miércoles, 11 de noviembre de 2009

LA SOMBRA DE LA LUZ




Las tres y cuarto de la madrugada, mi otro cuerpo me abandona decidido y se encamina hacia calle Quimera. Él no lo sabe pero le he descubierto, y con todo disimulo.... me he convertido en su sombra. Después de dar un pequeño rodeo y saludar a todo el que encontramos por el camino inacabado nuestros pies nos llevan, cómo no, a la Taberna del Irlandés.

Cosa extraña, el Irlandés está solo y callado, como el local. Únicamente la mesa más escondida parece ocupada, es la mesa de la Esperanza dormida. Pero no, hay otra más, en absoluta penumbra, frente a la que se recorta una silueta en apariencia masculina.

- Qué pasa, Irlandés, ¿cómo llevas la noche?

- Diferente, Etinarcadia ... Diferente.

-Te noto taciturno... Venga, pon dos copas de lo que tú sabes y así nos espabilamos, ¿hace?

- Hace, pero porque eres tú. Es que en esa mesa.....

- Ya veo, tienes un cliente algo solitario, como todos los que habitualmente recalamos en tu taberna, ¿no?

- Sí, pero es que este nunca había venido por aquí, y la verdad es que tampoco lo esperaba.

-Bueno, ¿me cuentas o qué?

-Lo vi entrar con la cabeza escondida, como el que quiere pasar sin llamar. Se acercó a la barra y después de saludar cordialmente me pidió una copa de esa bebida que solo aquí se sirve. No me dio tiempo a responder su demanda...."Las noticias llegan a todas partes, incluso allí de donde vengo, y te aseguro que mi alma está muy necesitada de ese licor", me dijo. Sin dudarlo y agitado por una inquietud que nunca antes había sentido le serví de la botella que tú sabes. Le encaminé dos copas, no me preguntes por qué.

El tabernero volvió a quedar en silencio, sumido en sus propios pensamientos.

- Ya que estamos ponme otra, Irlandés... y no pares de hablar, cuenta- le urgí, impaciente.

- Después de acabar con los dos servicios tomó dos más, a lo cual no me negué a sabiendas de que no es lo aconsejable. Y después de encenderse un pitillo a lo Bogart empezó a contarme......

-No fastides, Irlandés, que me tienes en ascuas.... Cuenta. ¡Y sirve!

-Bueno, lo primero que me dijo fue su nombre...........

- ¿Y...?

- “Hacedor de Luz”, me dijo.

- ¡¡Venga yaaaaaaaaaaaaaaa....!!! ¡¡¡¡Luzbel en la taberna...!!!!

- Si te digo la verdad me fijé más en sus ojos que en el nombre que pronunciaba. Estaba jodido, Etinarcadia, de verdad. La bebida hizo efecto y empezó a hablar....

- Por Dios... Bueno, o por el Diablo, no te calles, esta noche parece que haya que sacarte cada palabra con sacacorchos.....

- "Cansado, realmente agotado me encuentro”, me dijo.... “ Me ha sido encomendada una misión divina: poner trabas a los humanos para que ellos las superen por sí mismos y así avanzar en el camino de la verdad. La libertad, vuestro principal rasgo identitario, necesita de ésta, y de la existencia de opciones que posibiliten la libre elección. Pero tabernero, me veo desbordado por la malicia e ignorancia de tu especie. Es como si no quisieran verse en el espejo de su corazón. El humano ha llegado a su límite... no cabe más mal. Ese, el mal, el que lleváis dentro, el que elegís hacer, ese es el verdadero Diablo al que tanto teméis, no yo. Yo solo soy Luzbel, condenado a ser el antagonista eterno, la sombra de la luz. Nunca fui el enemigo que los hombres han querido hacer de mí, me han hecho cargar con una cruz que en realidad es la suya propia, y me han crucificado en ella, como a Cristo. No deja de tener gracia la paradoja, ¿verdad...? Como a Cristo.... Crucifican todo lo que no entienden, todo lo que no quieren oír... Su esfuerzo y el mío han sido en vano. Eones luchando por un ideal para nada. Mañana lo intentaré de nuevo, pero ahora ponme otra copa, por favor".

No supe muy bien qué responder a eso, ni al silencio del Irlandés. Miré la solitaria figura que se encorvaba ante la mesa en penumbras...

- Pon a enfriar otra botella, que a esa invito yo. Voy a sentarme con él, yo sí quiero oír...




26 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Se aconseja escuchar la canción ,vale la pena.Anima y todo......SALUD¡¡¡

Malena dijo...

Mis queridos Avalon y Etinarcadia: Salgo de mi retiro para estar a vuestro lado en la Taberna del Irlandés. Yo también estoy bebiendo un vaso de esa bebida secreta porque quería escuchar la conversación y realmente "El hacedor de Luz" tiene toda la razón. No hay peor enemigo que el hombre para el hombre. Dejamos el intento de empatía, lo alejamos porque queremos vivir para nosotros.

Nos ponemos trabas, olvidamos lo que es vivir en comunidad y apartamos a esa bella mujer que se llama Esperanza.

Amar... es tan importante amar... es tan importante soñar...

Sé que poco a poco lo conseguiremos. Primero poco a poco, empezaremos por los amigos e iremos continuando por todo aquel que quiera acercarse hasta esta Taberna del Irlandés. Una taberna en la que pone como leyenda: "Aquí solo servimos Amor y libertad"

Mil besos y mil rosas, parte de mi triunvirato.

Malena

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Sin duda alguna triunfa...la maldad... es que está de moda... Luzbel...expulsado del paraiso por envidías...dicen que era de tal belleza que hacia surgir las envidias....

Ponme otra copa...que la primera la pago yo... un abrazo

Calle Quimera dijo...

Sí señor, la canción merece la pena... Es una muy buena versión del "Sweet home Alabama" original, una de las canciones que acompañaron muchos momentos de mi juventud. Hacías bien en decir que este tema te recordaba a mí, precisamente esta versión tiene mucho que ver con mi "ahora". Estamos en sintonía, compañero... :-) Sí que lo estamos.

Besos, y esa sonrisa..

Wara dijo...

Pues no sé si es porque es más de medianoche, porque ahí afuera corre el viento y con intermitencia corta la luz eléctrica, pero tomaré asiento... porque también quiero oír. A veces precisas que alguien te diga en voz alta algo que ya conoces, que alguien te hable de la maldad que en mayor o menor medida llevamos dentro, a ver si hay suerte, a ver si tomamos conciencia e intentamos cambiar.

Salud !!!

222 dijo...

hello~....................................................

Prometeo dijo...

Dejemos que el hombre devore al hombre y al mundo que se le dio para conocer y regir; pobres de los de buenas intenciones, seran devorados por los caimanes de las alcantarillas pero, siempre hay una esperanza con el crucificado o con la buena voluntad d eunos pocos, llos menos por desgracia.
Un abarzo.

Vizconde de Bragelonne dijo...

¡Ey Irlandes! ¿Cómo lo llevas laragatija?

¿Sabéis? A las seis de la madrugada del sexto día, seis veces bailé con el diablo a la luz de la luna.

¿O era una diablesa? ¡Qué más da!

Ella (o él) me dijo:"vanidosos sois y es vuestra vanidad es la que os condenará, no yo"

Y yo no sé si cabe o no cabe más mal, pero sí sé que ya tengo la garganta seca de tanto hablar y aquí dentro sí que cabe otra copa más.

¿Y qué es eso que suena? Anda pon a Extremo que tengo que ensachar mi alma.

"Quisiera que mi voz fuera tan fuerte que a veces retumbara en al montañas y despertarais..."

La Gata Coqueta dijo...

Hoy llego a esta Taberna a media luz...

Pasaré a sus adentros y me tomaré una copichuela de amor y libertad que me brindáis tan amablemente...

Pero sólo con una condición!

Si se me permite tomar asiento al lado de la Esperanza esa gran e intima amiga mia.

Esa que siempre me tiende una mano y me lleva a su lado a pasear por los jardines de la inocencia...

De lo contrario me doy la vuelta y me ausento, llevando conmigo mis sueños aquellos que con el tiempo los haré realidad por perseverante...

Que belleza! la imaginación es prodigiosa...

Hoy lo habéis bordado.

Un abrazo de afectos florales de multiples coloridos.

Feliz semana para todos.

Marí.

Calle Quimera dijo...

Ante todo, Malena, gracias por salir de tu retiro para sentarte en tu Taberna un ratito.

Yo también creo que Luzbel lleva razón. Ansiamos la libertad, pero eso tiene un precio: el libre albedrío, la libre elección. Y para que esta exista ha de haber opciones, y necesariamente éstas son el bien y el mal. Pero el mal es algo abstracto, son las acciones las que lo materializan, y las acciones son nuestras, humanas. Yo no creo en las tentaciones del diablo, sino en la maldad que muchos llevan dentro y en la poca fuerza de voluntad para escoger el bien cuando éste requiere esfuerzo, sacrificio, renuncia.. La elección es nuestra, y apartar el mal también lo es.

Mil besos y mil rosas para ti también, guapísima...

Calle Quimera dijo...

Nada más hay que escuchar un noticiario para darse cuenta de que la maldad triunfa, Manuel, y es cierto: está de moda. A veces cuesta trabajo dar crédito a la ola de violencia que se aprecia en las aulas, en las calles...

Y en cuanto a la envidia que arrojó a Luzbel a los abismos.. pues no creas, para mí que es la misma que subyace en el mal, que lo origina casi siempre: querer y hasta odiar lo que no se tiene, robarlo, destruirlo...

Besos, salud..y esa copaza de lo que prefieras.. :-)

Calle Quimera dijo...

Buena noche para cobijarse en una taberna, Wara...

El mal y el bien están dentro de nosotros, y elegir entre uno u otro es una opción personal. Se puede estar detrás de rejas, preso de cuerpo, pero se puede ser libre aun en esas circunstancias porque la voluntad sigue siendo nuestra.

Besos y salud.

Calle Quimera dijo...

Es lo que estamos haciendo, Prometeo, un tercio de mundo devora a los otros dos tercios, y dentro del tercio que fagocita a los demás unos pocos, los caimanes de las alcantarillas, se comen a los de buenas intenciones, a los que no tienen medios de defenderse y a los más débiles. Como le decía a Manuel T., solo hay que leer un periódico o poner un telediario...

Besos, y salud. Niño, ¿no te sales de Terra..? Ays...

Calle Quimera dijo...

Quizás todos tendríamos que bailar a la luz de la luna seis veces con el diablo (o diablesa, eso ya a gusto del consumidor) a las seis de la madrugada del sexto día para que nos susurrara al oído dónde está la trampa, qué nos llevará a esa condena que pende como espada de Damocles de todos y cada uno de nosotros. Lo que me gustaría saber es si echaríamos en saco roto las advertencias...

Una copa, Vizconde, y que sea doble, creo que la has merecido de sobra... :-) Ahí, al final del post, tienes a Extremoduro introducido por Chinato, espero que te guste.

Besos, y..que no falte.

Me quedo con las líneas que has entrecomillado. Ojalá fuera posible...

Calle Quimera dijo...

Gatita, aquí tienes la mejor silla de la Taberna, al ladito de la Esperanza. Seguro que tenéis mucho de qué hablar las dos, como ocurre con las amigas íntimas...

Quédate aquí, no te lleves tus sueños, hace falta ver que se pueden hacer realidad cuando se persiguen con constancia.

Muchísimos besos, y salud.

Averiada dijo...

Nuestra elección y decisión es la única línea que separa el camino del bien y del mal, una línea muy fina, por cierto...

Supongo que es más fácil culpar a los demás de todos los males del mundo e incluso al propio Luzbel antes que remover nuestra propia conciencia y nuestro infierno interior, como también supongo que echarle cojones a la vida y mover un par de dedos siempre es más cansado y a muchos les da pereza, por eso se opta por lo fácil que casi siempre suele ser más liviano aparentemente.... colgar a Luzbel nuestra mochila no nos aligera la carga, por lo menos la humana, solo nos convierte en animales, en bestias ligeras de tacto y de corazón.
El egoísmo y la envidia, son la excusa perfecta de los cobardes y de aquellos que no le echan un par.. a la vida.

¿Y de que decís que es esa bebida? ¿lleva bourbon? Bueno, un traguito no me hará mal ¿no? cachis, ya tengo un diablillo en el hombro que me dice “Tómatela, tómatela...” grrrr...

Besotes. Salud y amor para todos

Elsa dijo...

Yo tampoco habría sabido qué responder. Y como también quiero oír, hacedme sitio.No quiero perderme la conversación con Luzbel, aunque haya venido de los más profundo del infierno... a éste que también lo es.

Besos. A ambos.

Angel Castillo Fernández dijo...

...en las tabernas se me murieron varias quimeras y me nacieron muchas otras.

Trini dijo...

Ahora mismo, sólo desearía hallarme allí, en la taberna del irlandés, tomando una copa con vosotros y suplicando al hacedor de luz que me ceda un rayito. Un rayito, no para mí, sino para donarsélo a alguien que lo necesita y lo que es peor, no admite su necesidad...

Abrazos

El antifaz dijo...

En los bares (tu taberna) se bebe para olvidar, para construir, para soñar. En los bares sólo entran los malos a pensar cosas buenas. En los bares la sangre se aligera, se carga. En los bares se hacen amigos, se escriben poemas, se reparten besos, se engendran amores.
Si el mundo fuera un bar, todo iría mejor.
Si el mundo fuera tu taberna, yo querría servir mesas.

Un abrazo.

Calle Quimera dijo...

Es como lo dices, Averiada, la elección siempre es nuestra, así como la acción. El mal existe, pero solo como opción, no como realidad, somos nosotros quienes le damos carta de naturaleza, nosotros quienes pensamos el mal, nos decidimos por él y actuamos, materializándolo con nuestros actos. Si la especie humana no existiera sobre la tierra, ¿existiría el mal? Me temo que no...

La fórmula de esa bebida no la conoce nadie, pero el día que descubramos el ingrediente secreto nos forramos. Ni el de la Coca-Cola... je.. ;-) Tómate las que quieras, princesa, ésta no marea ni hace daño, al revés...
Besazos y salud por un tubo.

Calle Quimera dijo...

Mi madre (y eso que es muy creyente, muy católica) siempre dice que el infierno está en la tierra, Elsa, que aquí es donde purgamos los pecados, y muchas veces creo que es cierto, que Luzbel no fue enviado por Dios a los infiernos hace eones, sino a la mismísima tierra....

Besos, guapa. Y salud, que no falte.

Calle Quimera dijo...

Las tabernas son sitios muy especiales, Ángel, en ellas se pierden y ganan muchas cosas. Todo depende de lo que uno pretende cuando entra en una de ellas...

Bienvenido a esta Calle siempre que te apetezca, gracias por tu visita y tus palabras.

Besos, y salud.

Calle Quimera dijo...

Eso es lo peor, Trini, cuando alguien necesita un rayito de luz y se empecina en permanecer en la oscuridad... Por experiencia sé que es muy difícil salvar a quien no desea ser salvado, pero te deseo suerte de todo corazón en tu empeño.

Un beso enorme, y salud, muchas salud.

Calle Quimera dijo...

Es precioso eso que dices, Antifaz... Si las tabernas fuesen siempre tal como las describes efectivamente el mundo debiera de ser una taberna. Ojalá..

En esta, la del Irlandés, sí que se bebe para olvidar, para echar bilis fuera, para poder charlar con los amigos, para escribir versos, para soñar, para poder creer que hay algo mejor esperando en alguna esquina de la vida, tal vez la próxima que doblemos, para despertar a la Esperanza, que a veces se nos queda dormida en su mesa y no hay más remedio qu espabilarla...

Si el mundo fuese esta taberna, yo querría que sirvieras las mesas.

Besos, Antifaz, muchos, y salud.

La Gata Coqueta dijo...

¡¡Gracias!! Por esa silla...

Para por seguir dialogando con esa amiga tan intima que no la puedo dejar de lado, para poder concederme el privilejio de seguir soñando, si no no seria lo mismo...

Un abrazo de sol y rosas de esta que os visita y os quiere...

Marí.