miércoles, 6 de febrero de 2008

LOS LÍMITES DEL ARTE


"Por 25 centavos de dólar, el artista chileno Francisco Tapia deja que el público le pegue un latigazo con un cable coaxial en la espalda desnuda, donde tiene tatuado el logotipo del Gobierno de Chile, en una bizarra crítica hacia las instituciones gubernamentales y la cultura del país suramericano.

También es posible escupirle por el módico precio de dos dólares. El artista tiene tatuado sobre su espalda la frase 'I love my sponsor' y debajo el logotipo del Consejo Nacional de Cultura del gobierno chileno, en una crítica hacia la falta de apoyo institucional al arte no formal."
Esta noticia, aparecida ayer, le hace a uno cuestionarse dónde están los límites en el arte. Innovar, transgredir, se vuelve cada vez más necesario porque prácticamente todo está inventado ya y en este campo, como en todo, es necesario avanzar. Pero ¿hasta dónde se puede llegar manteniéndose en los límites del arte sin cruzar la barrera que separa a éste del esperpento o de la tomadura de pelo, sin más? Las performances, forma artística que combina elementos del teatro, la música y las artes visuales, se mantienen, en nuestra opinión, en esa delgada franja que separa la genialidad de lo absurdo. Pueden ser realmente innovadoras o una mamarrachada. En una de ellas un coreógrafo
belga, Jan Fabre, un actor se masturba sobre la escena. En otro momento, orina y dirige su miembro hacia el público. Al menos, cuatro mujeres fueron salpicadas. A lo mejor es cuestión de modernidad, pero a mí en concreto no me hubiera hecho ninguna ilusión recibir los fluidos de un señor desconocido, por muy transgresor y novedoso que pudiera resultar el espectáculo, y por mucho simbolismo que tuviera. Más bien me hubiera dado un asco tremendo.

No, ya no no nos estamos refiriendo a las performances, sino a un tipo de "arte" cada vez más en boga: el que practican individuos como Marco Evaristti, un chileno-danés que montó hace varios años una instalación en la que los visitantes podían matar peces apretando el botón de unas licuadoras en las que estaban atrapados, y que fue expuesta, entre otros sitios, en el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago de Chile. ¿Destrozar animales vivos es un arte? Otra de sus exposiciones consistió en una instalación en una galería de Aalborg (Suecia) en la que vendía una decena de albóndigas hechas con su propia grasa, procedente de una liposucción, y envasadas con su foto a unos 4.390 dólares la unidad. Baratitas y además tentadoras, ¿no?

Guillermo Vargas Habacuc, costarricense, el pasado mes de agosto cazó a un perro callejero, lo ató con una corta cuerda a una de las paredes del local de una galería artística de Managua, en una exposición, y lo dejó morir de hambre y sed. Según él, ese acto de cobarde sadismo es arte. Más terrible aún resulta el hecho de que el público pasara junto al animal, lo viera agonizar lentamente y nadie hiciera nada por terminar con aquel abominable acto de crueldad.

Un "artista" chino, Zhu Yu, come fetos humanos en sus actuaciones... Según él, lo hace por amor al arte. Es lo que en China se conoce como «arte extremo», la última forma de expresión radical para una nueva generación de creadores que han surgido de la sombra de la censura comunista con el lema de «No hay límites».

Uno de los premios más prestigiosos de arte contemporáneo en el mundo, el Premio Turner, dotado con 25.000 libras (35.000 euros), que se comenzó a otorgar hace más de 20 años bajo el amparo de una de las instituciones artísticas más sólidas de Londres, la Tate Gallery, está siempre envuelto en el escándalo y la polémica. Solo hay que ver el tipo de obras que han conseguido alzarse con el galardón. Una de las ganadoras consistía en una habitación vacía, en la que unas luces se apagaban y encendían a intervalos de un minuto. Otra en una vaca cuarteada y metida en cajas transparentes con formol. Otras eran cerámicas vidriosas adornadas con imágenes de abusos sexuales y chistes sobre el mundo del arte. Quizás el caso más escandaloso fue el de una "instalación", como se conoce este tipo de "obra", presentada por una artista llamada Tracey Emin que no llegó a obtener el premio. Lo que llevó a concurso fue un montaje de la cama en la que pasó una semana borracha después de un aborto.

Junto al lecho, dos botellas de vodka y una de zumo, un montón de kleenex sucios, bragas y compresas usadas, un cenicero lleno de colillas, preservativos, tampones, anticonceptivos, gel lubricante, tiritas viejas, un muñeco de peluche... Las sábanas arrugadas estaban estampadas con huellas de neumático, manchas de orín y de otro origen indefinible; el edredón, impregnado de sudor, las plumas escapando de las almohadas... Encima del lecho, un letrero luminoso informaba: «Cada parte de mí está sangrando». En las paredes, algunos de sus dibujos y un tapiz con la palabra «Joder» en lugar prominente.

Quizás cuanto llevamos dicho haga pensar que en esta calle rechazamos de plano el arte contemporáneo, pero nada más lejos de la realidad. Creemos que el arte ha de evolucionar, que hay creadores que tienen espléndidas ideas muy innovadoras y que ofrecen caminos que merecen la pena ser explorados. El body art, por poner un ejemplo, resulta fascinante por la imaginación que se derrocha. Más que arte lo llamaríamos más bien un "objeto estético", pero una de sus vertientes trata temas como la violencia, la autoagresión, la sexualidad, el exhibicionismo o la resistencia corporal a fenómenos físicos. Así , el cuerpo puede estar transformado por un disfraz, ser utilizado como instrumento o unidad de medida, agredido o puesto a prueba hasta los límites del sufrimiento. El principal exponente de esta vertiente era Rudolf Schwarzkogler, un alemán que en 1969 se amputó centímetro a centímetro el pene mientras un fotógrafo registraba la acción.

En fin, la lista es larga, pero van desde la pantomima cómica hasta lo que podríamos casi considerar sicopatías peligrosas.

Se entiendan o no, las artes contemporáneas convocan muchedumbres. Eso dicen las cifras de asistencia a los salones y museos, donde las formas no tradicionales de arte ya son la regla y no la excepción. Para algunos es señal de que existe un fuerte consenso con respecto a qué llamamos arte hoy. Aquello que en círculos más conservadores puede parecer incomprensible, el público lo recibe con curiosidad. Lo que nos preguntamos nosotros es qué busca la gente qué va a ver este tipo de espectáculos. ¿Sensacionalismo? ¿Sensaciones fuertes? En la noticia que abría este post se citaban las palabras que decía una madre de familia a su hijo luego de pagar por dar un latigazo doble a Francisco Tapia:

"Pégale, pégale, desquítate. Acuérdate de alguna cosa fea que te haya pasado. Pero pégale fuerte".

Nos parece terrorífico que una madre anime a su hijo a desplegar toda la violencia que es capaz de engendrar azotando a alguien que, por otra parte, resulta ser un completo desconocido para el chico.

Pero dejando ya de lado los aspectos morales, que evidentemente los hay, lo cierto es que se camina por senderos inciertos donde el "todo vale" se ha convertido ya en consigna. O se hace una criba, o va a terminar siendo necesaria una redefinición del arte.


AVALON Y ETINARCADIA

50 comentarios:

Raùl Junquera dijo...

Mejor me callo....

Calle Quimera dijo...

Jajajajaja.. Desde luego, tienes to el arte del mundo. Gadita tenías que ser..

Un besazo, Raúl.

Paco dijo...

Un amigo mío, dramaturgo y afamado pintor, con reconocimientos en Italia, Francia, Argentina, Uruguay y otros muchos países, que ahora tiene la sabia edad de 84 años y una lucidez que ya la quisiera para mí, dice entre infinidad de cosas, ésta: "La mayoría de las salas de arte moderno están llenas de mierda."
En fin...

Calle Quimera dijo...

Qué razón llevaba tu amigo, Paco... Te cuento una anécdota para que veas hasta qué punto acierta y hasta dónde llegan el mercantilismo y la voracidad de galeristas e intermediarios. Hace poco un artista italiano ciertamente polémico, Piero Manzoni, enlató caca a modo de protesta por lo absurdo que se había vuelto el mercado de arte. Bueno, pues está claro que éste ya no puede ser irónico ni contestatario sin ser absorbido inmediatamente por el mercado. Meses después la Tate Gallery empleó 35.000 euros para comprar estas latas. El portavoz de la galería declaró: "El Manzoni fue una adquisición muy importante por una cantidad muy pequeña de dinero. (...) Este trabajo examina aspectos esenciales del arte del siglo XX, como la autoría y la producción de arte".

¿Qué me dices de la compra y, sobre todo, de la frase?

besos, y salud.

Raùl Junquera dijo...

Mira AVALÒN, cuando me dices que tengo tò el arte del mundo, ¿no lo diras pensando en el arte del post??? por que si es asì prefiero que me digan saborio o malage..

Calle Quimera dijo...

Jajajaja.. No, hijo, el tuyo es del bueno, como acabas de demostrar de nuevo. Arte de Cai...¡casi na!

besazos.

Nochestrellada dijo...

Cuando estudiaba en Bellas Artes, algunas veces me sentí un poco anticuada o formal, pues al ver lo que muchos llamaban vanguardismo o arte contempóraneo me horrorizaba el solo hecho de pensar que cualquier cosa sea llamada arte.
Porque a pesar de no haber compartido su época...añoro esos tiempos de los grandes maestros...
eso era arte..."con mayúsculas"
Por suerte, pese a los modisamos, cada día surgen grandes y pequeños artistas, que vale la pena conocer, y disfrutar...

Espero que este arte basura pase rápido de moda...

Un beso

Enmascarado dijo...

Creo que lo unico que comparte con el Arte es la A...de Atroz, Arcada, Antiestético,Anencéfalo...la lista sería interminable

Quizá la foto del agónico perro con la gente de fondo, como si estuvieran en un fiesta, ignorándole, es fiel reflejo de nuestra sociedad.

Cada día mueren en el mundo miles de niños por falta de vacunas, de alimentos... y los demás mirando hacia otro lado.

Gracias por remover nuestras conciencias.Genial Post,cada uno nuevo parece mejor que el anterior.. enhorabuena¡

Saludos

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Me gusta mucho el atre contemporaneo pero hay ciertas expresiones de arte que no comprendo, como las que mencionan aca. Aparte de crear polemica, donde esta la estetica de el arte? Es bueno crear polemica y discusion pero tiene que ser basado en elgo, no en el objeto de arte en si mismo...no se si me explico. El arte (pienso yo) debe expresar una critica a la sociedad y la verdad q no veo la criticar al hacer jugo de un pez...Es que hay gente que le gusta choquear sin motivo alguno...

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

El artículo es buenísimo pero el tema es que no hay por donde cogerlo. Yo no sé donde está la frontera del arte, tal vez la cuestión es que la expresión artística no tiene por qué tener ninguna frontera, no sé.Lo que tengo clarísimo es que, especialmente de unas decadas a estos días, se tiende a dar por expresión artística lo que no es más que espectáculo, excentricidad o provocación, lo que no quiere decir que el arte no beba de estas fuentes, pero con su parcela de talento o capacidad de conmover. Que un tío se orine sobre el publico no conmueve, conmociona, que es distinto.
Vino y besos.

manuel-tuccitano dijo...

bueno...a cualquier basura lo llaman arte....pero lo peor no es que plasmen aberraciones...no...lo peor es que vaya gente a verlas y encima paguen por ello...amigos de la Quimera...arte pa regalar ahora aqui en cadiz y provincia con el carnaval de los jartibles,,,eso si es arte...besos

Miguel Schweiz dijo...

Es el sistema en general, nada funciona sin escándalo. El que pretenda crear, tiene a su vez que pensar en tada la parafernalia que tiene que rodearlo para llamar la atención.
Triste Quimeras, pero una raalidad de la que escapan cada vez menos

Victoria a la Paz dijo...

En estas navidades estuve en el museo "Reina Sofía" de Madrid. A medida que observaba por las salas, me crecía un nudo en el estómago que no podía describir, a pesar de que soy muy moderna y abierta a todas las innovaciones. Una frase de mi hija fue el detonante del ataque descontrolado de risa que me dió. La frase fue la siguiente: "mamá ésto soy capaz de hacerlo yo". Algunos cuadros eran totalmente una tomadura de pelo.
A raiz de mi visita estuve madurando y hablando con gente que sé, tienen una gran cultura pictórica y me lleváron a la conclusión de que por la sencilla razón de provocar o levantar esas críticas o emociones y teniendo en cuenta el momento en que se pintó y el motivo, pues ese era su encanto.
A pesar de todo y por mucho que me dijeran, algunos eran una verdadera porquería.
Felicito vuestro artículo, como siempre.
Besoados.

María Narro dijo...

cada vez me siento más marciana...

pero repito lo que habeís dicho varios: sin polémica ya no funciona nada, o casi nada.

pero para estar dentro de la movida, para saber de que habla todo el mundo has de ir a ver el 'arte' ¿no?

¡paren que me bajo!

Respecto a Natividad, el perro que dejaron morir de hambre y en su día denunció Miguel en su blog, me niego y entonces me negué a creer que toda la gente que visitaba la galería supiera lo que estaban haciendo con el perro. Aunque después de lo leído...

No sé... todavía tengo fe en el ser humano, por eso soy una marciana con coletas.

un abrazo confuso confuso confuso

yraya dijo...

En nombre del arte se esta haciendo verdaderas barrabasadas, todo esto es de locos o personas que no tienen otra forma de llamar la atención, puaf, que asco de gente.
Besitos a los dos.

El perro andaluz dijo...

A algunos yo les diría: Ese tu arte es para vomitARTE.
La verdad, se me hace muy difícil distinguir entre el minimalismo y la mediocridad absoluta. Hay video arte que más parece video marte, por las marcianadas que presentan. Y así, podría enumerar mamarrachos impresentables por doquier.
No creo que se deba poner límites al arte pero si se pueden poner límites a las personas. ¿Qué es eso de amarrar a un perro y dejarlo morir?
Me encantó el post, excelente reflexión.

Besos y abrazos amigos queridos.

Vizconde de Bragelonne dijo...

Según la RAE (en mayúsculas lo que quiero señalar)

arte.

(...)
2. amb. Manifestación de la ACTIVIDAD HUMANA mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
(...)

humano, na.
(...)
1. adj. PERTENECIENTE O RELATIVO AL HOMBRE.

2. adj. PROPIO DE ÉL

3. adj. Comprensivo, SENSIBLE A LOS INFORTUNIOS AJENOS
(...)

Desde mi punto de vista, los casos que habéis expuesto no encajan en la segunda definición y, por lo tanto, no ha lugar intentar encajarlos en la primera.

Sencillamente, no son arte por definición.

Además, dicho sea de paso, son de muy mal gusto.

Un saludo, gracias por la denuncia ...y que no falte.

kaekum dijo...

Señores, por fin dispongo de todo el tiempo que necesito para poder disfrutar de sus escritos. Ya era hora, la verdad y les pido disculpas por no haber podido pasar por su Calle tanto como hubiera querido. Ya volvemos a la carga, eso es lo importante.

En primer lugar, quiero felicitarles por ese año transcurrido desde la apertura de esta Calle, la cual nos ha abierto puertas y concepciones a las que (al menos en mi caso), no hubiéramos tenido otra forma de acceso. Y espero que nos duren muchos más, con la misma simbiosis de ambos dos y con la misma mezcla de poesía y cruda realidad a las que nos tienen acostumbrados.

En segundo lugar, comentarles (que una vez más), me han descubierto algo de lo que no tenía noticia. Había escuchado que algunas personas con determinadas dolencias psiquiátricas mostraban capacidades y talentos desbordantes, pero no sabía que se tratara de un síndrome en concreto ni que ese síndrome hubiera sido estudiado en profundidad. Bueno es saber.
La verdad es que me sorprende la metáfora; es como si en el cerebro no pudiera caber todo, como si nos dieran a elegir entre unas capacidades y otras, como si la genialidad y los dones se pagaran con la incapacidad en actividades menos magistrales. Tienen ustedes toda la razón: “la discapacidad está en los ojos de quien mira”.

Continúo alabándole el verso a Don Etinarcadia y no es para menos. Despedaza usted las sensaciones, desgrana sentimientos y escribe con una fuerza que nunca decae. No sé que tonos de granate usará usted en sus pasiones pero desde luego esos colores saben a cualquier cosa excepto a serenidad. Genial, para no variar.

Y para concluir y en cuanto a lo que dicen ustedes en este mismo post sobre la concepción del arte.
El arte es algo subjetivo y esa subjetividad no puede no ser, pues si no, no estaríamos hablando de arte. En ese mismo sentido me escribí a mí mismo una definición de arte (con poco valor lexicográfico, para que nos vamos a engañar) que era algo así: “Todo aquello que, habiendo sido realizado por otros, te gustaría ser capaz de poder realizar”.
Pues bien, tengo mi propia opinión de arte contemporáneo; pero siendo fiel a mi definición:
No es arte saber recibir latigazos; porque no solo sabemos hacerlo de sobra, sino que no pretendemos mejorar nuestra capacidad de hacerlo.
No es arte orinar ni masturbarse; porque obviamente todos sabemos (incluso hacérselo a otros, en el segundo caso).
No es arte matar peces, y menos de esa forma, sintiéndose como un todopoderoso despreciable; ni siquiera me gusta la pesca.
Obviamente, no es arte para nadie el comer fetos; si acaso para alguna serpiente, pero dudo que los ofidios sean amantes de la vanguardia artística.
Tampoco es arte abortar ni mostrar una cama con las consecuencias; porque aunque no sé hacerlo, tampoco lo pretendo. Además, la madre naturaleza no me dotó de las características propicias.
En cuanto a vacas y penes, ni falta hace que me pronuncie.
Y en cuanto a lo del perro que ninguna culpa tiene de la inmundicia humana… Eso me ha enfadado de verdad, y no es necesario ni que me explique.
Les dejo el link para que este salvaje sea vetado en la Bienal Centroamericana Honduras 2008:

http://www.petitiononline.com/mod_perl/signed.cgi?13031953

Que es mejor demostrar la repulsa con hechos que deshacerse en insultos.

Y nada más señores, al final me ha quedado un post un poco largo. Lo dicho, volvemos a la carga.
Que sepan que es un placer.

Besos y salud.

SCD dijo...

No soy quien para intentar definir la frontera entre el arte y el no arte pero pienso que deja de ser arte todo aquello que afecta a terceros... si alguien llama arte al dejarse ser orinado pues allá el, pero si esto se lo hacen a una persona, animal o cualquier ser vivo en contra de su voluntad, para que el "publico" lo considere arte, eso ya es otra cosa, menos arte.

En fin, yo tengo suficiente con pasar casi todos los dias por Calle Quimera y disfrutar de la dosis de lo que para mi es verdadero ARTE.

Saludos amigos!!!

Mónica Lima Quinto dijo...

Para mi que eso no es arte, ya que el arte ennaltece el espíritu, pero para mi es algo inconcebible.

Mónica Lima Quinto dijo...

Para mi que eso no es arte, ya que el arte ennaltece el espíritu, pero para mi es algo inconcebible.

raizen dijo...

Para lo de Habacuc se recogieron firmas en contra de su mal llamado "arte". ¿Cómo se puede llamar arte a toda ésta locura? eso es aberrante, el público que se detiene a observar semejante horror es igual o peor que quien hace la propuesta.
Muy buen post

Un abrazo con cariño

Sluagh dijo...

Un tema complicado este, el de la definición de arte.
Las definiciones a menudo son difíciles de hacer, a veces incluso artificiales o ilusorias. Las cosas están ahí y la definición es algo que llega después. Las cosas son diversas, distintas, cambiantes, mientras que las definiciones no, más bien todo lo contrario.

Aspectos lingüísticos y metafísicos a parte,a mí me cuesta entender como "arte" las "manifestaciones" de las que hacéis eco en este post. Más bien las clasifico como otra cosa, una categoría que no sé muy bien cómo rotular, aunque cada vez me inclino más a rotularla como "espectáculo". Un espectáculo es algo que atrae a la gente, que llama su atención, pero no tiene por qué ser positivo o hermoso. Simplemente es llamativo.

Creo que la definición de arte ha cambiado o se ha ampliado mucho recientemente. En la actualidad "arte" parece significar "cualquier cosa que despierte una emoción en el espectador". Claro que esta definición acepta todo tipo de emociones, incluidas emociones de repugnancia, desagrado, rechazo, morbosidad o simple y llanamente curiosidad. Todo esto son emociones, sí, pero creo que despertar este tipo de emociones no es "arte", es más bien provocación o espectáculo. ¿Que a la gente pueda gustarle eso?, vale, ¿que genere dinero?, sí, ¿que se ha puesto de moda?, de acuerdo. Pero no me parece guardar mucha relación con el concepto de arte anterior.
Como se dice sobre las artes escénicas: "hacer llorar el fácil, hacer reír es más difícil". Aunque esta frase quizá exagere un poco, creo que en este caso pasa algo parecido. Provocar asco, morbo o desagrado es fácil, lo vemos todos los días en multitud de cosas cotidianas y muchas vees deplorables. Personalmente no veo el mérito o el interés en eso. Creo que el arte consiste en transmitir emociones y a ser posible transmitir también un mensaje, pero otro tipo de emociones más interesantes, positivas o edificadoras. Incluso las obras que inspiran tristeza pueden resultar positivas, edificantes o transmitir un mensaje hermoso. Los extremos a los que llega el llamado "arte" contemporáneo, como he dicho, recurren a otro tipo de emociones más fáciles de conseguir y a la vez quizá más impactantes, pero en mi opinión menos interesantes.

La mayor parte de la gente que acude a este tipo de exposicioes supongo que lo hace movidas sobre todo por la curiosidad, el hastío, la inercia de la moda y la "presión" social de los círculos artísticos actuales. Algo parecido a lo que ocurre en "El traje nuevo del emperador".

Bueno, me he extendido bastante, jeje, pero la verdad, este es un tema que siempre me ha interesado y me alegra poder constrastar opiniones sobre él con vosotros.

Saludos.

Acitsonga dijo...

Excelente artículo, siempre he pensado lo mismo que ustedes, pero jamás lo podría decir mejor. En nombre del "arte" se cometen atrocidades, y no solo en el campo de las artes plásticas, hay músicos que deberían pagarnos por llenarnos los oídos de basura.
Me reitero en mis felicitaciones, imprescindible post.

Calle Quimera dijo...

Nochestrellada, no sabes cuánto nos alegra que una estudiante de Bellas Artes también se horrorice ante esto que ahora llaman arte. En esta calle no somos expertos en esta disciplina, y llega un momento en que hasta te cuestionas si es que faltan conocimientos como para poderlo apreciar.

Ojalá que esta basura pase pronto de moda; seguramente así será: tan efímera como los mismos materiales que se usan hoy día para construir estas obras. No parece que tengan vocación de trascender...

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Eso ha sido buenísimo, Enmascarado... A...de Atroz, Arcada, Antiestético, Anencéfalo...

Eso mismo pensé yo cuando me enteré en el blog de Miguel de la atrocidad cometida con ese perro: que es un fiel reflejo de cómo la sociedad asiste impasible ante la agonía no ya solo de animales, sino de seres humanos en todas partes del mundo, azotados por la guerra, por las enfermedades, las hambrunas... Es para pensar en qué nos estamos convirtiendo.

Besos y salud, y de verdad que gracias por tus palabras.

Calle Quimera dijo...

A nosotros también nos gusta el arte contemporáneo, Lena, pero el arte, no esto. Quizás ni siquiera haga falta estética, pero sí al menos eso indefinible que te hace sentir que estás ante algo realmente especial, que conmueve. Parte de lo que hoy día se etiqueta como obra de arte son auténticas tomaduras de pelo, no hay duda.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

El arte, el verdadero, no debiera tener fronteras, Manuel, pero lo que hay hoy en gran medida es lo que tú dices: espectáculo, excentricidad, provocación gratuita y mal gusto justificados en nombre de la modernidad. Y mucho público que no se atreve a decir que lo que tiene ante los ojos es un mamarracho con tal de no parecer poco moderno. Y mucho snob, para qué negarlo...

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Y cada vez hay más público para esto, Manuel-Tuccitano. Hay exposiciones en que se contabilizan a su término más de 200.000 visitas, que tiene guasa...

Ahora, pa guasa y arte el de Cádiz, el carnaval de los jartibles, tú lo has dicho. ¡Anda que no..! A disfrutarlos, niño, que solo son una vez al año.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Tu comentario es un dedo puesto en la llaga, Miguel. Efectivamente, pocas cosas ya en este mundillo funcionan sin escándalos; los famosos premios Turner funcionan a base de eso, y los agentes hacen verdaderas fortunas en base de la memez de muchos especulando con las obras de los artistas que allí se lanzan , no te quepa duda.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Victoria, lo mismito me pasó a mí con mi hijo (tenía el niño 14 años entonces) visitando una pinacoteca de Brujas que está considerada como la mejor del mundo. Había muchas salas; empezando por la de pintura flamenca, que era espléndida, fuimos pasado de una a otra hasta que llegamos a la de arte contemporáneo. Nos quedamos parados delante de un cuadro que consistía en un lienzo en color blanco roto con un circulito negro en el centro. Se acabó. Como un lunar.

Mi hijo sacó la libreta donde anotaba lo que le gustaba de lo que íbamos viendo en ese viaje e hizo un circuito negro con e lápiz en mitad de la hoja. "Mira, mamá, lo mismo. ¿A que esto no lo ponen en la sala?".

Yo, sinceramente, no le encuentro la crítica, ni me levantó la menor emoción aquel puntito... Que no le veo el encanto, hija, que no... Algo debía de tener, lógicamente, para estar en una pincoteca tan importante, pero chica, me he quedado con las ganas de saber qué.

En fin, besos y salud.

Calle Quimera dijo...

Nos bajamos contigo, María. Sinceramente, si para estar en la "movida" hay que ir a ver semejantes bodrios y encima poner cara de salir levitando de placer ante lo que has visto, preferimos la "parada".

No sé, chica, el pobre animalito estaba en una esquina, amarrado con cuerdas tras una especie de vallado. Alguien tendría que preguntarse qué hacía allí, habría un rotulito explicativo, como en cualquier exposición ante cada obra.. Digo yo. Dudo de que no se supiera lo que ocurría con Natividad... Gracias a Dios no todo el mundo es igual, se puede seguir creyendo en la humanidad como tñu lo haces, marcianita... :-)

besos y salud sin confusión pero con efusión.

Calle Quimera dijo...

El "todo vale", que da mucho dinero, Yraya, así de fácil.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Jajajaja.. Eso ha estado genial, Allan... Los límites en estas cuestiones no suelen ser muy claros, entre la absoluta genialidad y la mamarrachada hay una línea que a veces es difícil vislumbrar; incluso con el tiempo cambia la consideración hacia un determinado estilo o pintor. Fíjate en el Impresionismo, por ejemplo, tan denostado en el momento de su aparición y sn embargo ensalzado a los cielos pocos años después...

Pero si bien hay casos en que es difícil delimitar, hay otros como los que hemos expuesto en el post que no tienen paliativos. Asesinar animales, recurrir a la agresión moral o física, automutilarse (¿conoces las fotografías de David Nebreda? Si no es así, busca en internet, a ver si tienes estómago para resistirlas)... Si eso es arte, que baje Dos y lo vea.

besos y salud, querido Allan.

Calle Quimera dijo...

¡Muy bien, Vizconde! Diccionario dixit... Está claro que lo que en este post se ha presentado -y es solo una infinitésima parte de lo que se está haciendo hoy día - no encaja en la definición de arte, gracias a Dios.

No solo es de mal gusto, es que algunas de estas muestras de arte despiertan los más bajos instintos. Fíjate en la expresión de la mujer que está dando el latigazo al presunto artista... Le está azotando con ganas, por Dios... A una persona a la que seguramente no conoce de nada.

En fin, para qué seguir. Besos y..que no falte.. :-)

Calle Quimera dijo...

Kaekum, lo primero decirte que nos alegra que estés ya navegando por la blogosfera, y lo segundo agradecerte estos comentarios.

Sobre el síndrome Savant te diré que, efectivamente, es una especie de compensación que la naturaleza parece ofrecer a través de mecanismos que aún siguen siendo en parte un misterio a personas con el resto de capacidades, las que consideramos normales, muy disminuidas. Lo que llama la atención es que estas compensaciones producen rasgos de genialidad impensables en los genios "normales", una especie de sobre-compensación. Y más despierta aún la curiosidad el saber que, según algunos neurólogos, es muy posible que todos tengamos hibernadas las capacidades de los Savant, solo que el uso habitual de nuestras capacidades cognitivas evita que desarrollemos las otras.

El granate, como el resto de los rojos, es un color de los llamados calientes, ya lo sabes, de esos que exacerban los sentidos cuando se lleva un rato rodeados por ellos. Vivir casi 40 años en granates no permite acopiar mucha serenidad, no...

Muy enjundiosa esa definición de arte, y desde luego muy bien utilizada en los casos expuestos en el post. La subjetividad es, desde luego, piedra angular del arte, pero en algún sitio ha de haber una frontera o terminaremos llamando arte a lo que quiera que provenga del primer arrebato emocional que tenga el "iluminado" de turno, que más o menos es lo que está ocurriendo ya. Acogiéndome a tu definición particular, te asguro que a mí no me gustaría en absoluto que se me hubiera ocurrido una de las ideas que figuran en el post. Es más, me hubiera preocupado tanto que algo así hubiera nacido en mi pensamiento que habría pedido hora en el siquiatra inmediatamente.

Gracias por ese enlace, ya está la firma ahí. Van cerca de medio millón de ellas, esperemos que sirva para que ese energúmenos de vea excluido de la Bienal y se lo piense antes de cometer una nueva atrocidad en nombre del arte. Ese sí que es carne de frenopático...

Y gracias también por el agradabilísimo ratito de conversación que nos has procurado.

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Llevas mucha razón, SCD, en cuanto se está ofendiendo a terceros cualquier manifestación deja de ser arte. A mí desde luego me ofende que un señor libere su vejiga en dirección al público, o que otro se coma un feto, y desde que leí que el chileno-danés había hecho albóngigas usando su propia grasa corporal te aseguro que pienso en las albondiguitas con un asquito.. ¡Y eso que me encantan!

Oye, ¿te he dicho alguna vez que eres un encanto..? Gracias por tus palabras, muchachote.

Besazos, y mucha salud.

Calle Quimera dijo...

Estos espectáculos son degradantes, Mónica, no tienen otra palabra. Bueno, sí la tienen, pero no sería adecuado reproducirla aquí...

besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

De acuerdo contigo, Raizen; que haya un sicópata que haga eso con un animal y encima en nombre del arte ya es grave, pero piensas que bueno, es eso, un sicópata. ¿Pero cuántos sicópatas más pasaron por esa galería? Porque quedarse contemplando con total tranquilidad la agonía de un pobre perro solo puede hacer pensar que el loco no estaba solo en su locura...

Ya firmamos en el enlace que dejó Miguel; no recuerdo ahora exactamente el evento para el que se le intentaba, mediante esas firmas, vetar, pero Kaekum ha dejado un enlace para intentar impedir que se le admita en la Bienal Centroamericana de Honduras. Por si acaso, te dejo aquí la dirección:

http://www.petitiononline.com/mod_perl/signed.cgi?13031953


Besos, guapa, y salud.

Calle Quimera dijo...

Te agradecemos profundamente este comentario tan exhaustivo, Sluagh, ha sido interesantísimo, muy bien argumentado, y no podemos estar más de acuerdo contigo. Para empezar, tocabas un aspecto que es fundamental: Las cosas están ahí y la definición es algo que llega después. Lo que nos preguntábamos al final del post es si habría que llegar a una redefinición del arte, y, como bien dices, primero están las cosas, luego se definen. ¿Qué ocurrirá en unos años, cuando este tipo de manifestaciones seudoartísticas se haya asentado? ¿Entrará ya, como por inercia, dentro de la definición de arte? ¿Encontraremos en el diccionario algo distinto a lo que el Vizconde de Bragelonne nos traía en su comentario? Da miedo pensarlo, la verdad...

Nosotros también calificaríamos ejemplos como los que hemos traído a este post como simples espectáculos, y algunos de ellos del peor gusto posible. Es cierto que el arte debe despertar emociones, conmover, pero emociones elevadas, incluidas la tristeza, el dolor... Nunca bajas pasiones o bajos instintos, no puedo creer que eso se considere arte. El arte ha de ser sublime, si no, no es arte, es otra cosa.

Lo que sí está claro es que se ha llegado a unos niveles de mercantilismo inadmisibles. No sé si leíste la respuesta que le dimos a Manuel Rubiales, por si acaso te repito una parte para ejemplificar lo que te estoy diciendo ahora:

Hace poco un artista italiano ciertamente polémico, Piero Manzoni, enlató caca a modo de protesta por lo absurdo que se había vuelto el mercado de arte. Bueno, pues está claro que éste ya no puede ser irónico ni contestatario sin ser absorbido inmediatamente por el mercado. Meses después la Tate Gallery empleó 35.000 euros para comprar estas latas. El portavoz de la galería declaró: "El Manzoni fue una adquisición muy importante por una cantidad muy pequeña de dinero. (...) Este trabajo examina aspectos esenciales del arte del siglo XX, como la autoría y la producción de arte".


O sea, un artista enlata excrementos para protestar por los niveles de degradación a que está llegando el arte, y la Tate Gallery hace negocio de ello. La interpretación que el portavoz de la galería hace del significado de las latas, diciendo que representa aspectos esenciales del arte del siglo XX, como la autoría y la producción de arte, me parece ya una tomadura de pelo de lo más descarado, pero no solo por lo absurdo e infumable de semejante interpretación, sino porque además tergiversa la verdadera intención de Manzoni. Al público se nos trata como a tontos, pero lo peor es que no falta quienes, con expresión inteligente y sesuda, acaten la explicación del galerista y miren con conmiseración al resto de los humanos que no somos capaces de entender la grandeza de semejante obra de arte enlatada. No has podido hallar mejor símil: "El traje nuevo del emperador".

Evidentemente gran parte del público acude a estos eventos movidos por la curiosidad, dispuestos a dejarse llevar por emociones fuertes, muchos por snobismo.. Y ocurre como con el cuento que citabas, que nadie se atreve a decir que no ve el traje (en este caso el arte) por ningún sitio. Pero si quieres estar en la onda, no hay más remedio que decir que el vestido es espléndido...

En fin, Sluagh, hemos pasado un ratito muy agradable hablando de este tema. Es verdaderamente un tema apasionante...

Un besazo, y mucha salud.

Calle Quimera dijo...

Te agradecemos profundamente este comentario tan exhaustivo, Sluagh, ha sido interesantísimo, muy bien argumentado, y no podemos estar más de acuerdo contigo. Para empezar, tocabas un aspecto que es fundamental: Las cosas están ahí y la definición es algo que llega después. Lo que nos preguntábamos al final del post es si habría que llegar a una redefinición del arte, y, como bien dices, primero están las cosas, luego se definen. ¿Qué ocurrirá en unos años, cuando este tipo de manifestaciones seudoartísticas se haya asentado? ¿Entrará ya, como por inercia, dentro de la definición de arte? ¿Encontraremos en el diccionario algo distinto a lo que el Vizconde de Bragelonne nos traía en su comentario? Da miedo pensarlo, la verdad...

Nosotros también calificaríamos ejemplos como los que hemos traído a este post como simples espectáculos, y algunos de ellos del peor gusto posible. Es cierto que el arte debe despertar emociones, conmover, pero emociones elevadas, incluidas la tristeza, el dolor... Nunca bajas pasiones o bajos instintos, no puedo creer que eso se considere arte. El arte ha de ser sublime, si no, no es arte, es otra cosa.

Lo que sí está claro es que se ha llegado a unos niveles de mercantilismo inadmisibles. No sé si leíste la respuesta que le dimos a Manuel Rubiales, por si acaso te repito una parte para ejemplificar lo que te estoy diciendo ahora:

Hace poco un artista italiano ciertamente polémico, Piero Manzoni, enlató caca a modo de protesta por lo absurdo que se había vuelto el mercado de arte. Bueno, pues está claro que éste ya no puede ser irónico ni contestatario sin ser absorbido inmediatamente por el mercado. Meses después la Tate Gallery empleó 35.000 euros para comprar estas latas. El portavoz de la galería declaró: "El Manzoni fue una adquisición muy importante por una cantidad muy pequeña de dinero. (...) Este trabajo examina aspectos esenciales del arte del siglo XX, como la autoría y la producción de arte".


O sea, un artista enlata excrementos para protestar por los niveles de degradación a que está llegando el arte, y la Tate Gallery hace negocio de ello. La interpretación que el portavoz de la galería hace del significado de las latas, diciendo que representa aspectos esenciales del arte del siglo XX, como la autoría y la producción de arte, me parece ya una tomadura de pelo de lo más descarado, pero no solo por lo absurdo e infumable de semejante interpretación, sino porque además tergiversa la verdadera intención de Manzoni. Al público se nos trata como a tontos, pero lo peor es que no falta quienes, con expresión inteligente y sesuda, acaten la explicación del galerista y miren con conmiseración al resto de los humanos que no somos capaces de entender la grandeza de semejante obra de arte enlatada. No has podido hallar mejor símil: "El traje nuevo del emperador".

Evidentemente gran parte del público acude a estos eventos movidos por la curiosidad, dispuestos a dejarse llevar por emociones fuertes, muchos por snobismo.. Y ocurre como con el cuento que citabas, que nadie se atreve a decir que no ve el traje (en este caso el arte) por ningún sitio. Pero si quieres estar en la onda, no hay más remedio que decir que el vestido es espléndido...

En fin, Sluagh, hemos pasado un ratito muy agradable hablando de este tema. Es verdaderamente un tema apasionante...

Un besazo, y mucha salud.

Calle Quimera dijo...

Eso ha estado bien, Acitsonga: hay músicos que debieran pagarnos por llenarnos los oídos de basura... y de chirridos. Algo de música experimental he oído yo y de verdad te digo que un gato maullando enfadado resulta más armónico.

Gracias por tus palabras y por tu visita, bienvenida a esta calle siempre que te apetezca. Etinarcadia, mi compañero de blog, y yo estaremos encantados de tenerte por aquí.

Besos, y salud.

Malena dijo...

Mis queridos Avalon y Etinarcadia, hoy no vengo a dejaros ningún comentario.Sólo vengo a deciros que gracias por vuestro cariño y que ya estoy otra vez aquí a dar la lata otra vez.

Me pondré al día rápidamente con vosotros. No quiero perderme nada.

Montones de besos.

el que deambula dijo...

Muy buenas.

Vuelvo por aquí y, como siempre, me siento como en casa, porque mi casa está también en la calle quimera.

Respecto al arte, evidentemente no nos toca a nosotros decidir qué es arte y que es, simplemente, novismo. Serán a otras generaciones a las que corresponda sancionar o subir a los altares a elementos como los que describís.

En mi opinión, simplemente, es un error de nuestro tiempo hacerle creer a la gente que cualquiera no puede ser jugador de fútbol o concursante de gran hermano, pero que cualquiera, haciendo cualquier cosa más o menos inusual, puede considerarse artista.

A mi el que meaba al público me llega a salpicar y le arranco los cojones de un bocado, lo que me llevaría, irremediablemente, a dos consecuencias: Una demanda por lesiones y una exposición en Arco con los cojones de mi víctima y el elogio de la crítica.

Besos.

Calle Quimera dijo...

Saberte de vuelta es la mejor noticia, Malenita. Bienvenida, querida okupa.. :-)

Un besazo enorme, enorme, y salud a chorros.

Calle Quimera dijo...

Bienvenido, Deambulador, seas muy bienvenido a esta calle que es tuya. Nos alegra muchísimo saberte de nuevo en la blogosfera.

Efectivamente, aún nos falta perspectiva para saber cuáles de estos novismos llegarán a engrosar en un futuro la lista de disciplinas artísticas y los que se quedarán en un simple bluff, pero te aseguro que la sensación de que esto está llegando ya a unos niveles inadmisibles no deja de rondarnos. El Arte mueve millones, y galeristas, marchantes y algunos "artistas" ven aumentar sus cuentas corrientes a base de especular con todo lo que cualquier mentalidad calenturienta es capaz de concebir, con el esnobismo y la espectación morbosa de mucha gente.

Las líneas finales de tu comentario son tremendamente clarificadoras: si le arrancas los testículos al performer de la incontinencia urinaria y los llevas a Arcos debida y originalmente preparados, desde luego te cubres de gloria y ya puedes ir pensando en presentarte para el premio Turner. Lo ganas seguro...

besos, y salud. De verdad que nos ha alegrado mucho volver a saber de ti.

Trini dijo...

Pues si, creo que llegaremos a redefinir arte, a este paso, no lo dudo.

Dos besos

Jassy dijo...

¡Eso no es una madre, eso es un monstruo!

El antifaz dijo...

El arte es algo dificil de medir. No puedes pesarlo ni medirlo. Para cada uno el arte se define de forma distinta. El arte evoluciona con los tiempos, y no creo que sean los artistas los que marcan la evolución (ellos se limitan a leer nuestras inquietudes) sino la propia sociedad la que dice por dónde debe caminar el arte.
El arte es provocación. Lo que ocurre es que no siempre provoca sensaciones positivas. El arte, si provoca el rechazo más absoluto, también es arte. Llámalo arte negro, o como quieras, pero si te mueve la sangre es arte.
Hoy día la gente no reacciona ante nada. Hemos visto miles de atrocidades y ya forman parte de nuestras imágenes domésticas (niños con hambre, asesinatos, guerras...) como si fueran la foto que tenemos encima de la mesita de noche.
El artista que se adelanta y da una vuelta de tuerca a nuestro sentido de la reacción, es un gran artista. Quizá lo que provoca es precisamente una crítica negativa; y lo consigue.
Besos y abrazos.

Sluagh dijo...

Hola

Hace unos días recibí un correo de estos en cadena y pensé que quizá os interesaría. Su propósito es recoger firmas para evitar que aquel "artista" que comentábais en el blog que dejó morir de hambre a un perro, no sea admitido en la próxima bienal de arte.

Aquí os dejo un enlace a la web y el texto del correo que me llegó por si os interesa:

http://www.petitiononline.com/13031953/petition.html

Texto del correo:

En el año 2007, Guillermo Vargas Habacuc, un supuesto artista, cogió a un perro abandonado de la calle, lo ató a una cuerda cortísima en la pared de una galería de arte y lo dejó allí para que muriera lentamente de hambre y sed:

Durante varios días, tanto el autor de semejante crueldad como los visitantes de la galería de arte presenciaron impasibles la agonía del pobre animal:

hasta que finalmente murió de inanición, seguramente tras haber pasado por un doloroso, absurdo e incomprensible calvario.

¿Te parece fuerte?

Pues eso no es todo: la prestigiosa Bienal Centroamericana de Arte decidió, incomprensiblemente, que la salvajada que acababa de cometer este sujeto era arte, y de este modo tan incomprensible Guillermo Vargas Habacuc ha sido invitado a repetir su cruel acción en dicha Bienal en 2008.

¡¡IMPIDÁMOSLO!!!

Firmad aquí: http://www.petitiononline.com/13031953/petition.html (no hay que pagar, ni registrarse, ni nada peligroso, y merece la pena) para enviar una petición y que este hombre no sea felicitado ni llamado 'artista' por tan cruel acto, por semejante insensibilidad y disfrute con el dolor ajeno.

Es muy fácil, se tarda 10 segundos y es seguro, si perdemos el tiempo reenviando tonterías que nadie se cree, bien podemos dedicar un poco de ese tiempo a intentar evitar que otro animal inocente sufra la crueldad de este, y otros, sádico y repugnante 'ser humano':

REENVÍA ESTE MENSAJE A TODOS TUS CONTACTOS, POR FAVOR.

Pd: si pones el nombre del 'artista' en Google salen las fotos de este pobre animal, y seguramente también te saldrán páginas web donde podrás contrastarlo y ver que es verdad.

Ahí acaba el correo.

Saludos, besos y salud.