piel celeste del cielo,

contra el que se recorta la cinta parda de las descarnadas montañas.

Altas, rudas, acogen sin embargo tiernamente

en su regazo las casitas blancas de un pueblo blanco.

Una brisa infantil de lejanas reminiscencias a salitre marino

juega a dar empujones a las pacientes ramas de árboles

que, en espeso muro, sobre la hierba

que alfombra la tierra lisa, se yerguen en verde.

Verdes las jóvenes palmeras, verdes los naranjos niños,

verde la grama pespunteada por caminitos de losas blancas,

hundidas pisadas que conducen a dos estanques,

el uno trebolado, el otro redondito ,

que azulan frescas aguas claras, transparentes.

Las sombras de los árboles, de los bancos que puntean la hierba,

se van alargando lentamente, ganando camino entre el verde.

Los últimos rayos del sol culebrean por la piel,

cosquilleando, casi caldeándola aún,

y el aire, celoso, la acaricia aladamente y la besa.

Sereno silencio, infinita y translúcida calma

se extienden como yedra. Una sonrisa lejana juguetea en ella.

Huele a verde de la hierba, a frescor del agua,

a soledad... Y a prometidas estrellas y luna

con carita de niña, de niña de plata,

que abrirán las puertas de la noche al canto del grillo,

y a la poesía de las cosas.

21 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

las sombras de ternura que tus versos nos entrega...

hermoso

saludos fraternos

un abrazo

El antifaz dijo...

Cada atardecer es nuevo, distinto en matices.
Vosotros os habéis ido a un atardecer para que vuestros versos amanezcan.
Besos, abrazos.

Fede dijo...

Hermosas palabras que suenan a primavera, a serenidad y a sosiego.
Fantástico.

Calle Quimera dijo...

La Calle sigue con las farolas a medio gas, pero aún alumbran, querido Antifaz, lo suficiente como para sumarse a las últimas luces de un atardecer.

Besos, muchos, abrazos y ... salud, Antifaz, Fede, Adolfo. Y para ti, Manuel Tuccitano, que siempre ands por ahí.. :-)

Miguel Schweiz dijo...

Una calle ahora sumergida en una naturaleza pujante que describes de tal forma que ya no es leer es entrar en todo ese mundo.


(Lo que observo siempre es esa "soledad" rondando llena de incógnitas, que aunque fondee no hallo rastros perceptibles sino fantasmagóricos.)

Chicos, no sé qué pasa, es difícil permanecer así impotente mientras se presienten grietas... Pero debo primero que nada el respeto a vuestro silencio y la alegría de seguir viéndolos.

Besos Avalón... salud Etinarcadia...

fgiucich dijo...

Un poema que trae en sus alforjas una tremenda sensaciòn de paz. Abrazos.

María Narro dijo...

ese atardecer huele a soledad tiznada de esperanza... de una muy tenue esperanza.

Caballero Quimera, Avalon necesita tu empujón.

os quiero.

Wara dijo...

Verde, verde-esperanza, verde-primavera.
Verde-ilusión y verde-renacimiento.
Tantos verdes distintos -que decía Tolkiem por boca de Bilbo-, y voces en la puerta.

Abrazos.

La Gata Coqueta dijo...

CUANDO LLEGA EL ATARDECER CUANTA POESÍA LLEVA EN SU INTERIOR...

LLEVA SENTIRSE ARROPADO Y ENVUELTO POR ELLA SOÑANDO E IMAGINANDO LO QUE PUEDE A VER SIDO Y NO ES, TODO ESTO REFLEXIONANDO Y CON LA VISTA PUESTA EN UNA LEJANIA QUE EN CADA MOMENTO SE APROXIMA MÁS, ESPERANDO EL SIGUIENTE DÍA, PENSANDO QUE ES NUEVO Y DE ECHO LO ES PERO LA LEJANIA ES AUN MAYOR QUE AYER...

UN AMOR DE BESOS QUE AQUÍ OS DEJO, EN ESTOS MOMENTOS DEPOSITADOS PARA EL QUE LOS QUIERA ACERCAR A SÍ...

Malena dijo...

Días de paz que necesita el alma. Días sin ruido que nos dejan oir como crece la hierba y días de sol que nos recuerda que ya está aquí la primavera.

Mil besos, Avalon, Etinarcadia.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

El atardecer o el amanecer de la noche, contradictorio como cada día. Nunca un atardecer es igual a otro, simpre hay matices que colorean los sentimientos...un abrazo

Prometeo dijo...

¡Caramba! me has traido mis recuerdos de los veraneos, con lso niños, en peñiscola: tal cual desde la terracita...una delicia de tiempo, muchos recuerdos, a ver si vamos este verano aunque la cosa esta chunga. Una delicia de poema. Un fuerte abarzo.

Ashbless dijo...

La primavera llega a todas partes; casi siempre es la vida impetuosa, otras veces, verdea y viste las antes tristes piedras. De un modo u otro la vida continua, invencible.

Un abrazo

yraya dijo...

Aquí está a primavera, se nota en tus palabras, no en la temperatura.
Besitos

Trini dijo...

Desde luego, este poema es una terraza, de cara a la poesía.

Muy bello, frescamente bello.

Besos a repartir

Amaya dijo...

horizonte-piel, montaña-carne.., una carita infantil que nos alumbra en la noche.., y saber que es magia este sentir vuestro, este percibir con el corazón este mundo loco que gira y gira sin parar, sin esperar a los versos, sin escuchar a la poesía
Mil besos, gracias por este bellisimo poema

Jassy dijo...

Me has remontado a muchos años atras... ahora quiero una terraza como la de la foto, ¡Ya es primavera!

La Gata Coqueta dijo...

Paso a saludarte y desearte que la paz de la tarde aun anide, en tu espíritu y en el de quien te acompañe contemplando las estrellas y la luna en una cena romantica al lado del mar y a poder ser con música incluida, para que exista aun más magia y poesía...

Un abrazo un beso y lo que quieras aceptar hasta la próxima semana.
Ciau

ЖΔЯIΔ dijo...

Hola
Aunque no acostumbro a dejar comentarios Siempre paso a leerte
Y deje algo aqui para ti

http://moonshadowfireheart.blogspot.com/2009/03/un-pequeno-gesto.html

Saludos

El perro andaluz dijo...

Los lugares son más bellos, cuando ustedes los describen, las cosas en general.
Abrazos, amigos lindos.

MentesSueltas dijo...

Hermosos recuerdos, bello leerte.

Te abrazo
MentesSueltas