martes, 28 de abril de 2009

FUERA DEL MUNDO REAL



Vamos a escaparnos del mapa, te llevaré a una de esas ciudades que no existen. Como nosotros... A las ciudades sin nombre donde nunca estuvimos, que tantas veces nos vieron pasear de la mano. Dame de nuevo la tuya, vamos, no lo pienses… ¡Encarámate tú también a las notas de ese piano que suena y escapa conmigo!

Pasearemos por calles que no figuran en ningún plano, unas orilladas de casitas de cuentos de hadas, otras de rascielos futuristas, estilizados como largas agujas de hielo clavándose en las nubes. La guardia de cada palacio por delante del que pasemos nos presentará armas, los geranios de los balcones se arrancarán los pétalos y los arrojarán a nuestro paso, los instrumentos musicales de los escaparates tocarán para nosotros, las salamandras se detendrán un momentito en las paredes por las que trepan para guiñarnos un ojo...Ven, subámonos en ese tiovivo... Daremos vueltas y vueltas sentados en los caballitos de cartón, tú príncipe, yo princesa. Hubiera sido divertido que el dueño nos echase, indignado, y salir corriendo, muertos de risa, con el corazón palpitante, pero no lo hará, solo sonreirá, como los niños que nos miran. Luego iremos a aquella torre que ves al fondo, tan parecida por dentro y por fuera a la Giralda, y subiremos a caballo sus rampas, como los antiguos almuecines, y desde allí llamaremos a los fieles a la oración. “¡¡allāhu akbar!! ¡¡allāhu akbar!! ¡¡ ašhadu anna lā ilāha illā-llāh!! ¡¡ ašhadu anna lā ilāha illā-llāh!!”

Si quieres, después saldremos al campo, y cogeremos algo de fruta. Ninguna sabe mejor que la que se acaba de arrancar del árbol, y más aún si es robada. Nos sentaremos a comerla bajo sus ramas, los pájaros y las ranas de la charca cantarán canciones de Lapido, y nosotros les haremos el acompañamiento a pleno pulmón. Cuando llegue la noche, tumbados sobre la hierba, contemplaremos la luna y las estrellas, y la cola de un cometa escribirá en blanco nuestros nombres sobre el negro del cielo.

Nos meteremos dentro de una caracola a escuchar el mar, navegaremos en el barco de una botella de cristal, cabalgaremos en un unicornio, volaremos sobre una alfombra mágica, nos columpiaremos sobre el cuerno de la luna, envolveremos el sol para regalo y nos lo llevaremos para que ilumine nuestras noches.
¿Oyes esa canción, "Fuera del mundo real"? ¿Escuchas el piano del estribillo? Vamos, dame la mano, súbete conmigo en las corcheas, las semicorcheas, salgamos del mapa...
En barcos de papel navegan mis sueños,
los dejé zarpar al amanecer,
no sé a dónde van ni si tienen intenciones de volver,
o al puerto de partida o a aliviarnos la rutina, tal vez.

Volveré a ir a las ciudades sin nombre donde tú y yo
nos solíamos ver,
y recorreré esas calles donde me perdí
buscando las respuestas aquellas que yo nunca te di.

Tengo dibujado en mi cabeza un mapa,
viajaremos al absurdo una vez más,
hoy saldremos por las buenas o por las malas
fuera del mundo real.

Me sentaré a beber con hombres sin patria
sin nada que perder, sin voto y sin voz.
No voy a aceptar las condiciones de la rendición,
torciendo a mano izquierda se llega hasta la puesta de sol.

Tengo dibujado en mi cabeza un mapa,
viajaremos al absurdo una vez más,
hoy saldremos por las buenas o por las malas fuera
del mundo real.

Os propongo un plan q consiste en escapar de aquí
al fondo a mano izquierda hay una puerta abierta por fin.

Tengo dibujado en mi cabeza un mapa,
viajaremos al absurdo una vez más,
hoy saldremos por las buenas o por las malas
fuera del mundo real.

J.I. LAPIDO

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

y nos perderemos al infinito mundo de lo desconocido.. siempre con nuestro sueños de ser eternos..

siempre es un gusto leerte,

saludos fraternos
un abrazo inmenso

El antifaz dijo...

Hasta los sueños se van de vacaciones a la realidad; ¿como no se va a ir la realidad de vacaciones a los sueños?
Un abrazo fuerte.

Malena dijo...

He vuelto a soñar al leeros como lo hacía antes cuando vivía de okupa (y sigo viviendo) en Calle Quimera. Me he ido también con vosotros y he hecho las mil travesuras que deseaba hacer.

He sentido la dulzura que emana de esta calle y me siento feliz.

Mi Dama Avalon, mi Caballero Etinarcadia... ¡os quiero!

Besos y rosas.

Elsa dijo...

¡Qué bonito...joerrr.!
Me quiero ir con vosotros.

Un abrazo muy fuerte para los dos.

TriniReina dijo...

Este viaje es el soñado por todos nosotros, al menos el que sueñan los poetas como ustedes y esta aprendiz de poeta que os agradece tan bello y esperanzador post.

A volar...

Besos

fgiucich dijo...

Por favor hàganme un lugar que allì voy. Hermoso!!! Abrazos.

Vizconde de Bragelonne dijo...

Buen lugar para perderse en un sueño pero... quizás demasiado bonito para que lo disfrute en la vida real, ¿no?.

Un abrazo.

Wara dijo...

Vamos a escaparnos del mapa... qué propuesta más maravillosa, cuántas expectativas no frustradas luego en ese viaje maravilloso, ese tiovivo, esas estrellas, la música... Sí, me he ausentado del mundo real, y fue por las buenas, leyéndoos.
Un abrazo.

el mercader dijo...

Es un placer leeros, aunque ya antes lo hacía en un periodo anterior, aunque con otro nombre. Los blogs, el vuestro, de alguna manera, es esa ciudad sin nombre donde pasear. Busco y pienso la manera de integrar esas ciudades sin nombre en la vida real. Siempre he pensado esa frase que todos usamos, yo el primero , de escapar. No creo que sea una escapada. Ni siquiera un refugio. Las ciudades sin nombre son las rendijas de nuestro mundo real a traves de las cuales vivimos los sueños. Sueños que debemos luchar por hacer coexistir con nuestra realidad. Como hacerlo es el problema. Pero seguro que es posible. Mientras tanto, pasearé por la Calle Quimera.

Prometeo dijo...

Hacia el infinito y mas alla, me voy contigo allende las tierras conocidas en busca de algo mas que solo veremos cuando lo alcancemos...un fuerte abrazo en un post muy sugerente.

Abril Lech dijo...

¿Qué propuesta tentadora! ¿Alguien puede resistirse?

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Ese tipo de viajes son los que necesitamos hacer de vez en cuando...sin rumbo pero con el objetivo de escapar...yo me apunto...un abrazo

Pd: se te ve desahogandote

Amaya dijo...

Qué necesario es salir del mundo real para poder seguir en él..
De mano de letras como éstas el viaje a la libertad, a la plenitud emocional está asegurado..
Un fuerte abrazo

El perro andaluz dijo...

Aborde con ustedes, pero de polizón, y quiero repetir.
Maravilloso, como siempre.
Abrazos y besos, compañeros de ruta.